El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



domingo, 18 de agosto de 2013

Jardín Botánico Artico-Alpino, en Tromso

Jardín Botánico
Jardín Botánico, Tromso.
Foto: María
No podían faltar las flores en este viaje norteño. La visita al Jardín Botánico, merecía una entrada aparte. Está a unos 70º de latitud...quedando sólo 20º para llegar al Polo Norte geográfico. Aún es mucho pero, aunque teniendo en cuenta que viviendo en España estamos más o menos a 40º...me hacía sentir más cerquita de ese 90º que buscaban los primeros exploradores. El Jardín Botánico es bastante accesible, y se puede ir dando un agradable paseo de casí a una hora desde el centro de Tromso,... en bici, en bus...Está a uno de los lados de la zona almendrada. A pocos metros de la Universidad. La entrada es gratuita para todos/as...y como digo está adjunto a la Universidad. Forma parte de la misma.

Sendero que lleva al Jardín Botánico
Foto: María.
Para llegar a él tienes que avanzar por una pequeña ruta escondida entre los árboles, rocas, etc...Algunas de éstas rocas, convenientemente indicadas con una nota al lado. Sucede lo mismo con algunos de los árboles.

Allí puedes encontrar las flores alpinas más bellas, o incluso toparte con algunas especies que nacen en las islas más cercanas al Polo Norte, donde la vida, llega a ser verdaderamemte algo milagroso.

Durante el invierno el Jardín se encuentra cerrado...pero debajo de la nieve y por entre las rocas, sabes que cuando llegue la primavera norteña, puede que las primulas de varios rincones del mundo, florezcan para darte una bienvenida primaveral en toda regla.

Casita roja, donde están los baños
Foto: María.
El jardín cuenta con sus jardineros,obviamente, y con un director que lleva la composición y diseño del jardín. Puedes encontrarte con algunos de ellos, mientras lo visitas...

Al fondo del jardín, llegando casí al mar...hay una casa roja (los baños) y otra blanca...donde el té y los pasteles te están esperando...Aunque lo más típico es comer "gofres" en forma de corazón, que están en constante producción, para los visitantes. También,en el interior de esa pequeña casita blanca tienes la oportunidad de ver algunos libros...


En la salita interior donde puedes tomar ese té/café...hay un cuadro de una mujer, que según me contó "la chica que hacía los gofres", fue la fundadora de todo aquello...y la que dió el mayor impulso a la Universidad.

Además, aquella casa blanca, fue la suya...y por lo visto, fue una mujer que dedicó su vida a la enseñanza. Me dijo el nombre, pero lo he olvidado...y por más que he buscado en internet algo sobre ella, no he conseguido averiguar nada. Eso si...tengo su retrato y la esta conversación. Algo es algo.

Sin duda, mientras andaba por entre las piedras, me acordé de Elvira, y me dije,... cuánto le gustaría a ella pasear por aquí. Perdona, Elvira, mis fotos no son tan buenas como las tuyas, y no sé el nombre de muchas de las flores...aunque intenté recordarlo. (me estoy leyendo y parece que ese día tuve varios momentos "desmemoriados"). Así que, espero que algún día vayas a Tromso y nos cuentes tú misma, mucho mejor todo ésto de las flores...que a todos nos gustan y que tan poquito sabemos de ellas...

Os dejo con una selección de fotos de las flores que más me han impactado.


Jardín Botánico Tromso
La Amapola Azul del Himalaya
Es la flor que te recibe al llegar al Jardín Botánico




Jardín Botánico Tromso
Allium Amphibolum



No me deja seguir dejando fotos el ordenador...así que os dejo con un vídeo de la BBC que explica de maravilla la zona.


http://www.openfilm.com/videos/botaniske-hage-i-tromso




29 comentarios:

  1. Oooohhhh! ¡Qué maravilla el lugar y tus fotos. Esa amapola azul es divina!!!!

    Mil gracias por compartirlo, María. Un placer. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elvira...si alguna vez vas a Noruega...anota Tromso y su Jardín Botánico entre los lugares imprescindibles.
      Estoy convencida de que te gustará muchísimo...
      ¿¿Viste el vídeo de la BBC?? Merece la pena. Lo muestra tal y como es.
      Un besin enorme!!

      Eliminar
    2. ¡Anotado!!! Ahora mismo me pongo el vídeo. :)

      Eliminar
  2. Yo soy un desastre con plantas y derivados pero me gusta tanto verlos y cuando son en este tipo de jardines más aún!!! Es que es son sitios que hace que me vaya la imaginación a mil por hora.

    Qué bonito es viajar, verdad? la de cosas que uno descubre.

    Besines!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También yo soy bastante desastre con las plantas...pero algunas, se están quedando conmigo. Será que son muy resistentes, jejeje...

      Qué razón tienes...viajar y descubrir parece que van de la mano.
      Un besin enorme!!!

      Eliminar
  3. ¡¡¡¡Qué maravilloso lugar!!!!Gracias por llevarme contigo
    Intentaré preparar un té pronto ,lo prometo
    Un Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Princesa!! Estuviste muy presente conmigo en Tromso...no sabes cuánto!!

      Y me apunto a ese té contigo!!
      Un besin gigante!!

      Eliminar
  4. Todo precioso, María, como todos los sitios que nos descubres. Eso sí, esta vez me perdonarás que me quede con ¡¡los gofres con forma de corazón!! Qué guays :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!!! Riquísimos, verdad?? Por allí suelen gustarles mucho...yo también me apunto a más gofres, de hecho he estado mirando recetas para hacerlos en casa...cuando se acerque un poco más el fresquito.
      Un besin!!!

      Eliminar
  5. Estupendo!!un lugar muy muy agradable... y como premio una buena taza de té. Me parece muy interesante el descubrimiento de esa magnífica mujer que impulsó el proyecto del lugar y de la educación. Gracias, María. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thornton, la verdad es que es precioso y muy agradable....con esa taza de té de premio. Curiosamente allí parece que sólo consumen Twinings...los encontrábamos por todas partes.
      Y la mujer a la que parece que la deben el proyecto tan bonito, aún desconozco su nombre...;)

      Eliminar
  6. Qué lugar tan idílico para pasear y soñar. Y, cómo no, llevar un libro y sentirte rodeada de paz y belleza mientras lees sus pasajes más hermosos.

    Ay, María, casi puedo paladear uno de esos gofres en forma de corazón. Deben de estar deliciosos con una aromática taza de té. Hay seres que convierten sus sueños en realidad y éstos son hermosos y podemos vivirlos en lugares tan bellísimos. Me quedo un ratito más aquí. Y robaré una amapola azul...

    Tu viaje es una delicia. Contigo apunto títulos de libros, pero también de lugares que algún día espero poder visitar. Un besazo enorme, querida María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí...es un lugar para soñar...así que quitate las piedras que te retienen, porque estoy convencida de que te gustará mucho.
      Puedes robar cuantas amapolas azules desees...con la mirada...
      Gracias por venir conmigo. En este lugar no cogí ningún libro, pero en otros, indudablemente si.
      Un besazo gigante!!

      Eliminar
  7. ¡Qué fotos tan bonitas! No sé cuántas veces he soñado con sitios así. Tiene que ser toda una delicia pasear por ahí y probar esos gofres en forma de corazón.

    La amapola azul del Himalaya es preciosa, pero creo que, a pesar de todo, prefiero la roja, y ésa, por suerte, podemos verla cada primavera.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seri, gracias!! La amapola roja es delicada, sencilla y muy especial, pero la azul también lo es. Yo me quedo con la azul del Himalaya!!
      Un besin enorme!!

      Eliminar
  8. Qué bonito María, nosotros no lo vimos, qué pena me ha dado, tiene una pinta buenísima
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kristi, seguro que vosotros vistéis otros lugares que nosotros desconocemos. Nos habría gustado coger un ferry y explorar, o salir más al océano...En fin...por eso eso bueno pensar que eso se deja para otra ocasión.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  9. Querida María. Ya sabes cuánto me gustan tus viajes. Espera intrigada, desde antes de que empezara el verano, conocer el destino de tu escapada estival y bueno, no ha podido gustarme más esta guía que, hasta ahora, has hecho de tus días en una tierra que a mí me llama poderosamente la atención.
    Hoy, te voy a ser sincera, además me parece aún más apetecible porque estoy segura de que allí no sufrirán los aplastantes 40 grados que, por el sur, no nos dan mucha tregua (sé que en la capital tampoco os quedáis cortos, jeje).
    Estoy segura de que en este viaje has visto mucho, mucho más de lo que nos cuentas porque tú eres de esas personas que saben exprimir cada lugar y encontrarle casi todos sus secretos y encantos, pero lo que nos has traído es maravilloso y como siempre, he apuntado en mi cuadernito de viajes deseados muchas de las cosas que nos has contado.
    Nosotros ahora, planeamos, con más ilusión que seguridad de poder hacerla, una escapada al Algarve portugués en octubre. En moto, porque viajar así es diferente y especial, ¿tienes consejos que darme de esa zona? ;)
    No sé si aún te quedan días de descanso, en cualquier caso, disfruta de tus ratos de libros y té y ¿por qué no?, de las calles de Madrid, vacías y sofocantes pero siempre llenas de encanto.
    Como siempre, ha sido un placer leerte, gracias por llevarme lejos con cada una de tus entradas.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Matilda!! Qué ilusión verte por aquí!! La verdad es que pensar en estar allí, con el calor de aquí, refresca...jajaja...
      No creas que exprimo lo mejor de cada lugar...¡¡ya quisiera!! De todos modos, salí satisfecha porque vimos más de lo que habría imaginado en un viaje intenso...no estuve más que dos días en Tromso.
      Vivo alejada de la capital, pero de cuando en cuando transito por lo que eran "calles vacías". Esa sensación en Madrid, hace tiempo que no la tengo. Pero reconozco, que hay menos mucha menos gente.
      El Algarve!! Qué genial!! Pues casí que serás tú quien me tendrá que contar cosillas...solo conozco el pueblecito más cerca a Ayamonte,...y poco más. Pero me han dicho que es una zona muy muy bonita. Y vaís en moto...¡¡qué aventura!!
      Pasarlo muy bien y disfrutar...y sí me quedan vacas, pero pocas...ya veremos donde acabo...
      Un abrazo grande y disfruta mucho del merecido descanso!!

      Eliminar
  10. Me ha gustado mucho tu post, ha de ser fantástico pasear por ese jardín, con esa casita blanca tan ideal... Me encantan las flores, aunque como a Jane se me dan fatal cuidarlas :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rebeca,...la casita era preciosa, coincidió que el día fue azul para disfrutar más de ese jardín.
      A mí también se me dan regulín las flores/plantas...en fin...algún día puede que encontremos el equilibrio al cuidarlas...
      Un besin!!

      Eliminar
  11. Me gustan mucho las flores que crecen en ese tipo de clima, parecen más coloridas y hermosas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luciana, la verdad es que sí...son muy bonitas, seguro que por la Patagonía también hay especies preciosas...(sé que tú eres de otra zona, que también tendrá maravillosas flores:))
      Besines!!

      Eliminar
  12. La cantidad de flores que hay en Noruega por todos los lados es asombroso. Las ventanas de todas las casas, los jardines, los parques.

    No me dio tiempo a visitar ningún Jardín Botánico.

    Otra cosa relevante es la importancia, y su correspondiente reconocimiento, de las mujeres en múltiples aspectos de la vida del país. Por algo es el país de Europa (se lo disputa con Islandia) con un nivel de igualdad más alto.

    Bella esa historia que cuentas.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, es impresionante. Cuando vayas a Tromso no te lo pierdas.
      Aprendí mucho de muchas mujeres nordicas, no solo de quien no recuerdo su nombre y creó las iniciativas para la universidad, sino también otras exploradoras quienes fueron las primeras en conquistar un país difícil en muchos sentidos.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  13. Estoy babeando, María! Estar leyéndote es como estar paseando por ese jardín botánico (un lugar que desde que te conozco, me llama mucho más la atención. Antes jamás habría visitado uno, no era nada sensible a las plantas, la verdad).
    Miro las fotos tan preciosas que has hecho y busco algún troll noruego escondido detrás de algún matorral, vigilando cómo te llevabas las imágenes de sus paisajes en una caja de plástico que los humanos llamamos cámara.
    Gracias, gracias y gracias!! He pasado de tener una tarde de sofá a "pasar" una tarde en Noruega!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvimos la suerte de tener un gran día diurno...por la "noche" empeoró, pero bueno...algo es algo. El jardín es digno de ver por las especies árticas que solo en lugares como aquél puedes disfrutar...Vi otro jardín similar en Suiza, en lo alto de los Alpes.
      Pues...si vas, seguro que te encuentras con algún troll... de esos que quitan el hipo. Lo que pasa es que han tenido mala prensa, pero son infofensivos...eso si...feos son un rato...jajaja.
      Bss!!!

      Eliminar
  14. María:
    ¡pero que flores tan bonitas! y me quedo con la duda de que es un gofre (ya buscaré en google al ratito)
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son preciosas...me habría quedado todo el día allí...Otro besin gordo!!

      Eliminar