El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



jueves, 25 de noviembre de 2010

Si me cuentas un cuento, me quedo

¿Qué cuento nos contamos hoy? Estas son las respuestas-pregunta (porque no da pie a una respuesta, es decir, el cuento si o si se va a contar) de los niños y niñas que se pasean por los "ratos" de mi vida. Los miro y ellos ven en mí a alguien que a veces, les cuentan cuentos. A veces se contentan con un cuento corto, muy cortito y otras son muy solicítos...no me dejan hasta que abro el cajón de los cuentos y dejo que saquen otro más.


Hoy les quiero contar cuentos...de esos que dicen algo más que entrar en el mundo de la imaginación ...Tengo pensado un par de ellos...

...Uno es "Los principes azules destiñen" de Teresa Guiménez (este, curiosamente, me lo regaló mi madre hace tiempo). Y es de esos cuentos que quieres seguir regalando.
Trata de una niña a la que se la dice que tiene que esperar a su principe azul...y éste...no llega nunca. Así que un día decide no esperarle más...y comienza a descubrirse a sí misma. De manera que cuando no espera a nadie...llega alguien que es de colores; es decir,  no sólo azul,... sino también verde, amarillo, violeta...Y curiosamente, es maravillosamente imperfecto. Bueno, os he destripado bastante el cuento, pero merece la pena leerlo.

El otro se llama "Una caperucita roja" de Marjolaine Leray...y...no digo más. Sólo avisaros que no tiene el final del cuento que ya conocemos por tradición. Es divertidísimo y las imágenes también. Este fue el regalo de una amiga muy especial.

Este año, el Día Internacional de la Violencia de Género, lo he querido dedicar no sólo a las madres, sino también a esos niños y niñas que con ojos desconcertados preguntan si les cuento un cuento... Ellos también son protagonistas directos de la violencia que se sigue asomando en nuestras vidas...

Como dato, este año han fallecido setenta  mujeres en España,  contando desde finales de Noviembre del pasado año...Hay que añadir cinco menores (entre ellos una adolescente de dieciséis años). En total setenta y cinco víctimas de violencia. Para pensarlo...

20 comentarios:

  1. Pues sí, parece que estos cuentos pueden enseñar que hay alternativas menos tradicionales, diferentes al cuento que siempre nos contaron.
    Recuerdo un email de esos que andan pululando por la red que traraba sobre Cenicienta(creo, porque lo mismo era Blancanieves o la Bella durmiente, ya no me acuerdo), y contaba qué iba después de lo de "vivieron felices y comieron perdices". Era divertido: al final la muchacha se hizo medio hippy jejeje.

    ResponderEliminar
  2. He leído un par de cuentos también recreaciones de los clásicos que están muy bien, ahora me quedé con la espina sobre Una caperucita roja, tendrá tintes políticos ?
    En cuanto a la violencia de género en la argentina no tengo datos pero sé que en la región se están haciendo investigaciones por una red de trata de personas que involucran a varios países.

    saludos María

    ResponderEliminar
  3. Se tendrá que regresar a los cuentos clásicos que desde niñas nos leyeron o nos regalaron a través de un bello libro. Hoy pocos leen cuentos, pero si muchos protagonizan cuentos, pero...de terror muchas veces. La violencia de género está siendo uno de los cuentos más representativos de estos tiempos, no tiene final felíz, no tiene principes de colores, sino totalmente azules desteñidos a Rojo. La princesa termina en una mirada violeta, color que se esparce a todo su cuerpo, muchas veces no sobrevive para el fin de su historia.

    Me uno al Basta Internacional de éste día.

    Un abrazo inmenso, Anouna

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho el primero, soy de las que ya no esperan el príncipe y se han decidido a vivir sin él jaja.
    En cuanto a la violencia contra la mujer, es tan común por acá, nada sorprende.
    Yo trabajo en una villa y es "normal" que las madres vengan golpeadas o te lo cuenten como si nada. Cuando hablás con ellas, parece que fueras de otro planeta, no comprenden que puedas vivir sin un hombre al lado, aunque el sustantivo hombre sea demasiado para aplicarles.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Estamos haciendo algo? Son preguntas que me asaltan.

    Luciana un poco más arriba dice que "es tan común por acá, nada sorprende"...

    Susana en nuestro blog, nos cuenta que ha leído unos relatos relacionados con la violencia de género, escritos por jóvenes entre 13 y 18 años, y en casi todos ha encontrado, sangre, destrucción y muerte, así como el estereotipo clásico de mujeres y hombres.

    Creo que necesitamos más cuentos como los que nos muestras aquí.

    Un besico.

    Ana

    ResponderEliminar
  6. Querida María, que hermoso que tengas la posiblidad de contar cuentos de vez en cuando a un público ansioso y maravilloso como ése.
    Me encantan los cuentos, y me gustaría leer el primero que recomiendas, se me hace que debe ser muy divertido y debe dejar una enseñanza muy positiva, sobre todo para las niñas.
    Lindo post en este día tan importante, ingenuamente pienso que si todos los niños del mundo pudieran escuchar cuentos antes de dormir o en cualquier momento, de boca de sus seres queridos, las cosas serían diferentes. Enseñarles a los varoncitos algo del respeto por la mujer que existía antaño...
    Un abrazo, jazmín.

    ResponderEliminar
  7. MUCHAS GRACIAS MARÍA por poner un punto (o más ) de reflexión en nuestras vidas. Quizás lo mejor que se puede hacer contra la violencia sin sentido es dar todo el amor posible a los niños, que también son víctimas sensibles y vulnerables de este mundo inhumano a veces y son nuestra esperanza (aunque suene a tópico son el futuro). Educar con los cuentos creo que es una manera muy buena para que sean "más persona". SALUDOS DE COLORES.

    ResponderEliminar
  8. Isi, si, hay algunos emails muy buenos sobre cuentos no sexistas. Estos dos son muy interesantes...No creo que circulen por internet. La verdad es que ponen un toque de humor a una situación algo delicada.
    Un beso grande!!

    Mario, jajaja, me río mucho con sus comentarios. No había pensado nunca en el tinte político de caperucita...quién sabe?? Intentaré preguntarselo.
    Creo que es increíble que avancemos tanto en la técnica y tan poco como seres humanos. Lo de la trata que cuentas, me parece horrible.
    Saludos!!!

    Anouna, totalmente de acuerdo contigo. También yo me uno a ese basta ya. Ayer hicimos un manifiesto en mi ciudad al que acudo todos los años. Es indignante que tengamos que seguir llendo a un acto que no debería existir.
    Un abrazo, Anouna!! Y gracias por tus palabras.

    Luciana, ole!! (como decimos por España). Soy de las que piensan que no se trata de encontrar ningún principe, sino de ser felices con lo que hay en nuestra vida, y a nuestro alrededor. Es cierto que necesitamos sentirnos amados, pero eso puede suceder de muchas maneras. Además...es precioso descubrir a las personas que van a apareciendo en diferentes momentos de nuestras vidas, verdad?? Sin que tengan que llamarse "principes".
    Estuve un tiempo sin esperar a nadie, y es cuando mejor te sientes contigo misma.
    Veo que trabajas muy directamente con la violencia de género. Si eso es habitual, tendremos que volver a los inicios...¿qué está pasando? ¿educamos en la diferencia y desigualdad? ¿Nuestras niñas tienen que soñar con "principes desteñidos"?
    Un beso, y gracias por tu comentario.

    Avenarte, qué de acuerdo estoy contigo!! Además de cuentos, necesitamos vivencias. Ejemplos, modelos de personas que salen adelante, que luchan por una vida digna y un mundo mejor. Esas personas, que hacen de lo cotidiano y sencillo algo especial. Sin llamar la atención especialmente.
    Si enseñamos a nuestros jóvenes que no busquen "medias naranjas", sino ser personas enteras que buscan a otras por entero. Creo que la base está en el poder. Sentir poder hacia alguien ("se pega a quien se puede"). Ocurre lo mismo en la enseñanza con los chavales que se hacen daño...¿a quién se aisla? ¿a quién se puede, no? O los proferes y padres que sufren maltrato por sus hijos e hijas. Hace un par de días concocí a una mujer agredida por su hija.
    ¿Este es el mundo que queremos? De todas formas si uno enciende la tv y ve los programas que nos acechan...¡¡qué podemos decir!! ¿dónde esta el respeto y las buenas palabras? Se necesita más Jane Austen, más cuentos, más Elizabeth Gaskell, Dickens, Brontë...Se necesitan buenas maneras...
    Un abrazo...(me he enrrollado de lo lindo, jajaja, lo siento)

    Princesa Jazmín...lo que dices es muy cierto. Yo también creo en lo que dices, además...¿sabes? existe una nueva forma de tratar los traumas con los peques y es a través de los cuentos. Se llama "cuentoterapia"...También se hace con adultos.
    Un beso grande, Princesa, y desde luego, no dejes de creer que los cuentos nos hacen mejor...te aseguro que es cierto!!

    Thorton...sin duda, estoy al lado de cada palabra que dice. Ayer, al acto manifiesto contra la violencia, también hubo niños y niñas que preguntaban qué es esto?? Es triste pensar que les tenemos que mostrar una sociedad que nosotros mismos no queremos. Pero al menos, es bueno que se vea que hacemos algo en contra de...
    Un saludo igualmente multicolor.

    ResponderEliminar
  9. Hola María:
    de nuevo encuentro una fuente de inspiración en tu blog.El de Teresa Gimenez me encanta, sobre todo la gama de colores que describe, jeje también podemos añadir gris!
    Yo soy una enamorada de contar cuentos, creo que me pasé años contando dos o tres cada día , y no sólo de noche.Me hubiera encnatdo hacerlo para más niños, que bonito lo que haces.
    Sobre lo demás, ya no hago comentarios...

    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  10. Marci, estoy segura de que tus hijos llevan muchos cuentos en su imaginación. Seguro que el gris también está en esa persona que se conoce de colores...
    Estoy deseando volver a leerte...Echo de menos pasearme por tu blog, pero...con paz...cuando puedas y sin prisas. Que la vida está para vivirla....
    Mil besos muy grandes!!

    ResponderEliminar
  11. Qué razón tiene que los cuentos educan a los niños. Y ellos disfrutan y agradecen muchísimo que se les cuente cuentos. He leído cuentos(adecuados a cada edad) hasta niños de doce años y es un placer decubrir la atención y agradecimiento que muestran. Si te has fijado, aquellas familia en que los padres leen cuentos a sus hijos son en las que reina más paz, tranquilidad y cariño.
    En la biblioteca del cole tenemos el de caperucita y el otro, que no conocía me ha llamado mucho la atención. Lo apuntaré para la próxima compra. A mi me encanta otro que rompe tópicos que se titula "Rey y Rey" http://www.educacionenvalores.org/article.php3?id_article=287

    Por lo que respecta a la violencia, cada vez es más difícil refrenarla en los niños. Los modelos que tienen son importantísimos, y cada vez más son el fútbol (violencia controlada, pero violencia), los dibujos animados y videojuegos de lucha (aventureros del espacio, Gormiki, y demás que aparecen como héroes porque luchan por un objetivo o para salvar a sus amigos), y el hecho de discutir por todo como las que ven en la televisión o en sus familias.

    Desde bien pequeños el sistema intuitivo de nuestra especie cuando tenemos un problema de relación o comunicación con los demás es pegar. Pegar para que te dejen en paz, pegar para que te hagan caso, pegar para mandar a los demás, pegar para tener el poder, ... Es importante darles modelos de estrategias diferentes a la violencia para conseguir sus objetivos: expresar verbalmente lo que les preocupa, negociar con los que no se entienden, describir lo que les pasa, expresar sus emociones o lo que sienten a los demás... El lenguaje es el poder la especie humana, lo que nos identifica y nos permite vivir a gusto con los demás. Pues utilicémoslo, pero eso tambien hay que transmitirlo y enseñarlo a nuestros niños. Y esta, como muchas otras cosas, parece que las familias no dan importancia o simplemente han desistido... Los educadores tenemos una influencia muy importante en los niños, pero cuando la familia no EDUCA adecuadamente, cuesta muchísimo cambiar esos hábitos y valores basados en la violencia...

    ResponderEliminar
  12. Guacimara, muchas gracias por todo lo que cuentas...Es así...La comunicación, el diálogo...Y sí...aquí tratamos de ofrecer modelos educativos, mediante diferentes estrategias que no sean dirigirse a modo de golpes, gritos, etc...pero los niños y niñas que atiendo provienen de familias muy desestructuradas. Trabajamos con las madres y estamos haciendo una escuela de madres, pero es muy difícil apreciar el cambio. No son todos así...y hay con quienes se puede trabajar.
    Tenemos mucho trabajo por delante, y quizá sólo con apenas un cuento, se puede hacer mucho más que con un montón de palabras.

    Tomo nota del libro que me recomiendas. Mil gracias!!

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué blog más bonito María! Te acabo de encontrar y me encanta haberlo hecho. Aquí tienes una lectora más.
    Qué estupendo que te guste contarles cuentos a los peques que te acompañan y que bueno que encuentres cuentos tan lindos para contarles, tomo nota de los dos porque no me los he leído.
    ¡Ah! Mi prncipe es de muchos colores y maravillosamente imperfecto :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Matilda, gracias!! Sí...los niños y niñas que hay por aquí, son maravillosos...y están deseando que les cuentes un cuento. Los necesitan.
    Me alegra saber que te acompaña un principe de mil colores y es imperfecto.
    En mi vida también está una persona que me acompaña y es multicolor e imperfecta (al igual que yo).
    Un abrazo grande!! Y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  15. Hola María, cuando paso por tu blog me encanta venir con calma, hoy que es domingo aprovecho para leerte porque saco muchas reflexiones.
    Sabiendo que voy a tener una niña este tema de la violencia me inquieta mucho, no quiero que ella sea violenta ni que sean violenta con ella, obvio.
    Como soy educadora infantil tengo la ventaja de conocer modelos de educación a seguir que a muchos padres se les pasa por alto. Sumado a nuestro cariño y comprensión veremos si es suficiente, de otro modo tocará probar estrategias.
    Me entusiasman estos cuentos tan originales, tengo que anotar los títulos.

    Antes de que me olvide, quería decirte que leí tarde el mensaje de que te acercarías a Santiago, lo siento, cuadró en días en los que ni siquiera encendía el ordenador. Probablemente tampoco me hubiera podido acercar, pero me gustó saber que en un momento dado puedo conocerte.
    Un besazo. :-)

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué bien suenan esos cuentos, María! Un beso

    ResponderEliminar
  17. Es precioso leer cuentos, pero es igual de precioso escucharlos.
    Para Navidad, el regalo a varios de los niños recien nacidos a mi alrededor va a ser una leyendo que inventamos unas amigas y yo en un viaje por Islandia! Todo diciembre para terminar de escribirla y decorarla!
    Viva ese mundo!
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Elvira, son preciosos...Besos!!

    Eloyse, qué bonito lo que dices...Una leyenda!! Espero que algún día tengamos la oportunidad de poder leerla.
    Alzo mi taza en ese viva!!
    Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  19. Patricia!! Pensé que te había contestado y no debió de guardarse el comentario que hice...En fin...cosas de este mundo informático.
    Tranquila, y no te preocupes...no hay prisa en pasar por los blogs. Y...sí ya sé que habría sido muy difícil vernos, pero...por intentarlo que no quede!!
    Ah!! Estoy convencida que tu niña, ya está recibiendo tanto amor, desde ya...y además, con la influencia de una mami educadora infantil, lleva mucho ganado. Será como cuando en la pelicula de Mujercitas, Susan Sarandon -Marni- les dice a sus hijas, que ellas harán de este mundo un lugar mejor...
    Mil besos preciosa!!!

    ResponderEliminar
  20. gracias María por esta entrada. Me anoto los cuentos infantiles. Para parar la violencia no sólo es necesario educar a los adultos y desprogramarlos para que dejen de verla como algo normal, sino ir instalando en los niños un chip que les diga que la vida puede vivirse desde la dignidad y el respeto por las diferencias.
    un beso grande,
    Ale.

    ResponderEliminar