El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



jueves, 1 de septiembre de 2011

Leyendo a Proust en la hierba

Entre la prisa y el ruido...el silencio...las veces que me quedo sentada esperando a alguien en algún banco, o las ocasiones en las que olvidé el libro que más enredada me tiene...Me encuentro con pequeños libritos que me acompañan. Muy completos, con sus prologos, y sus notas en las últimas hojas...y así fue como me encontré con Proust.
Viaja en mi bolso, donde hay desde una mini taza que me regalaron hace poco, hasta una bolsita de té de canela...(la bolsita la he tenido que tirar porque hizo de las suyas en el bolso...se escapó el té que llevaba dentro, así que imaginad...)
Terminé de leer este precioso libro de bolsillo tumbada en la hierba y bajo un árbol...ese que buscas cuando estás intentando encontrar un hueco...y si está ocupado algo rechina en tu interior. (Tengo la suerte de que la mayoría prefiere sentarse en otros árboles, y que cuando me dirijo con la mirada al lugar en concreto, lo suelo ver vacío...y alrededor... no más de dos o tres personas).

Mirando el libro tanto por fuera como por dentro es una recomendación directa para a quienes nos gusta leer.  Es un pequeño ensayo, sobre la lectura,... sobre esos días de verano de cuando eras niña y te dejabas atrapar por un libro. De esos momentos en los que te escondías del mundo para vivir entre el pasado y el presente. Proust define la lectura con tanta realidad, que pone las palabras correctas a lo que sientes cuando lees las vidas de esos personajes inexistentes en el tiempo real, pero que tanto te importan en la vida presente y de los que quieres saber más y más. E incluso, llega a ese final del libro, en el que te quedas preguntándote, ¿qué habrá sido de "fulanito"? ¿Pudo hacer aquel viaje?...

También nombra personas reales que han hablado de la lectura, como Ruskin (a quién he conocido gracias a esta lectura, y que observo que influyó notablemente en la época victoriana, como sociólogo, crítico de arte -arquitectura-, escritor...y dicen que también repercutió en Ghandi, y que fue fundador de los pintores llamados pre-rafaelistas..).
De Ruskin rescata una confenrencia acerca de los libros llamada "El Tesoro de los Reyes"...que dió en una universidad de Manchester, y días después otra sobre "Los Jardines de las Reinas"* (dirigida a las mujeres por su contribución a las escuelas)...Ambas conferencias hablan de la lectura y de los libros. Donde un amigo y un libro se ponen a igualdad de condiciones...Pero Proust hace una crítica sana sobre algunos de los pensamientos que en Ruskin predominaba...dado que él consideraba que la lectura era una conversación con un amigo y Proust cree que Ruskin está equivocado (o que incluso si hubiese pensando más en la lectura en sí misma, habría llegado a la misma conclusión que él), ya que una conversación no se mide por la inteligencia, la sabiduría del interlocutor, sino por una serie de combinaciones entre un pensamiento y otro....Bueno, parece ser que Ruskin estuvo muy presente en la vida del escritor. De hecho en cuanto falleció inició los trámites para poder traducir los libros que Ruskin había escrito. ¿Hubo comunicación entre Ruskin y Proust a través de los libros? Ahí queda pendiente esta pregunta...


Es un cuadro pintado por Pitaev Valeriy
 Dejo esta entrada con unas palabras suyas sobre el pasado...al que todos recurrimos a veces...a través de los libros, relecturas, viajes...En este caso, cuando habla de Venecia (ciudad que admiraba profundamente)..."(...) el inviolable lugar del Pasado: -del Pasado familiarmente surgido del presente, con ese color algo irreal de las cosas que una suerte de ilusión nos hace ver a pocos pasos y que están, en realidad, situadas a muchos siglos (...)"

Es una delicia de mini libro que cabe casí en la palma de la mano. Es lo primero que leo de Proust...quién me asusta un poco, porque creo que a pesar de que me gusta lo que escribe y cómo lo hace, pienso que Proust no es una lectura ligera, sino que hay mucho condensado en pocas palabras.  Leer estas páginas, me ha acercado un poco más a un escritor del que conocía poco más que su nombre y el título de alguna de sus obras "En busca del tiempo perdido", pero poco más. Sin duda le tendré más en cuenta de ahora en adelante. Y....volveré algún día a detener mis ojos sobre este pequeño libro.

Mientras apuro las últimas gotas de té (Earl Grey crema), estoy recordando algunos de los fragmentos del libro...y pienso que a veces, de forma natural, sí que existen esas conversaciones con los libros, que resueltamente suelen contestar a aquellas preguntas que nos vamos haciendo. De un modo diferente, quizá a una conversación... 

* Esta conferencia se dió el 14 de Diciembre de 1864...Me pregunto si Elizabeth Gaskell tuvo la oportunidad de acudir. Sé que tuvo relación o que conoció a Effie Ruskin, que fue una de las esposas...aunque luego fuera un matrimonio nulo.

23 comentarios:

  1. Hola María,
    Buena entrada para comenzar septiembre, por aquí abajo, el tiempo a refrescado algo y mañana celebraremos la lluvia...
    Conocí a Proust através de "su famosa magdalena", (como seguramente, les ha pasado a muchas otras personas), de manera que sentí tanta curiosidad que comencé a leer el primer libro de "En busca del tiempo perdido", que se llama "por los caminos de swann", la verdad es que se trata de una lectura "no muy ligera", como la denominas, pero resultó ser "deliciosa" y aún tengo pendiente presentarlo en sociedad cuando haga alguna rica magdalena, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Rosa!! Por aquí ya nos ha visitado la lluvía. Justamente cuando pensaba salir a la hora de piscina que me reservo casi a diario. Pero...tenía ganas de lluvía, así que...no me quejo. Si dices que lo que escribe es para digerir lentamente, tendré que probar antes otros libros. No conozco su famosa magdalena, espero que nos hables algún día de ella. En esa entrada que prometes...con magdalenas a degustar!!!
    Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  3. Maria gracias por tu hermoso mensaje <3
    Disculpa por ser tan ingrata y no venir más seguido a tu lindo blog...

    Un abrazo grande!

    Bendiciones amiga

    ResponderEliminar
  4. Hola! Quizá ya te hayas dado cuenta pero en el título d la entrada tienes "hierba" escrita con "V".
    Me interesa el libro del que hablas . Yo de Proust conozco el famoso y excelente extracto de la magdalena(es un insuperable pasaje descriptivo perteneciente a En busca del tiempo perdido). Tengo pensado leerlo algún día, en un verano de asueto o en un año sabático, quién sabe.Es largo pero sólo por las pequeñas cosas sueltas que he leído, muy bueno.Bs

    ResponderEliminar
  5. Por algo es un clásico, hay autores que son una apuesta segura.

    ResponderEliminar
  6. Venga, que aqui viene el bárbaro antisocial (yo, vamos)... No he llegado a disfrutar a Proust tanto como lo disfruta una inmensidad de gente. He de reconocer que mi ausencia de tirón con muchos de los franceses (de paso reconoceré otra barbaridad ya que estamos: no soporto a Zola) influye mucho. No obstante, igual que adoro a Voltaire o Chateaubriand, y a Zola es difícil que le de muchas mas oportunidades (aunque nunca se sabe), el caso de Proust esta en Stand-by. Tengo que encontrar el texto y el momento probablemente. Pienso que me "tiene" que gustar. Insitiré.
    Ah, también Anatole France me gusta mucho. Y Baudelaire (mira, no son tan pocos)

    De Ruskin, en cambio si que he disfrutado mucho de lo que he leido a intervalos. Lo último lo pillé hace poco. "Las piedras de Venecia" en inglés, que recomiendo vivamente a cualquiera que vaya a viajar a esa ciudad. Es una delicia de libro.

    Oye, dinos cual es ese texto breve de Proust que has leído y al editorial, por si me convierto...

    ResponderEliminar
  7. Vilma Oyarzún, no te preocupes,...No siempre se puede ir visitando blogs.
    Tienes una gran creatividad y vives una espiritualidad preciosa.
    Un abrazo grande!!

    Miss Winnifred...MIL GRACIAS...Menudo error!! Nada, es lo que tiene ir rapidillo y sin mirar...reeleré la entrada por sí hay más cosillas que ir mirando.
    Intentaré...con el tiempo...ir leyendo más sobre Proust.
    El libro está en la primera foto y es de la editorial Centellas, el título "Sobre la Lectura" de Marcel Proust.
    Creo que te gustará. Bss!!!

    Trecce, no siempre con los clásicos siento que es una apuesta segura. Pero este pequeño ensayo me ha cautivado por completo. Saludos!!

    Oscar, ningún problema...me encantan las discrepancias...no a todo el mundo le tiene que gustar, pero creo que este pequeño libro te gustará. Se llama "Sobre la Lectura" y es de la editorial Centellas. Es simple, y sencillo...Y se nota que admira a Ruskin.
    Tomo nota del libro que recomiendas, para cuando vuelva algún día a Venecia. Esta vez la miraré con ojos diferentes.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. Debo reconocer que no he leído nada de Proust... Tú lo haces parecer apetecible. :-)

    Un beso bajo el árbol

    ResponderEliminar
  9. Me sumo a Elvira, tengo pendiente la lectura "En busca del tiempo perdido" pero no encuentro el momento de empezar.

    Petó

    ResponderEliminar
  10. Entiendo a que te refieres como conversaciones con el libro. A veces "trago" la historia porque me tiene tan enganchada el argumento que necesito saber más y otras voy digeriendo poco a poco aquello que el autor nos está expresando de manera subconsciente incluso. Pero en ocasiones, aparecen temas más o menos transcendentales en los que sin darme cuenta hago un alto en la lectura de la página y me planteo si estoy de acuerdo o no con la afirmación que aparece en el libro, con el punto de vista de uno y otro personaje, contrasto mi experiencia personal con la vivencia de los personajes de la novela o del ponente del artículo. A eso le llamo yo mis conversaciones con el libro.
    Recuerdo que algo que me llamó mucho la atención cuano estudiaba fue descubrir que se aprende conversando con uno mismo, cuando se plantea si sus ideas y valores son correctos o válidos y los vuelve a construir a partir de una nueva referencia o vivencia. No es eso lo que hacemos cuando leemos?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Yo nunca leí a Proust, y siempre lo imaginé como difícil de leer. No lo relacionaría con una lectura sobre el césped en verano.
    Una vez más los prejucios.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Este verano he estado rodeada de compatriotas de Proust y he tenido en las manos este librito pero aún no lo he leído. Ahora reposa en la cabecera de mi cama así que quien sabe... quizá dentro de poco comento alguna cosa. Proust es largo y no es dado a una lectura rápida o entretenida pero cuando lo lees... es tan maravilloso que sobran las palabras. Ya sabes que empecé En busca del tiempo perdido hace una temporada pero al contrario que otros, cuando encuentro una lectura larga y tan bien escrita que me resulta duro pasar de una oración a otra, acabo dejándolo correr. Volveré a él sin duda... pero ahora no es el momento.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Que delicia leer un libro tan bueno y debajo de un árbol, una imagen que me atrapa y me atrae. Buscaré el libro y a ver si encuentro un buen árbol donde sentarme
    Besos
    Emma

    ResponderEliminar
  14. Tus entradas siguen en su línea durante todo el año, son de lo más inspiradoras.
    Últimamente no he podido pasar como me gustaría por tu blog (detenidamente, como suelo saborear el té ;-)
    Encantadora entrada con ese libro sobre la hierba, y muy interesante eso de las conversaciones con los libros, el que más o el que menos tiene sus reflexiones a modo de conversación.
    Proust es un gran desconocido para mí, no creo que lo lea pronto, pero está bien saber algo de él.
    Gracias por acercarme a toda esta cultura.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  15. Cuando tuve a mi hija me leí los tres primeros títulos. Como cantar no es lo mío y era muy chiquitina todavía para contarle cuentos leía en voz alta en su cuarto hasta que se dormía. A veces me quedaba leyendo un buen rato cuando ya se había dormido. Paradójicamente leí muchísimo mientras era un bebé, pues era muy buena y entonces no trabajaba. Me gustaron los tres tomos, aunque Proust es muy minucioso y describe una situación hasta sus últimas consecuencias, hay partes maravillosas que jamás se te borran de la memoria. Recuerdo con especial cariño esta descripción de su abuela que tengo anotada y cada cierto tiempo releo: "Mi abuela, hiciera el tiempo que hiciera, aun en los días en que la lluvia caía firme, [...] se dejaba ver en el jardín, desierto y azotado por la lluvia, levantándose los mechones de cabello gris y desordenado para que su frente se empapara más de la salubridad del viento y del agua." Me encanta! Otra anotación que releo: "Y, alguna vez, entre sus sombras, quedaba sentada a la mesa, una dama rezagada". Y esta otra: "Decían que estaba loca porque no quería salir". Tengo una libreta llena de anotaciones. Necesito un largo invierno sosegado al calor de la chimenea con mi gato Garfield a mis pies para leerme los libros que me quedan de este autor. No es desde luego una lectura de palomitas, no es fácil, pero sí bellísima.

    Gracias por tu maravilloso blog en el que disfruto muchísimo!! Besos!
    Ana.

    ResponderEliminar
  16. Tampoco he leído nada de Proust... son esos huecos que una tiene y que quizás haya que rellenar empezando suave con un libro como el que comentas.

    Y estoy de acuerdo contigo, hay conversación con los libros.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  17. Hola Maria, un objeto fantástico para bibliomanos y bibliofilos, el libro en sí en ese lugar especial....hoy Roberto y yo nos hemos leído en voz alta frente al mar.
    Me haces recuperar como dices esa etapa en la que mi madre decía que yo era : "ya voy ya voy", por que siempre estaba enfrascada con un libro.
    Proust asusta tienes razón, yo me he acercado sólo a partes de su magna obra, y por eso este libro es un acierto, lo buscaré, gracias !!
    Es curioso, ya que he regalado a Roberto uno de los libros que comparan con la obra de En busca del tiempo perdido : Sueño en el Pabellón Rojo....ya veremos.
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  18. Yo también creo que se produce algún tipo de "conversación" entre un libro y nosotros y que, en el caso que comentas de Ruskin y Proust, quizás sí se produjera una amistad real a través de sus escritos, aunque no se llegaran a conocer en persona.

    Me ha gustado muchísimo las reflexiones sobre el tiempo y los personajes: éstos inexistentes pero importantes en nuestras vidas; y el pasado, como parte del presente pero al instante situado como a siglos de distancia...

    Veo que tienes unos excelentes compañeros de espera y un completo equipo de supervivencia en el bolso... SALUDOS!!

    ResponderEliminar
  19. ¡quien pensaría que con Proust se podía pasear en el parque, junto a un árbol y pasar un rato agradable! me apunto el libro mi querida María.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado todo: el lugar, la descripción del momento y también el marcapáginas.

    Proust es uan asignatura pendiente para mí. En la carrera empecé a leer su En busca del tiempo perdido por obligación y, sorprendentemente (suelo coger manía a los libros impuestos) me estaba gustando pero resultó que al final lo cambiaron por otro y tuve que dejarlo. Desde entonces siempre tengo pendiente retomarlo. Algún día, qizá cuyando encuentre un sitio tan bueno como tú.

    ResponderEliminar
  21. Elvira, es de lo más apetecible, este pequeño libro. Y junto la naturaleza tal y como tú la disfrutas, aún más.
    Bss!!

    Susana, creo que si buscamos ese tiempo perdido de Proust querremos más...por lo que comentan todos por aquí debe ser una maravilla.
    Petó

    Guaciamara, si leer nos despierta todo eso que comentas, creo que entonces estamos en buen camino. Mis conversaciones con el libro son a veces diferentes a las tuyas. Creo que a veces me pregunto cosas...no sé...de la vida...y de pronto abro el libro que quizá estoy leyendo, y me siento respondida.
    Y sí, pienso que volvemos a construir una y otra vez, algunas cosas que nos planteamos...no todas, pero sí muchas.
    (me ha gustado mucho tu reflexión, la leí hace tiempo, pero no podía contestar...un placer leerte).
    Un abrazo grande!! -espero que los libros nos sigan haciendo reflexionar así...

    Luciana, no sé del resto de libros de Proust, pero este pequeño relato sobre la lectura, es apetecible en cualquier tiempo y lugar.
    Un abrazo!!

    Little Emily...¡¡Has estado entonces en Francia!! Qué maravilla. Estoy deseando seguir leyendo tus crónicas londinenses y esos libros franceses. Tendré que animarme con Proust, después de lo que estás contando...aunque de momento...estoy leyendo otros que tenía pendientes.
    Un abrazo grande!! (me alegro infinito que estés de nuevo de vuelta).

    Emma, sí...la verdad es que ese árbol tiene un encanto especial para mí. Dejaré de verle este domingo...snif, snif...todo se acaba.
    Un abrazo!!

    Patricia, gracias mil por pasarte por aquí...y sé que el esfuerzo es aún mayor ahora que tienes menos time.
    Este precioso ensayo breve sobre la lectura es una delicia. Y como dice Little Emily, este hombre escribe tan bien, que resulta difícil desprenderse de él. Espero que ambas, en el futuro, leamos más a Proust.
    Besos!!

    La Minomalice, me encanta todo lo que dices. Yo aún no tengo pekes, pero pienso leerles, si es posible...porque cantar tampoco es lo mío. Mil gracias por los fragmentos que has escogido de Proust, el de la abuela dejando que la lluvía caiga sobre ella,...resulta cautivador. Y sí...quizá es lectura de chimenea y un té o café de por medio...¿tal vez para el invierno?
    Un abrazo. (yo también disfruto mucho leyéndote)

    Laura Uve, creo que este pequeño librito te resultará irrestible...A mí ya me han convencido y creo que Proust estará conmigo de nuevo en algún momento del a vida.
    Un abrazo y felices conversaciones con los libros!!

    Maribel...¡¡qué maravilla!! En la playa!!...esos "ya voy" me encantan!!
    Ya me contarás más sobre ese tercio de libros que has leído de Proust y el del Pabellón Rojo. De momento, para un futuro no muy lejano intentaré adentrarme en ese mundo del tiempo perdido.
    Un abrazo grande!!!

    Thorton, qué razón tienes...yo me siento muy amiga de Jane Austen...jejeje...Y de muchas más...
    Y ciertamente, esos personajes que parece inexistentes, cobran vida en mis conversaciones y pensamientos.
    Jajaja...en mi bolso actualmente se pueden encontrar cosas muy sorprendentes. La mini taza aún viaja conmigo. Junto a otro libro, claro.
    Un SALUDO!!

    Ale, ¿quién lo diría, verdad?...Y además estuvimos de lo más agusto. El libro, el árbol y yo.
    Besos mil!!

    Cristina, qué bien verte de nuevo por aquí!! El marcapáginas, es de fabricación "cutre" mía. Era el envoltorio de cartón de una chocolatina belga. Como me gustaban tanto, les hice para marcapáginas de libros pequeños. Son varios y muy variados.
    Creo que este pequeñísimo libro, te gustará...Ya me dices...es un elogio a la lectura y a esos momentos que pasamos con los libros.
    Un abrazo grande!!!

    ResponderEliminar
  22. Tomo nota de este libro, María, y me quedo enganchada en el cuadro de Pitaev Valeriy, mil gracias por descubrirme a este pintor, me encantan los artistas rusos. :)
    Beso.

    ResponderEliminar
  23. Un libro muy sencillo y transparente sobre la lectura. Y el cuadro es increíble, verdad??? No lo conocía yo tampoco. Nada como leer...¡¡lo que se aprende!! (y a veces, lo que se olvida!!) Besos!!

    ResponderEliminar