El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



miércoles, 30 de noviembre de 2011

Diarios, L.Maud Montgomery

   
Charlotettown
Hay escritores que forman parte de tu historia personal, de esa biografía interior que todos llevamos...y forma esa biblioteca que llena nuestros pensamientos. En mi caso, esta escritora, de quién hoy hablo (y que nombro muy amenudo) formó una parte importante de esa biblioteca interior, hace ya muchas lunas. Hoy celebramos su nacimiento. Cumpliría cientro treinta y siete años, y sigue siendo una de las escritoras más conocidas de su país, ha atravesado el océano y es muy conocida y querida, en especial por los japoneses. 
Antes de llegar a Cavendish...En IPE
Desde que conocí de su existencia,...siempre la he seguido la pista. En una ocasión, tendría unos cuantos años menos, compré un ejemplar del National Geographic sólo porque en la portada hablaban de la Isla del Principe Eduardo. La sorpresa vino después, cuando al abrir la revista, había toda una página dedicada a la escritora (que no aparece en el enlace que pongo) y en ella explicaba que muchas personas visitaban la isla, no sólo por su belleza natural, sino por perseguir las huellas de una autora que tantos buenos ratos nos había hecho pasar. Con ella recobré las ganas de leer, de intentar conseguir aquello que una desea, aunque a veces, no se llegue a conseguir. La lectura de sus libros, me llevó a querer saber más por quien era dueña de la pluma. Este año, o

Bookshop en IPE, cerca de lo que queda de la casa
 donde vivía con sus abuelos
quizá el pasado, volvió a ser noticia por la posibilidad de que muriera de un modo distinto al que se pensó en un primer momento. Se especula con su muerte y parece ser que es probable que se hubiese suicidado. Leyendo sus libros nadie lo diría...¿verdad? Ahora algunas noches me acompaña...la leo en sus diarios (muy muy poco a poco...están llenos de fotos en blanco y negro de los lugares que ella solía visitar, donde vivió, fotos de sus viajes, etc...)...y bueno, veo mucho de la autora de los libros en sus personajes...en ocasiones, la veo difuminarse con un pequeño personaje, quizá el menos llamativo...ese que permanece oculto,...aunque veo muchas similitudes con lo que le habría gustado vivir. Lo bueno de escribir es que te permite crear personajes que pueden ser cosas que habrías querido ser o incluso, te puedes esconder detrás de cualquiera...incluso en un objeto, en una carta...

Maud, que así la llamaban -era como le gustaba-, tenía mucho apego a personas que pueden parecer las más alejadas dentro de una familia, como sus primas, y otros familiares a los que a veces, se les siente menos cercanos...ocupaban un lugar muy importante en su vida. El fallecimiento de su abuela le ofreció la libertad de contraer matrimonio con el que había sido su prometido desde hacía años, el Reverendo McDonald. Ella rompió esquemas contrayendo matrimonio a lo que entonces se consideraba una edad avanzada...con treinta y siete  años. Su luna de miel fue especial, ya que cruzó el océano, para visitar a los parientes y ancestros de su marido. Viajo, a Escocia, sin olvidar pasar por el Distrito de los Lagos, y bajar a York y visitar la casa de las hermanas Brontë. Tampoco se olvidó de Shakespeare, aunque en su diario describe que ya está cansada de tanto viaje y que desea regresar pronto a casa... Londres también la impactó...Muchas veces me he preguntado con quién habría coincido en ese 1911...hace ya cien años desde que contrajo matrimonio.


Su vida, por lo que voy descubriendo en su diario, transcurre de lo más tranquila. Es muy similar a la de cualquier mujer de aquella época, con la peculiaridad de que ella era escritora...y tenía un avído interés por la lectura. No dejaba de leer. De aprender... antes de casarse se había preparado muy bien. Fue maestra, escribió para algún que otro periódico, se licenció en literatura y fue también...una sencilla ama de casa. La desgracia se cernió sobre su familia cuando su marido tuvo una enfermedad mental que se inició  con una depresión y luego fue empeorando hasta el punto de no poder contar con su ayuda... De manera, que ella se convirtió en la fuente de ingresos de la familia.

El diario que me acomapaña algunas noches, es el segundo volumen...Lo compré estando allí...en una librería que ahora está cerca de donde vivió con sus abuelos. Está lleno de anecdotas, de descripciones, e incluso nombra los libros que forman parte de su vida en esos momentos. Pero esto lo dejo para cuando presente más formalmente este libro. 

Hay libros, como este del que volveré a hablar una y otra vez...porque como digo al principio, forman parte de esa biblioteca que vive dentro...
 Curioso...nació el mismo día que Mark Twain y él ya tuvo unas palabras para ella y sus libros...le gustaban mucho...

18 comentarios:

  1. Desconocía a esta autora y me ha gustado mucho este post, ha despetado mi interés, asi que me pondré a buscar más información, gracias!!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué barbaridad María! ¡Hay tantos autores que aún no he descubierto! Cada lectura de tu blog es una sorpresa y un nombre más en la lista de pendientes.
    He apuntado tantas cosas para leer en Navidad, en mis vacaciones de libros obligatorios que no sé si me va a dar tiempo pero, ¡habrá que intentarlo! Este año, por fin, podré pasar unos días en casa de mi abuela querida. Los viajes navideños a Madrid suelen durar 24 horas escasas y siempre me da pena no poder quedarme unos días. Yo me crié en casa de mi abuela y ya te imaginarás que la Navidad era una época muy especial. Me hace mucha ilusión volver a sentarme en su sofá, enroscada, con mi libro y enfrente de su árbol de Navidad.
    Un abrazo inmenso guapa.

    ResponderEliminar
  3. Todos tenemos esos autores a los que volvemos de vez en cuando.
    No he leído nada de LM Montgomery. Ana de las Tejas Verdes la conocí de pequeña por una serie de amime japonés, luego ví las películas que me gustaron mucho y que hicieron que descubriera la Isla del Príncipe Eduardo. También he visto algún capítulo de Road to Avonlea, que comparte paisaje y alguno de los personajes de Ana. Saludos

    ResponderEliminar
  4. He disfrutado muchísimo con esta entrada! Esta escritora despierta muchísimo mi curiosidad, por lo que me encantaría leer sus diarios. Están en español? Ojalá que sí, aunque si no lo están los buscaré en inglés e intentaré con mi poquito inglés ir desentrañándolos.

    ResponderEliminar
  5. La pequeña Meg, bienvenida!! No puedo más que decir cosas buenas de ella...es maravillosa...al menos para mí.
    Gracias por comentar!!

    Matilda, estos libros son imprescindibles para ti...Creo que te gustarían muchísimo.
    Qué agustito lo que cuentas de la casa de tu abuela...ya te imagino acurrucada en la mantita, con un té y con mucho amor...y tal vez, leyendo un libro.
    Un abrazo grande!!

    Pilar, yo conocí a Anne, a través de la serie. La echaban al medio día un mes de Septiembre y yo tenía trece años recien cumplidos. Me gustó tanto que busque información y para cuando encontré los libros ya era más mayor, pero me entusiasmaron igualmente. De hecho hoy día los sigo leyendo. Bueno, me refiero a los libros de Anne of Greengables, el resto de libros que escribió no los he leído. Poco a poco.
    La serie animada no me gustó nada...pero la serie tipo película la disfruto muchísimo.
    Espero que algún día leas sus libros y algo de su vida, por lo que te voy conociendo, creo que te gustaría.
    Saludos!!

    Minomalice,...siento decirte que los diarios están en inglés. Aún no han sido traducidos. Pero son maravillosos, porque a pesar de, en mi caso tener un inglés probretón, de alguna manera, el interés, crece...y saber cosas acerca de cómo vivía, hace que intente leerlo y entender más de lo que creía en un principio. Te animo a que los leas, algún día, pero poco a poco...son muy muy largos.
    Un besin grande!! El amor por los gatos que tenía Maud, es increíble. En los diarios salen fotos de ellos :)

    ResponderEliminar
  6. Hola María, aunque he leído los 3 primeros libros, no sabía absolutamente nada de su vida, no puedo creer que hay una posibilidad de que se haya suicidado.
    Eso de casarse tarde me recuerda a Beatrix Potter no???
    Saludos!! :D

    ResponderEliminar
  7. Una escritora totalmente desconocida para mi, gracias a ti ya no tanto.

    Petó

    ResponderEliminar
  8. Es curioso lo que me pasa con esta autora, me encanta sin haber leído nada de ella. Vi en televisión Camino de Avonlea y Ana de las Tejas Verdes, pero me parece increíble que su obra traducida al español esté descatalogada y no la reediten. A ver si alguna editorial se anima y volvemos a ver Ana de las Tejas Verdes o Emily la de Luna Nueva junto con clásicos como Mujercitas y Tom Sawyer.

    ResponderEliminar
  9. Hola Maria, como me gusta lo de tu "biblioteca interior". ¿Qué nos lleva a querer visitar el entorno de aquellos a los que admiramos?. Espero que nos presentes formalmente el libro y los libros que leía, aunque tengo que decir que esta presentación informal me ha gustado, mucho, mucho, mucho!
    Gracias por compartir
    Por cierto, no sé deciros con esta autora, pero hemos encontrado muchas obras descatalogadas (del siglo de oro...) en la web, en universidades americanas, con descargas gratuitas, habrá que probar.
    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  10. No la conozco...:(

    Tomo nota y algún día espero que forme parte también de esa "biblioteca interior" mía.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  11. Yo tampoco la conocía hasta ahora.
    No suelo leer biografías pero gracias a tus entradas quizá me decida a leer alguna de algún autor que me guste mucho. Espero disfrutarlas tanto como tu.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. María, he comprado el primer tomo en IberLibro! Primero he mirado en Amazon, pero no los tenían todos y además son bastante más caros. Recuerdo que uno de mis diarios favoritos, el de Anaïs Nin, lo compré en Iber baratísimo y lo disfruté muchísimo. Primero compré el expulgado y me encantó y pensé que el auténtico, sin censuras, sería mejor. Pero me equivoqué. El expulgado era más literario y más bello porque Anaïs Nin lo escribió para evitar la censura y le echó más imaginación. A mí cuando leo no me importa la realidad tal cual, sino la belleza. El segundo al ser más explícito resultaba más morboso, pero era mucho menos bello. Me desagrada la censura y la condeno, pero reconozco que impulsa en muchas ocasiones a la imaginación a buscar recovecos que resultan a veces sorprendentemente hermosos. Bueeeeeno, cómo me lío, el caso es que estoy muy contenta con haber pedido este primer tomo de L. M. Montgomery. El último empujón para decidirme a pesar de que sea en inglés y sé que voy a ir muy muy lenta, ha sido lo que me has contado de los gatos. Sí, ya sé que podía dar razones más poderosas y razonables, pero, hija, todos tenemos nuestras excentricidades, a mí me encantan los libros y los gatos y ya juntos, una locura! Cómo hubiera disfrutado esta escritora con el libro de Natsume Soseky, SOY UN GATO!!!

    Un beso!
    Ana.

    ResponderEliminar
  13. NO ME OLVIDO DE ESTOS COMENTARIOS DE OTROS DE ENTRADAS ANTERIORES, LOS RESPONDERÉ A MI VUELTA...AUNQUE YA OS HE LEIDO Y ME ENCANTAN VUESTRAS PALABRAS.
    UN ABRAZO!!

    ResponderEliminar
  14. A pesar que la admiro tremendamente, no he leído sus diarios y conozco lo básico de su vida. Lo que sé que me gustaría hacer, es conocer la famosa isla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Tampoco yo he leído ninguno de los libros de L.Maud Montgomery, pero me encantó ver la serie. La Isla del Príncipe Eduardo se convirtió desde entonces en uno de esos lugares maravillosos a los que desearía viajar algún día.

    Preciosa entrada, como siempre.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Pilar, Beatrix Potter se casó más tarde aún. Casí diez años después.
    Te recomiendo los siguientes libros de Anne...no son iguales, pero hay momentos muy buenos. Yo estoy pensando en releerlos de nuevo.
    Yo también estoy sorprendida de la posibilidad de que se haya suicidado, pero no sé...hay quienes también dicen que lo han dicho para dar publicidad. Creo que será difícil saber la verdad, no??
    Bss!!

    Susana, me alegro :)

    Seri, totalmente de acuerdo. Pienso que son clásicos que no deberían estar descatalogados. Los he querido regalar, y me ha sido imposible...la única esperanza que me queda, es que no soy la única que los solicita. Y como bien dices, no sólo los libros de Anne, sino también otros muchos que escribió y que aquí ni nos suenan.
    Un abrazo!!

    Maribel, las versiones que nombras...¿son en inglés, verdad? Bueno, ya me dirás...Y lo de visitar el entorno de la gente que admiramos es totalmente cierto...parece que fabricamos esa necesidad, o al menos nace en mí. De todas formas lo que más me interesó, fue conocer los paisajes que veía en la serie...me parecían maravillosos, y desde luego lo son. Creo que os encantaría descubrirlos, sí aún no habéis estado.
    Un abrazo grande!!

    Laura Uve, son libros juveniles, pero...con mucho transfondo dentro...Desde luego se pueden leer en cualquier momento de la vida. Espero que algún día estén rondando por tu imaginación.
    Bss!!

    Guacimara, tampoco yo soy de biografías...pero siempre hay una primera. De todos modos, pienso, que las biografías ayudan un poco a conocer la literatura y lo que escriben, pero no definen al autor/a. ¿Quién sabe quienes serían ellos/as con otra vida? Quizá buscarían los mismos rincones apartados para escribir???
    ¿Son algunos de sus personajes o lo que les gustaría ser...??
    Besines!!

    La Minomalice, has comprado el primer volumen!! Ya me dirás qué te parece. En mi caso, los voy pidiendo a los Reyes Magos, poco a poco.
    No conozco mucho a Anaïs Ninn...tan sólo de oídas. En mi caso, sí tengo censuras en mi vida...pero no me impiden sentirme libre...son elegidas.
    La foto de los gatos aparece en el segundo volumen de sus diarios, y son en blanco y negro...siento no habertelo dicho antes. Pero los ama mucho, y eso lo disfrutarás en sus lecturas.
    Un abrazo grande!! (me encantan tus comentarios...no los reduzcas)

    Luciana...algún día!! Es muy similar a la serie, no decepciona. Al contario.
    Besos mil!!

    Indira, espero que algún día la visites. Es genial para ir con pekes. Y más, si estos se han leído la obra.
    Un abrazo grande y gracias por leerme y pasar por aquí. Se te echa mucho de menos.

    ResponderEliminar
  17. ¡Cómo he disfrutado esta entrada María!
    a mi me encantaría ir a la Isla del Príncipe Eduardo y recorrer los sitios donde vivió esta autora, cuyos libros descubrí en tu blog y el de Luciana.
    Es por coincidencias, creo, entre el modo de pensar, ser o sentir que hay autores que llegan de una manera tan especial que se vuelven espejos nuestros y se hace una necesidad de conocer el entorno donde ese "gemelo" vivió...
    un beso grande,
    Ale

    ResponderEliminar
  18. Ale, me gusta saber que la has disfrutado...yo también escribiéndola. Espero que algún día visites la isla. Te va a gustar muchísimo!!
    De momento nos conformaremos con sus lecturas, sus diarios...que no es poco, verdad??
    Un beso grande, Ale!!

    ResponderEliminar