El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



lunes, 24 de mayo de 2010

Londres- Virginia Woolf (1931)


Después de varios años sin mirar apenas este libro, hace poco volví a releerlo. De hecho ha sido uno de los libros que me han acompañado en este viaje. Quizá quería leerlo de nuevo con la oportunidad de estar más cerca del "Londres" que ella visitaba.
No hace ninguna descripción de alguien que llega Londres y camina por primera vez por sus calles. Imagino  que al vivir Virginia allí, el Londres que ella veía era diferente a lo que puede sentir alguien que lo pisa  por primera vez.  Aún así estoy convencida de que los ojos de Virginia al mirarlo...debía ser como sí por primera vez pisara sus sucias y polvorientas calles.

El Londres por el que he paseado estos días ha sido muy diferente al de otras visitas que hice anteriormente. Para empezar, nunca había ido a Londres en tren. Y la verdad es que ha sido de las mejores experiencias. Ya fui una vez en barco y esa vez...fue la mejor. Esa fue la primera.

Viajé en tren desde Bruselas hasta la vieja ciudad de Londres...y nada más salir, ya estaban esperandome los aromas y ruidos inconfundibles de Londres...sus taxis, los autobueses de dos plantas, los buzones, cabinas, bonbines y paraguas, las librerías, los parques, las casas...todo estaba allí.  El hotel solo distaba a cuarto de hora andando (rápido me dirían por aquí). El tren te deja en la estación de San Pancras y es genial no tener que esperar otro tren, otro bus...la verdad es que os lo recomiendo. Sólo tardas dos horas. Y el tramo bajo el mar, ni te enteras!! Dura menos de doce minutos.

Pero volviendo al libro...las escenas londinenses que Virginia Woolf describe, salvando algunas distancias, parece que siguen allí...para quien las quiera ver. No conocí a ninguna Sra Crowe que me invitara a tomar una taza de té y así descubrir los entresijos de la vida social de Londres...pero sí paseé (por primera vez, porque no soy muy asidua a compras bulliciosas) por Oxford Street con esas ofertas que nombra Virginia Woolf, solo que con unas libras de diferencia. Ya no hay gangas por una libra con once chelines y tres peniques, pero...siguen rebajando las cosas que la semana anterior estaban a otro precio. Virginia Woolf dice que Oxford Street "es un criadero, una dinamo de sensaciones" (tengo que admitir que pienso que sigue igual). Pero su capítulo sobre esta calle, finaliza con una explicación bastante acertada del por qué de esa calle comercial, la diferencia con Bond Street llena de lujos a los que la clase media y baja no tienen acceso...por ello defiende a la persona que también se beneficia y que quiere ir bien vestida por poco dinero. De esa otra mujer que roba bolsos, porque lo necesita para vivir, del comerciante que vende en carretilla cuando la polícia no mira (a pesar de que lo que vende no tenga mucho interés para comprador), y...también dedica un espacio a ese comerciante que encontramos en  esos "palacios del consumismo". No trata de educar a las masas sino de vender mercancias al mínimo coste y con la máxima eficacia. Son voces de personas reales, que tratan de sobrevivir...

Me encanta como Virginia Woolf habla de "las voces" de las calles de Londres...los autobuses, taxis,... Incluso cuando visita las casas londinenses de hombres que ya se han marchado, te nombra la "voz" que habita en ellas. De pronto,  ve la casa con las personas que la habitaban,  con esas mujeres cargadas de cubos de agua para el baño subiendo escaleras,.... con esas tareas domésticas que ya por la época de V.W. comenzaban a tomar otros matices. ¡¡Qué distintas serían las vidas de las personas de las casas que visitaba con otras ocuapciones!! Pero como ella misma dice...esas personas...quizá no serían las mismas.

Cada casa tiene su voz -nos dice Virginia- pero...y el olor?? No os ha pasado nunca llegar a una casa que tiene un aroma distinto? Para mí es importante el olor de cada casa. Hay casas que huelen a café (aunque no haya café recien hecho), otras que huelen a incienso, otras a flores, otras...que podemos admitir que huelen mal, a falta de aíre fresco...Si fuera con Virginia a ver casas distinguiría el olor, más que las voces. Desde luego, pensaría en quién vivió alli, en cómo vivió. Así pasó con la casa de Sir John Soane. Me sorprendíó ese humor británico con el que te "invitan" a no sentarte en las sillas poniendo cardos o piñas secas para evitarlo.
La verdad es que me agobio un poco la casa tan llena de cosas...pero fue curiosa la visita.

Una de las cosas que más me han gustado de este libro, es pensar en V.W. escribiéndolo. Visitando esas calles, casas, muelles, iglesias, cementerios con sus jardines, etc... Y como dirige sus pensamientos. Disfruto mucho leyendola. Viendo con sus ojos el Londres que ella ve.
"Y se llega a pensar que lo único que puede cambiar las costumbres imperantes en los tinglados es un cambio en nosotros mismos. Por ejemplo, si dejaramos de beber vino, o si utilizaramos caucho en vez de lana para fabricar mantas, los mecanismos de producción y de distribución, en su integridad, se tambalearían, y efectuarían un esfuerzo para adaptarse a la nueva realidad. Somos nosotros mismos,  con nuestros gustos, nuestras modas, nuestras necesidades, los responsables de que las grúas desciendan y se balanceen, nosotros somos quienes llamamos a los buques en el mar."

Es curioso, pero a pesar de que me guste tan poco Oxford Street y el consumismo que allí se respira...no puedo evitar consumir libros (y eso que leo muy muy muy despacio en inglés y que me cuesta bastante..aún así traigo dieciseís libros -sólo dos son para regalar- y todos ellos "necesarios" e "imprecincibles"....en fin...resta decir que no compraré libros en esta feria el mes de Junio y que no visitarán mis estantarías...a no ser...que me los regalen, obviamente.

Siento una entrada tan larga...debe ser que os echaba de menos.... Por cierto, la última foto es donde se reunía el grupo Bloomsbury a charlar de libros, y seguro que de más cosas...hay una placa indicandolo. Al lado vivía otro miembro del grupo del que hablaré...

20 comentarios:

  1. No pidas disculpas por ser larga. Así podemos disfrutarla mejor!
    De la manera como describe Virginia Woolf los diferentes ambientes de la ciudad, da la sensación de verla allí observandolo todo, hasta el más minúsculo detalle. Estas navidades volví a releer ese libro, preparando el viaje de febrero con mi chico a la ciudad y en esa ocasión sí paseamos y estuvimos de compras en Oxford Street.

    ResponderEliminar
  2. he pasado a agradecerte la nota que dejaste en mi blog y me encuentro con esta entrada que da muchisimas ganas de estar ya en londres caminando por sus calles.
    y confieso que soy de los que se valen de los aromas para definir su relacion con un ambiente. el volver al aroma familiar de un lugar completa la sensacion de regreso y es por demas agradable. bueno nos seguiremos frecuentando y un abrazo

    P.D.:cuandos tengas un hueco en tus lecturas dedicale un tiempo a marosa di giorgio, te va a gustar.

    ResponderEliminar
  3. Ya tenía ganas de que volvieras y nos explicarás tu viaje, qué de cosas!
    Llegar en tren a la ciudad me parece fascinante y llegar a St Pancras... en abril estuve en la estación y fue increíble.
    Se nota lo mucho que adoraba Londres Virginia Woolf, sus detalles, sus paseos y en Londres, llegas a estar en la sala de estar de la señora Crowe tomando un té con ella y sus amigos.
    Y dieciséis libros, guauu, nunca he comprado tantos de una tirada.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  4. Me niego a leer este libro. Siempre pienso leerlo el día que pueda conocer Londres. Por ahora ese sueño sigue aplazado y disfruto de los recorridos de mis amigas blogeras.
    besos.

    ResponderEliminar
  5. Yo también aplazo ese sueño de llevarme este libro a Londres y poder viajar e ir leyéndolo en inglés.
    Una gozada de entrada.

    ResponderEliminar
  6. ¡Pero qué maravilla de entrada! Me encanta la forma en la que has ido uniendo cosas.

    Y de la casa de Sir John a mí también me hizo mucha gracia lo de las piñas, etc. en las sillas. Mucho mejor que un cartel ;)

    Ya contarás qué libros son...

    ResponderEliminar
  7. María! no sientas esta entrada tan larga!me he trasladado hoy a londres aunque sea mentalmente gracias al relato de tu viaje!
    Conozco la estación de S. Pancras.
    Pero no llegué desde Bruselas, debe de haber sido una experiencia alucinante!
    16 libros son muchos, espero que nos los vayas descubriendo en tus próximas entradas.
    Un placer leerte y bienvenida!

    ResponderEliminar
  8. Que bueno poder cotejar el Londres de Virginia Woolf con el que te habías formado con tantas lecturas apasionadas de una ciudad fantásticas. Recuerdo los pasajes de Flush que hace un recorrido por Londres y una ciudad italiana, también, en el diario de la escritora inglesa hay confesiones sobre Joyce, Mansfield y otros que son imperdibles-
    Muy buenas fotos y a seguir leyendo en inglés. saludos

    ResponderEliminar
  9. Preciosa reseña salpicada de experiencias personales, de la doble visión separada por el tiempo de los mismos lugares, y de la carga aromática que te caracteriza, María.
    Siempre salgo de este blog con algún sabor u olor en la mente, de verdad que sabes transmitir tus impresiones.
    No he leído el libro, tomo nota.
    ¡Abrazos!!

    ResponderEliminar
  10. María, después de haber estado en Londres hace poco, he disfrutado muchísimo con esta entrada.
    Cuando leí este libro me gustó sobre todo cómo Virginia se recreaba en los detalles, aunque fueran cosas sucias o decadentes ella las describía, me pareció una forma de ser objetiva con la ciudad.
    No estuve en Oxford Street, así que me lo apunto para otra vez (sin mucho consumismo tampoco), como bien dijiste en mi blog, espero organizar más viajes a esta magnética ciudad. Por cierto, gracias por ponerme un comentario en cada entrada a pesar de que haya pasado el tiempo.
    Un gran abrazo.
    P.D.: Debe ser muy agradable conocerte, un pajarito que te conoció me dijo que eras tal cual como se te percibe por aquí. :-)

    ResponderEliminar
  11. Guacimara, tengo pendiente tomarme un té contigo mientras leo tu blog y el relato de tus viajes a Londres. Vi el de Londres con tu chico en Febrero...no pude verlo todo, porque debo tener contratada una banda "estrecha"....e incluso tu blog tarda en descargarse en mi ordenador...en fin...Pero no me quiero perder tus cróncias...
    Qué libro más bueno, este de V.W., verdad?? O al menos he disfrutado de nuevo leyéndolo...casí más que la primera vez.
    Un abrazo!!!

    Julio, tomo nota de Marosa di Giorgio...pero anunció que tardaré en adquirir libros...tengo que ver como alojo a los "nuevos inquilinos" en las estanterías.
    Qué cierto es eso de que los aromas te pueden llevar cerca de sensaciones cercanas, familiares que nos llevan a recuerdos o a "casa" (cualquier espacio que éste sea).
    Saludos!!!

    Little Emily, tiens que ir en tren...es una experiencia increible!!! Y sí, St. Pancras es grande. De hecho nada más salir y en la misma calle te encuentras con la British Library, como ya sabrás.
    Yo tampoco sabía que compré tantos, hasta que llegué a casa...fue poco a poco...entraba en una librería y se venían un par de ellos conmigo...y así varías "librerías" después, me di cuenta que había comprado demasiados...Así que ahora toca disfrutarlos cuando se pueda y no ir a librerías...jajaja.
    Mil besos...estoy deseando también, tomar té contigo en tu blog...
    Un abrazo grande

    Luciana, te entiendo aunque no sé si podría...Creo que me gustaría investigar, como a Helene Hanff y saber de Londres todo lo que pueda, antes de ir.
    Creo que te gustará...pero...nada...espero que esa espera sea breve y vayas YA MISMO a Londres!!!
    Besos!!

    Vero, para quienes aman Londres es una delicia.
    Besos guapa!!! Qué bien verte por aquí!!

    Cristina, me siento fatal con tantos libros...muchos de ellos adquiridos por vuestras referencias...y animada por quienes me acompañaban a leer en inglés...no pude contenerme...ay!!

    Estos ingleses!!!...mejor lo subliminar que decirlo abiertamente. A mí también me gusta esa manera de decir que no te sientes...
    Besos!!!

    Marci...demasiados libros para una casa tan mini como la mía!!! En fin...Espero al menos leerlos, ya que son en inglés y estando allí, como que una se anima con más facilidad...haber qué tal!!
    Gracias por tus palabras!! Me alegra saber que te transportaste en el tiempo al Londres de tu visita...te recomiendo volver...Y en tren es increible!! Merece la pena. También salen trenes a londres desde Paris, por sí te interesa.
    Un beso grande!!!

    Mario...¡¡eso espero!! Leer en inglés!! Y enterarme de lo que leo!! jajaja. Bueno, curiosamente cuanto más prácticas, mejor...es lo bueno de aprender. No siempre te encuentras en el mismo punto.
    Flush...un libro imprescindible. Me gustó muchísimo. Algún día tendré que volverlo a releer para hablar de él. Pero recuerdo muy buenas sensaciones. También viajas con él a Italia.
    Un saludo!!

    Andrómeda...muchas gracias!!! Creo que este libro te gustará. Además,...no sé...pero V.W. y tú me recordáis mucho relatando cosas. Quizá algún día, tengamos la suerte de leer tus crónicas de tus viajes. Parece que a V.W. la gustaba hablar de las ciudades que conocía, como sí de una guía de ciudad se tratase...es única describiendo.
    Un abrazo!!!

    Patricia, si no visitaste Oxford Street, mejor que mejor...aunque adquirí tantos libros no lo hice por esas calles, pero sí...me tentaron unos "clarks" que aquí estaban más caros que allí...(cosa rara con la libra, pero cierta!!). Tiene su encanto, aunque demasiado bulliciosa para mi gusto.

    Espero que no me imagines con la cara redonda...la tengo "cinemascope"-alargada...Es que no me parezco mucho a los cuadros de Waterhouse que pongo...jaja...Ya imagino de qué pájarito hablamos...jijiji
    Espero que algún día nos podamos conocer.
    Yo a ti te imagino muy dulce y comprensiva...vamos lo que veo reflejado en tu blog!!
    Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  12. Hola María, ¡Qué deliciosa entrada! Tengo ese libro y lo leí hace tiempo ya; y pienso como tu en lo del olor de las casas, y los barrios y las ciudades. También yo me planté ante la casa de Bloomsbury, tratando de imaginar el ambiente...
    Por cierto, estoy acabando un libro de viajes por Persia escrito por la amiga de Virginia, Vita Sackville-West, que es bastante jugoso por sus comentarios. Y los de Virginia a la recepción de sus cartas. Ya verás la reseña.
    Me disculparás que no entre mucho por tu blog, querida, pero últimamente no tengo tiempo ni para escuchar mis propios pensamientos. Pero pienso en tí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Qué buen viaje, María.
    Me parece fabuloso seguir las huellas de un libro o de su autora en un lugar, y más en un sitio como Londres.
    También me ha parecido muy interesante tu reflexión sobre el consumismo. Si todos en general fuéramos más exigentes con lo que "nos echan" los mercaderes modernos y especialmente en los medios de comunicación -tv-, veríamos si les valdría esa excusa tan malvada del "esto es lo que la gente demanda"... basura.

    Mil gracias por tu aire de pureza..

    ResponderEliminar
  14. Una sorpresa y un deleite haber encontrado este rinconcito en mi búsqueda victoriana por la red. Será grato visitarla tan a menudo como pueda, puesto que, al igual que usted, me deleito ante una agradable lectura junto a una taza de té...
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. A ver si vuelvo pronto a esta ciudad con encanto para vivir estas cosas!!

    ResponderEliminar
  16. No me pareció nada larga tu entrada. Yo disfruto con todo lo que escribes y como lo escribes.
    Ya tengo ganas de ir a Londres
    Tengo pendiente leer Una habitación propia de Virginia W.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Hola Maria
    Que lujo de entrada, me entran ganas de plagiar a "la Loba": "Qué zambullida".....
    Son tantas las cosas que vienen a mi memoria gracias a tus palabras, las imágenes de la ciudad, el recorrido y los sonidos de Londres en Mrs Dallloway, la revisión del clásico en "las horas", ese mundillo editorial de los Bloomsbury, su barrío hoy tan bullicioso; La última novela "Entre Actos" y su revisión en la magnifica "Expiación" de MacEwan....
    Cuantas cosas por ver, leer, aprender, contar, gracias!
    Visité Londres por vez primera con 15 años, mi primer viaje!!, y aunque he vuelto en dos ocasiones más, es una ciudad tan vital que uno está deseando volver a ella, a sentirla, a escucharla...

    Una abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  18. quisiera saber si sea posible que me dejaras tu msn, esque quisiera charlar contigo, me gusta mucho como te expresas de virginia, y como soy de otro pais hay algunas cosas que quisiera saber y solo alguien como tu puede responderme, gracias

    ResponderEliminar
  19. Querida María, tu entrada no me ha parecido larga todo lo contrario, me hubiera gustado que siguiera para seguir caminando a tu lado respirando esos aromas, esas emociones, esas sensaciones de otras realidades diferentes a la nuestra... de tus explicaciones tan amenas y llenas de emotividad.... Te felicito por ella y recibe un fuerte abrazo por ser como eres muy especial.Que tengas un estupendo fin de semana

    ResponderEliminar
  20. Ariodante, qué casualidad!! Hace también poco tiempo estuve mirando ese libro en una libraría, porque me había encontrado con esta mujer en un libro de plantas...curioso verdad?? Sé que amaba los jardines.
    Y tranquila, sé que estas ocupada...también eso es bueno, a mí me pasa tres cuartos de lo mismo.
    Un abrazo gigante!!

    Thorton, gracias...seguir las huellas de esta mujer, al menos un poquito, fue todo un privilegio.
    Las palabras son de V.W....Quizá las hago mías, porque pienso en algunas cosas, muy similar a ella.
    saludos!!

    Akasha, bienvenida!! Creo que tenemos varias cosillas en común. Gracias por pasar por aquí...con tu taza de té!!!
    Saludos!!

    Eloise, Londres está ahí, para cuando vaya llegando el momento de ir a visitarla.

    Emma, lee y relee "una habitación propia" te encantará...hasta te sentarás en el cesped de una universidad, como V.W. para leer qué han escrito las mujeres hasta aquél momento, y con qué espacios contamos.
    Un abrazo!!

    Maribel, vosotros tenéis un barco que os lleva a Inglaterra...creo que si estuvera tan cerca...estaría tentada semanalmente a subir en alguno de ellos.
    Esa crónica, la espero con tus vivencias, en tu blog. Creo que verás un Londres diferente al de los quince años!!
    Mil besos!!

    Leticia...bienvenida!! Podemos charlar por aquí, soy bastante transparente...aunque como todos, guardo mis secretos. Si quieres aquí te dejo mi mail.
    es: juntoaunte@gmail.com
    Saludos!!

    Gracias Ángela, por tus palabras...es un placer pasearme también por tu blog, y viajar contigo a Francia, Asturias, a tus fotos...un abrazo!!!

    ResponderEliminar