El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



lunes, 6 de octubre de 2008

Cuatro corazones con freno y marcha atrás



La primera vez que fui al teatro fue para ver la obra de "Cuatro corazones con freno y marcha atrás" de Enrique Jardiel Poncela. Dirigida por Gustavo Pérez Puig. La vi en el antiguo "Teatro Maravillas" en Madrid. La primera vez que se estrenó ésta obra fue en 1936 en el Teatro Infanta Isabel de Madrid y bajo el título "Morirse es un error". Que más tarde fue cambiado por el título actual. Es una comedia, llena de los enredos de dos parejas de enamorados, donde se habla de la inmortalidad como, en principio beneficio...Jadiel investiga desde ese tono cómico, las repercusiones negativas, que vivir eternamente producirían. Lo que viene a decirnos que la mente humana no está preparada para asimilar la inmortalidad..."se ama la vida por se sabe que va a concluir, pero cuando se sabe que no va a concluir, se la odia" (entonces...¿la muerte es un aliciente para vivir, para disfrutar de la vida tal y cómo la conocemos? ¿?). Según se nos muestra en el prólogo de éste libro Jardiel tuvo que leer los Viajes de Gulliver (1716), donde en uno de sus capítulos Gulliver conoce a los strudbrugos, unos seres diferentes, que nacen con un lunar rojo en la frente y que pueden disfrutar del "privilegio" de ser inmortales. Describe las divagaciones de un Gulliver repleto de expectación ante la idea de vivir eternamente: llegar a ser rico, a ser más inteligente,...pero Gulliver (al igual que en la obra de Jardiel) descubre que esos seres que viven eternamente, no llegan a ser felices (objetivo principal en nuestras vidas).




Ha sido una lectura de lo más placentera...y revivir en ella recuerdos de una obra cargada de expectación para la preadolescente que era por aquel entonces. Considero que la vida sin sentido del humor, se queda lejos de alcanzar la felicidad...y ni si quiera viviendo eternamente, y con otros ingredientes añadidos, como el amor, podrían dar objeto a ser plenamente felices...si es lo que se desea alcanzar...

12 comentarios:

  1. Si, Jardiel es un autor francamente divertido, con un finísimo sentido del humor. Y su frasecita: "hay dos maneras de conseguir la felicidad: una, hacerse el tonto, la otra, serlo." tiene su enjundia, ja ja ja...Y desde luego, lo que dices de la longevidad y la felicidad es cierto: vivr eternamente no implica felicidad, ni mucho menos, y si no, que se lo digan a Nosferatu.¿no?

    ResponderEliminar
  2. Sólo he leído un par de obras de Jardiel Poncela - esta que tú mencionas no - y me partí de risa con ellas. Quizá haya que hacer hueco a esta, sí :)

    ResponderEliminar
  3. Ariodante, la verdad, es que la vida sin sentido del humor tiene que ser muy triste...Jardiel supo valorar lo importante que es que haya risas en tu vida.

    Cristina, te animo a que leas esta obra,:)

    ResponderEliminar
  4. Hola Maria, de la obra que mencionás no puedo agregar nada pero sí de Los viajes de Gulliver, historias que mi papá solía contarme, creo que mezclaba lo que recordaba con lo que inventaba en el momento. Me gustaría leer ahora los viajes de gulliver aunque me daría un poco de miedo que el recuerdo que tengo se esfumara. Me he puesto nostálgica pero es un lindo recuerdo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Barbara: léelos, por supuesto. Los Viajes de Gulliver son fenomenales. Leerlos de adulto cambia por completo, ya lo verás. Swift es de una fina ironía y una delicia de libro.
    María: efectivamente, sin humor no hay quien soporte esto de vivir...por eso hay que tener siempre a mano unas cuantas pelis de Billy Wilder o de Woody Allen, como antídoto contra los "bajones" de moral.

    ResponderEliminar
  6. Brabara: A mí también me encantaban las historias de Gulliver...¡¡necesito más tiempo en el día para leer y soñar lo que leo!! Saludos

    Ariodante...tengo ambos en casa...a Billy y Woody. Bss

    ResponderEliminar
  7. Ja ja, María,...seguimos coincidendo. ¡Bien, bien!

    ResponderEliminar
  8. Hola Otoñal amiga. Me alegra mucho haber leído esta entrada. Yo he tenido el gusto de representar en Teatro Una noche de Primavera sin Sueño (de Jardiel). Me divertí mucho representándola. Tenía un Humor increíble y muy atrevido para su época. Aunque visto ahora con las gafas de género (y como muchos otros autores españoles de esa época) tenía una visión de la mujer y de la pareja muy machista. Tambien esto sirve para ver con lo que se han criado nuestros padres. Y de qué forma tan sutil se han ido perpetuando estas ideas. Ya sabes, que el humor todo lo suaviza.
    Tenía fama de misógino pero creo que no era cierto, solamente era un hombre de su tiempo en un mudo patriarcal.
    Un beso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Sí es cierto, aunque en esta obra no me ha llamado la atención (demasiado) el machismo del que comentas. No puedo hablar de otras obras porque no las he leído y creo que no las he visto...Un beso terriblemente grande (gracias por aparecer por estos "barrios", me encantan tus comentarios).

    ResponderEliminar
  10. Pues machismos a parte, te aconsejo que leas o si puedes, mucho mejor, que veas: una noche de primavera sin sueño, es buenísima. Te ríes muchísimo.
    Muac.

    ResponderEliminar
  11. Sólo para decir que ayer consegui una edición de Los viajes de Gulliver caminando por Av. Corrientes y la compré. Lástima que no es ilustrada.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Fantástico!!...yo tengo ganas de adquirirla...Cuando una se encuentra con algo así...¿cómo no llevarselo contigo??!! Saludos!!

    ResponderEliminar