El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



sábado, 14 de agosto de 2010

Los Renglones Torcidos de Dios -Torcuato Luca de Tena y Herm (Isla del Canal de la Mancha)

Un día cualquiera de la semana (bien podría ser un miércoles, que un jueves)...distraida, pensando en un caso del trabajo...Mientras, iba de camino a la piscina con la bici,  me detuve en seco y me dije...ya está!!...esa chica me recuerda a "Los renglones torcidos de Dios"... Fue un libro que leí en mi adolescencia en una época en la que no dejaba de leer un libro a pesar de los duros principios que algunos tienen...(y este, lo tuvo).

Fue un libro que me llamó la atención cuando leí la contraportada... Y me cautivo el fragmento elegido antes del prologo y que en ocasiones son dedicatorias...en este caso era una frase de Enrique Heine  "La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca".

Alicice Gould es el nombre de la protagonista que también es llamada de otras maneras, una de ellas "la Detective". Ingresa en un manicomio junto a otros ochocientos residentes. Allí conocerá a "batas blancas" y a otros pacientes a quienes deslumbrará con su personalidad enigmática, humanista, cautivadora...Ella está allí para desvelar un secreto...pero ¿cual?
Con este libro, una se sumerge en el mundo de la enfermedad mental...de los trastornos biopsicosociales quizá dormidos en nuestros subconsciente y de los que nadie estamos a salvo. El autor del libro se metió en un psiquiatrico de entonces, para vivir como un enfermo más.

La verdad es que es genial que ya no existan manicomios, pero siguen existiendo personas muy deterioradas...y pocos lugares en los que puedan ser atendidos especificamente.

Indira hizo hace poco una entrada muy interesante sobre como se ha tratado a las personas que sufren enfermedades mentales...A veces son curables y eso es algo que todavía tenemos que aprender...ya que esta sociedad trata de cronificar y etiquetar todo lo que somos.

De manera, que pensando en todo ésto... cuando cogi el libro de nuevo de la estantería y releí algunos de los fragmentos que había seleccionado por entonces y que muy posiblemente, algunas de esas cosas,  hoy no subrayaría...Me gustó sumergirme en ese mundo que hoy en día en ocasiones, siento tan presente, por algunas personas con las que trato y a las que no llego alcanzar, ni entender qué es lo que pasa por sus cabezas.

Hay numerosas enfermedades mentales necesitadas de medicación, otras que quizá tan sólo  requieran de tiempo, en ocasiones son enfermedades  somáticas y con una psicoterapia tienen fácil solución, pero...¿y si algunas tuvieran otra forma distinta de curación? Tal vez uno se gaste lo mismo en pastillas que en una excursión...¿por qué no, para algunas enfermedades, recomendar un viaje? ¿Una isla? ¿Un balneario? Para la persona en la que pienso...me vino a la mente  Herm...una isla que alberga tan sólo a sesenta habitantes y que la recorres en un rato...que tiene aguas cristalinas (frías, pero cristalinas), que tiene paseos de lo más agradables...Hay casas que se alquilan de un verano para otro...porque desde luego, aquí una viene buscando de momentos tranquilos... Ciertamente, hay otros millones parajes en el mundo en el que uno podría perderse e incluso mejorar de cualquier sintomatología que tuviera (o no, eso también es posible), pero...este verano, este lugar, fue uno a los que quiero volver de nuevo algún día.

También se vislumbra Guernsey, que tan sólo está a veinte minutos más o menos (según el oleaje), de la pequeña isla (en algunas de estas fotos aparece).
No acabo de contar el viaje...lo enlazo o con lecturas o películas...en fin, algún día...Por cierto, hoy me acompaña una taza de té de Toffee...que está riquísima. Muy aconsejable en un día fresquito como el que ha hecho hoy...

18 comentarios:

  1. Me llama mucho la atención este libro, lo tengo hace muchos años en la librería porque me lo compró una amiga porque le había encantado y enganchado.
    Disfruta de tu té, yo estoy con uno de Rooibos.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, recomiendas lecturas muy interesantes, María. Por cierto, gracias por la referencia a mi post sobre la demencia :)

    Nos vamos el jueves a Londres. Estamos muy liados con los últimos preparativos pero con mucha ilusión.

    Tampoco nosotros nos vamos a gastar una fortuna en el té de las 5, encima viajamos cuatro.

    Un gran abrazo y hasta la vuelta!!!

    ResponderEliminar
  3. No he leído este libro nunca pero la reflexión que haces y lo que comentas me ha llamado la atención. Quizá algún día me decida, aunque los libros sobre locura (y el tema en general en la realidad) me imponen mucho.

    Las fotos son preciosas. ¡Vaya viaje! Qué envidia me das y qué ganas de ir algún día.

    Por último: a ver cuándo consigo probar el té de toffee. Lo estoy deseando desde que me lo recomendaste, pero por unas cosas o por otras nunca consigo hacerme con una muestra.

    ResponderEliminar
  4. El tema de la locura no me gusta nada. He tenido que visitar muchas veces "hospitales psiaquiátricos" y son un horror. Me iba con ganas de llorar, con un dolor y un peso en el alma que me duraba semanas.
    Así que paso de largo con el libro, pero me encantaría la terapia alternativa de visitar esos lugares.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Llevo muchos años escuchando hablar de él pero nunca me decido a leerlo quizá porque me siento muy ligada personalmente a los temas que trata. Pero nunca lo acabo de descartar por una razón bastante curiosa, de todo aquello de lo que aprendemos nos hace más fuertes y se aprende mucho leyendo.

    Por cierto, ¿has recibido el mail que te envié hace unos días?

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  6. Libro de hace años! Imprescindible!
    Me sigue encantando entrar en tu página y que suene Nora!!
    Tengo una foto que mandarte, la vi en Edimburgo y me acordé de tu blog, ¿cómo te la paso?

    ResponderEliminar
  7. Hola María: leí tu post y me vino a la memoria una película argentina del año 86 u 87, muy buena que se llama Hombre mirando al sudeste, luego se hizo una versión yanky llamada K-pac. Tal vez el remedio-fármaco sea el pero enemigo no, y eso que propones del viaje como curativo está muy bien. saludos

    ResponderEliminar
  8. Los renglones torcidos de dios, es uno de mis libros favoritos y que suelo recomendar...

    La mente...que universo extraño...¿verdad? Te recomiendo un documental que vi hace algunos meses sobre personas con trastornos mentales y que se llama "Una cierta verdad"...muy interesante

    Bss

    ResponderEliminar
  9. Me encantaron tus reflexiones, María, no he leído el libro pero vi la película (mexicana) hace unos años, recuerdo que me impresionó bastante. A ver si un día me animo con la novela.
    ¡Besos!!

    ResponderEliminar
  10. P.D. Tengo que decir que las fotos están preciosas y me gusta también la portada del libro. xD

    ResponderEliminar
  11. leí el libro también hace unos años, y me impactó mucho. Nunca he visto la película mexicana, que me cuentan, no es tan mala (como era el cine de la época en que se hizo...la detective era precisamente Lucía Méndez).

    La locura es un tema muy interesante...la desconexión que se da entre la mente y el cuerpo, la voluntad de vivir que se apaga, la apatía de vivir que muchas veces no explica la bioquímica cerebral; al igual que tú, pienso que la solución muchas veces está en volver a encender esa chispa de esperanza, los paseos tranquilos, meditar, pensar en cosas hermosas sin duda acrecienta la alegría. Pero las situaciones difíciles de la vida logran desconectar a las personas de su parte espiritual, eterna, sabia...y es cuando comienzan a fragmentarse.

    Siempre es un placer leerte y ver tus reflexiones profundas a partir de hechos muy cotidianos ¡gracias!
    un beso grande,
    Ale

    ResponderEliminar
  12. Muy buen artículo, María. Muchas gracias por enlazar con Lecturalia.com.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Vero, a mí también me gustan mucho los rooibos especialmente uno de naranja-chocolate. Esta muy rico.
    Por otro lado, el libro...si lo tienes en la librería...cuando quieras solo tienes que alzar la mano y leerlo.
    Saludos!!

    Indira!! estoy deseando que me cuentes tu viaje y que nos detalles aquellos lugares de Londres que más te hayan gustado...de nuevo. Espero que hayas visto la placa de Helene Hanff y que te esté haciendo buen tiempo.
    Un abrazo!!

    Cristina, creo que el té de toffee te va a gustar mucho,...esperemos que algún día caiga esta muestra!! Ya me dirás cuando lo pruebes.
    El libro es muy interesante, pero entiendo que a veces no es el momento...ya llegará...o no. Hay muchos libros con los que llenar nuestra mente y la imaginación!! Tendremos que elegir bien con qué queremos llenarla.

    Luciana, yo también me apunto a las terapias alternativas!!
    Un beso grande!!

    Little Emily...quizá no es el momento...ya llegará, tal vez. Dicen que los libros a veces son los que nos eligen...¿quién sabe? Mi momento con este libro fue hace tiempo, pero he tenido ganas de volver a releer algunos fragmentos...quizá entero, no lo leería actualmente.
    Un abrazo grande!!

    Eloise, Edimburgo!!! Qué suerte!! Es una ciudad preciosa...toda ella.
    El libro es bueno, sí...al menos de los que más me gustan de la literatura española.
    Y Nora también me gusta.
    Un abrazo, Eloise...ahora me paso por tu blog.

    Mario...¿hombre mirando al sudoeste? No la he visto, pero la buscaré. Tampoco la versión americana. De este libro hay una película, que no he visto...quizá lo haga en el futuro. Aunque dicen que no es muy buena.
    Un saludo!!

    Bohemia, mil gracias...anoto el documental. Me encantará verlo.
    Un abrazo!!

    Andrómeda...creo que el libro te gustará. Ya sabes...cuando sea el momento.
    La película no la he visto...Pero creo que no se parece mucho al libro (o eso me han dicho).
    La portada del libro no es la mía...a mí también me gustó mucho.
    Y la isla de Herm...cuando tengas un hueco en tu agenda, visitala...te encantará.
    Un abrazo muy grande!!

    Ale, me encanta leer tus pensamientos...es cierto, mente y cuerpo están más unidos de lo que parecen. Y cuendo nuestro espíritu sufre desgarros, la mente suele evadirse buscando refugio en otros mundos.
    Un abrazo grande, Ale!!

    ResponderEliminar
  14. María; totalmente de acuerdo contigo en lo que dices . Muchas veces necesitamos marcharnos y buscar el silencio consentido unido a la soledad elegida para encontrar esa paz, ese sosiego que necesitamos... y que muchas veces pensamos que es algo mental... Muchas gracias por acordarte de personas que muchas veces lo que necesitan es descubrirse a si mismas lejos del ajetreo diario de la ciudad...Y, no saben que un lugar tranquilo es la mejor terapia. Un abrazo sincero

    ResponderEliminar
  15. Ángela...es cierto...hay que buscar esos momentos de paz y silencio, para luego estar mejor con nosotros mismos y con los demás...Especialmente en estos tiempo de ruido que corren por el mundo...
    Un abrazo grande, Angela,...y gracias por pasar por aquí. Siento haber visto tan tarde la entrada.

    ResponderEliminar
  16. Lo he querido leer mil veces, esta en mi estantería desde hace meses y por A o por B siempre termino leyendo otra cosa... tendré que leerlo de una buena vez.

    ResponderEliminar
  17. Lo he releído hace muy poco, y sigo pensando que es de esos libros que no envejecen nunca.

    ResponderEliminar
  18. Crónicas de días lluviosos...(qué bonito nombre, tienes!! Hay una infusión con este nombre). El libro está muy bien, pero pienso, que como todo, hay que escoger muy bien el momento.
    Saludos y bienvenida!!

    Susana Hernández, qué razón tienes...es de esos libros de relectura atemporal.

    ResponderEliminar