El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



domingo, 25 de enero de 2015

Ella siempre viene conmigo en la cartera

En casa, tomando té
Siempre me pasa...de nuevo ella en el camino. Me acompaña en mi cartera de mariposas...Y siempre está dispuesta a salir del bolso para contarme algo...para hacer que quiera mantener una conversación con ella...

¿De quién puedo estar hablando? Celebrando que hoy, hace muchas lunas, vino al mundo...Nuestra querida Virginia Woolf no ha querido olvidarse de ese día, y me espera tomando un té matutino.
Es increíble como un libro tan pequeño tiene tanta miga...tanto que decir...y al mismo tiempo en tan breve espacio.

Pues sí, nuestra conversación sobre el esnobismo terminó esta mañana...mientras nuestras tazas de té se iban disipando.

Para empezar, la recibí con un buen desayuno, uno de esos donde hay un poco de todo...la sorprendí con unas tartaletas de Navidad que aún quedaban en la cocina y que pude calentar al microondas en menos de diez segundos. Ella trajo unas galletas escocesas,...pensó que me gustarían y acertó.

Después de despojarse del abrigo bufanda y gorro...y una vez sentada cómodamente en el salón, saboreando el delicioso sol que entra por la ventana...la pregunté con curiosidad... ¿cuándo habló sobre esto?...parece que se lo pidió una amiga, a quien no podía negarle nada...y menos algo así.
Fue leído un día de casi invierno, en el que acaba de terminar su libro..."Los Años". Un  1 de Diciembre de 1936 en Memoir Club (que se fundó en 1920 y al que pertenecían casi las mismas personas que en Bloomsbury Group).

Virginia cuenta que el Club ya no era el mismo...que a ella le faltaba Lytton,...y tantos sueños nuevos y antiguos...Sus dolores de cabeza la habían dado muy malos días últimamente. Aunque se sentía bien por haber terminado  Los Años, y había vuelto a "Tres guineas"

Pues bien, ¿quién demonios es una o un esnob? Ella lo define con quién NO es un esnob. Y en estas circunstancias hace referencia a personas que ella conocía y sabe a quienes éstos, tenían en su agenda.  Sin que ellos lo mencionaran, los no esnobs, asistían a cenas con figuras importantes del círculo de la aristocracia del momento, pero no alardeaban de ello, y ni si quiera lo contaban. Esto es para ella, lo contrario a un esnob.
Más tarde... pone en el otro lado de la balanza a su hermanastro, quien sí alardeaba de codearse con determinadas personalidades de la sociedad.

En cuanto a si ella es una esnob o no...habrá que descubrirlo por nosotras mismas...Mientras el té avanzaba y casi nuestras tazas pedían que se las llenara más de la tetera...nos miramos y reímos recordando las anécdotas que contaba en aquella tarde de Diciembre. Siempre se ayuda de momentos vividos para describir algo...
Bedford Square
Ilustración adquirida en Persephone Books
Recordaba cuando fue invitada a casa de Lady Margot Oxford, quien además le pidió que fuera Virginia quien escribiera en su epitafio y recordara en la columna del Times que ella era buena escritora, aunque no hubiese podido publicar nada. Le dijo con quien tendría que hablar en el Times, y qué debería escribir...en fin...Pero Virginia se sintió más halagada por el hecho de ser invitada por ella a su casa de Bedford Square. Eso era lo que más le impresionaba.

Indagando, sé que hice fotos en varios viajes a dicha plaza y en concreto a la placa en cuestión. Fue fácil viajar mentalmente a lo pudo haber sido aquella casa, al jardín que tienen en frente y al ambiente que les rodeaba...

Como dato curioso, Virginia me susurró que el marido de Lady Oxford estuvo casado anteriormente, y su hija es abuela de la conocida actriz Helena Bonham Carter...
¿Será este el colmo del esnobismo? ¿Encontrarnos a Virginia y a mí charloteando sobre personajes que el mundo destaca como importantes? Sin duda, si ser esnob es algo similar...tengo que admitir que algo de esto llevo en mi sangre...Es decir...¡¡cómo callarme que estuve desayunando con Virginia Woolf!! Quizá no lo gritaría a los cuatro vientos, o sí... pero seguramente lo mencionaría.

Ella era invitada a muchos eventos...en este pequeño y agradable libro, puedes ver como su amiga Sibyl Colefax, procura hacer cenas en las que se reúna lo más interesante de la sociedad. Como un día le dijo, le gustaba que en sus fiestas, la gente se conociera...Así fue como insistiendo, nuestra joven escritora...se encuentra en una de esas cenas a las que ya no podía poner más excusas...con Arlond Bennett, quien acababa de publicar un artículo criticando Orlando, de Virginia...mientras ella me lo cuenta, sospecho que hay risas entre las comisuras de sus labios...no puede evitar sonreír pensando en dicho momento y encuentro; allí, Sibyl la coloca cerca de él y el espectáculo para el resto de invitados está servido...¿qué le dirá ahora cara a cara nuestro querido Arnold? Y elocuentemente, le dice, que odia sus libros, a lo que ella contesta que no cree que los odie tanto como ella a los suyos...

Desconozco ilustrador/a...pero es preciosa...
Bedford Square, de nuevo
En definitiva...después de viajar de unas casas a otras, se centra en su amiga Sibyl y en lo curiosa que fue su amistad...como podría serlo la de cualquier otra persona...sin ser demasiado explícita, parece querer preguntarse que si cuando dejamos de ver a una persona...¿lo hacemos porque hay otras en ese momento que nos atraen más, ya sea por la curiosidad, por el grado de popularidad, o por otros motivos? ¿Nos inventamos excusas para no acudir a citas, evitando ser sinceros/as? ¿Estamos preparados/as para no ser importantes o populares para otros/as personas? A veces también hay reproches que no nos atrevemos a hacer, o que cuando se hacen...trascienden...en fin...nada como tomar té y hablar con sinceridad...y estar abiertos a lo que nos digan...

Lo que queda claro es que hay momentos en que necesitamos ver a quienes queremos y cuando hay una relación sincera de amistad, dichos encuentros se hacen necesarios como el agua...Virginia no habla de esto así...lo dice de otro modo... Para ella roza el grado más alto del esnobismo, dejar a alguien colgado porque se le ofrezcan planes mejores...A lo cual, alzo mi taza de té...dado que si pasa...o surge algo interesante...lo mínimo es traerte a tu amiga/o contigo, y/o advertirle de que te ha surgido otro plan y no inventarte excusas.

A veces nos gustaría saber si las lágrimas derramadas de alguien hacia otro alguien, son de verdad. Si sentimos lo que hacemos...pero esto sigue quedando oculto...por muchos actos que veamos de los demás, el interior es intimo...nadie tiene acceso a él...y las palabras a veces son esquivas y confusas.

Por eso, me dice Virginia, creando personajes de ficción o basados en personas conocidas, puedes alcanzar a vislumbrar lo que hay dentro de ellos...

Del NewYorker
Finalizando la taza de té...casi apurándola, Virginia se incorpora y respira profundamente...y me dice ¿somos lo que leemos? Quizá si,...por eso a veces nos convertimos en cómplices de los personajes, del escritor o escritora,...
Me despido dandola un gran abrazo (qué poco  acostumbrada está a recibirlos)...sabiendo que los encuentros con ella, aunque siempre breves, son maravillosos.

Leer a Virginia Woolf, siempre resulta renovador y reconfortante...incluso sus diarios, que he ojeado, mientras leía este libro, se desvelan distintos cuanto más conozco de ella...Ahora, este libro, sale de la cartera de mariposas, para volar a otras mentes y rincones...¡¡Felicidades en tu 133 años, Virginia!!

33 comentarios:

  1. Qué delicia de té con Virginia Woolf! He tenido ese libro en las manos en dos ocasiones pero no me acabé de decidir a comprarlo...
    Por lo que explicas, creo que la gente es snob por más motivos que sólo por el hecho de decir que han estado con alguien conocido o importante... Pero me parece interesante su punto de vista.
    Besos y hasta la próxima taza de te... con quien será en la próxima ocasión?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guacimara, gracias mil por venir por aquí. Hacía tiempo que no te veía. El librito es agradable.
      Sin duda la idea que tenemos de ser esnob va más allá,...Virginia lo define y a la vez parece que lo estas viendo y coincides en su definición. A veces las palabras se quedan cortas, porque van más hacia una percepción...hay personas que nos transmiten ser esnobs de una forma irritante y otras que todo lo contrario...y tal vez son más esnobs que las primeras.
      De todas formas, y dado que a veces etiqueto y me equivoco totalmente, lo importante es da oportunidades a las personas...no siempre son lo que parecen.
      Un besin grande

      Eliminar
  2. Qué bien cuentas las cosas, María, de verdad que me ha parecido verte ahí sentada a la mesa con Virginia y me he imaginado la escena perfectamente.
    Es una autora que tengo pendiente: me empecé una vez un libro suyo y creo que no era el momento, tuve que dejarlo. Pero volveré...
    ¡Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja...gracias Halcombe...yo también sentía que estábamos cerca,...en fin...es lo bueno de viajar con la imaginación: que a veces parece más real.
      Espero que vuelvas pronto a sus lecturas y las disfrutes muchísimo.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Una entrada maravillosa. Es mi gran asignatura pendiente y he previsto solucionarlo durante este 2015
    Me ha gustado la toma de contacto que hice hoy en tu casa
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mientras leo, espero que tu encuentro con V.W. sea de tu agrado.
      Un abrazo y mil gracias por venir

      Eliminar
  4. Las preciosas ilustraciones de Bedford Square que has puesto, me trasladan a las novelas de Jane Austen, sobre todo a la de "Persuasión".
    No me extraña que Virginia Woolf se quedara impresionada cuando lady Oxford la invitó. Me hubiera gustado poder ver esas reuniones desde un rincón. Escuchar sus conversaciones. Tu entrada ha hecho que mientras la leía, se detuviera el tiempo.
    Saludos, Maria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dorcas,...si...puede que las calles de Bedford Square se parezcan un poco a Bath, donde se desarrolla parte de la historia de Persuasión.
      Bueno, quizá yo habría preferido un té con la Sra Woolf que con lady Oxford.
      Eso sí...lo de viajar en el tiempo es algo que me encantaría.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Hola María!!! veo que has hecho un cambio de look a tu blog. Muy chulo.
    ¿Sabes? no he leído a Virginia Woolf. Hay tantos autores que me gustaría leer...
    Es genial leerte
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es genial también leerte a ti...lo de Virginia, ya encontrarás tu momento con ella...no hay prisa...
      Un abrazo muy grande

      Eliminar
  6. Preciosa reseña....a mi también me encantaría compartir una tarde de té y libros con Virginia Woolf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir...nos leeremos...y con Virgnia puedes pasar cualquier tarde...ella se presta a cualquier tiempo y lugar.
      Es lo bueno de vivir en los libros...siempre están ahí.
      Nos leemos!!

      Eliminar
  7. Siempre descubriéndome títulos nuevos, este no lo conocía. Sobre ella solo he leído la biografía gráfica de Impedimenta, y de ella Flush. tengo que seguir. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, espero que sigas reuniéndote de cuando en cuando con ella. Los dos libros que has leído son preciosos....guardo muy buenos recuerdos de ambos.
      En especial, la novela gráfica me parece espléndida.
      Besos

      Eliminar
  8. Me has tenido totalmente embelesada leyéndote! Qué bonita, es como si yo hubiese estado en ese encuentro también :-D

    Esta autora tuvo que ser alguien super interesante de conocer y de tratar, yo no he leído muchas cosas suyas y me apetece mucho 'Una habitación propia'.

    Un entrada estupenda, gracias por acercarme más a ella! Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo me pasa leyéndote a ti, bueno...a ambas...a Jane Austen como autora y a ti en tu blog.
      Te recomiendo encarecidamente "Una habitación propia"...tiene más miga de lo que parece...
      Besines enormes.

      Eliminar
  9. Hola María!
    Siempre tuve muchos prejuicios sobre Virginia, motivada por alguna razón que aún desconozco, no me gustaba la imagen que tenía de ella. Y, para colmo, me "molestaba" su final.
    Luego conocí tu blog y me fuiste acercando de otra manera, supongo que hiciste bien las presentaciones, porque cada vez le fui perdiendo más la tirria que le tenía.
    Tiempo más tarde, leí su "biografía" en la novela gráfica que sacó impedimenta y me fui impregnando de su sensibilidad. Algo de que yo pensaba, injustificadamente y sin ninguna prueba, que la señora Wolf no tenía.
    Y ahora vuelvo a encontrarme con ella gracias a Una habitación propia, que descansa en mi mesita de noche también. Virginia tiene la capacidad de hablarte durante un párrafo y dejarte a solas para que tú y tu imaginación voleis a solas, reflexioneis, vivais... Yo me imagino en el estanque desde el que ella escribió el discurso.
    En fin, que me voy por las ramas. Snob? Todos somos muy snobs jaja sobre todo desde que existen las redes sociales. Nos hemos vueltos pseudo-famosos en un petit-comité que son nuestros amigos/conocidos, a los que empachamos con nuestras fotos de lo que comemos, cuando salimos, los viajes que hacemos... Imagínate si ya nos reuniésemos con alguien importante o famoso, estaríamos locos por hacernos un selfie y colgarlo.
    Me ha encantado la entrada! (como siempre) Un abrazo fuerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi María José...idem....también a mí me "molestó" durante un tiempo su final. Quizá estaba medio enfadada, pero luego, cuando la conoces, entiendes...que hay muchos finales, y que el suyo aún no ha llegado. Tal vez sigue navegando por el Thamesis, y sin duda alguna, de cuando en cuando me visita. Está en los libros que despertamos...
      Se me ocurre que a veces hay que guardar más silencios...conocer a alguien y disfrutar de su compañía es sin duda más maravilloso que el encuentro fugaz con alguien famoso, que yo misma también ha lanzado al viento como lo mejor...y no lo fue. Lo mejor es lo que nos pasa a diario con las personas que queremos. También podemos querer a aquellas no que vemos, como a Virginia. Siento que la quiero...
      Después de lo dicho, no sé si llegaría a cumplir eso de no gritar a los cuatro vientos un encuentro fugaz con Colin Firtz. Así que...no sé muy bien si dejaría que esa parte esnob se esfumara.
      Bueno, he de decir que he mantenido encuentros con algunos "famosos" y no he vociferado. En fin...¡¡qué lío!!
      Me quedo con eso de que el esnobismo se queda a veces un rato, y revolotea por nuestra vida...
      Pero lo que da "sal" a nuestra vida, es lo profundo, lo que nos hace vibrar en nuestro interior, y hace crecer una sonrisa en nuestro interior.
      Un abrazo muy muy grande...

      Eliminar
  10. Un librito magnífico, me gusta cuando Woolf se muestra tan cercana y con ganas de bromear. Se ha dado una imagen de ella excesivamente seria, siempre marcada por su enfermedad.

    Te dejo un fragmento que la evoca, está sacado del estupendo libro de NIGEL NICOLSON, Retrato de un matrimonio:

    La recuerdo como una mujer delicada en el sentido tenue de una tela de araña, no en el de médico. La recuerdo como una persona otoñal, de interiores, aunque amaba el verano, que acercaba los finos dedos al fuego mientras elaboraba imágenes, provocativa, deliciosa, que agregaba gestos a las palabras, que se apartaba el cabello de la frente mientras se le ocurría una nueva imagen, que sonreía a menudo y rara vez reía y que nunca rió con algún matiz burlón. La recuerdo en Knole, apoyada en el dintel de alguna puerta, con la mano en la mejilla, contemplativa, gozosa. Instintivamente asumía actitudes que manifestaban claramente su talante y estado de ánimo en ese momento.

    Me ha encantado tu té con ella.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Me encanta, Laura!! Gracias mil por este fragmento de Nigel Nicolson. Me la imagino tal cual. Gracias...sin palabras que añadir.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Parece que cuando alguien menciona, escribe o piensa en el nombre de Virginia Woolf me pitan los oídos. Y así ha sido ahora también.

    Tengo que confesarlo: soy esnob. Sí, lo soy. Porque como sabes, yo soy amigo íntimo de Virginia, como tú (vaya, eres esnob... ¿lo sabías?) Al menos yo siento que lo fui quizá en una vida anterior, o en la otra anterior a esa.
    Cada vez que leo a Virginia, o la veo en alguna foto o pienso en ella, me da la sensación de que yo la conocí, de que siento lo que ella sintió... a lo mejor fui yo Virginia en otra vida (no hay que descartar nada) o alguien muy cercano.

    Es un sentimiento que me ocurre igualmente con Ignacio Aldecoa.

    Pero a lo que íbamos. ¿Somos lo que leemos? Yo creo que lo que leemos es, porque lo leemos. Si no lo leyéramos no existiría. Estaría ahí aguardando, en la oscuridad que debe ser su libro cerrado, a que alguien con curiosidad lo abra y empiece a desentrañar lo que hay dentro de su alma.
    Pero un poco sí, somos lo que leemos. Todo lo que hemos vivido al leer un libro, sus paisajes, sus personajes, sus amores y desamores, al final nos dan una experiencia que conseguimos tener sin levantarnos del sillón (o a veces andando por la calle con cuidado de no chocarnos con ninguna farola... o que nos pille un coche)

    En cuanto has mencionado a Arnold Bennet he ido raudo a mi biblioteca y he sacado de ella "Enterrado en vida" (Impedimenta), libro que me llamó la atención (no sé por qué) cuando lo vi en una de esas librerías que empiezn por f y acaban por nac, y que después de meses pensándolo me lo compré. Un libro divertido y diferente (su título parece tétrico, pero tiene su explicación)

    A mí me gusta Virginia y me gusta Arnold. A lo mejor no fui Virginia entonces. Es más, es posible que fuera Arnold en mi otra vida, y ahora esté intentando reconciliarme con ella, leyéndola, por haberla criticado tan duramente.

    Sea como sea, intentaré comprarme algo de Virginia (no!! no tengo nada suyo!! Todo lo he cogido de la biblio)

    Aunque no escriba estoy aquí, como siempre.

    Un fuerte abrazo, hoy te lo doy a ti y no a Virginia, que ya ha tenido uno tuyo, que vale mucho.

    Iván

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Iván!! Cómo no!! En una entrada con nuestra amiga Woolf, te esperaba.
      Mmm...no recordé el libro "Enterrado en vida", no sé si lo habría leído Virginia,...pero creo que Bennett murió antes que Virginia, por lo que seguramente tuvo noticias del libro. Bueno, los gustos están ahí, y yo creo que debe ser muy divertido el libro. Lo tengo en la lista de espera...que a veces otros, hacen saltos de pértiga y por ello sigue en la lista...pero algún día Bennett y yo nos veremos las caras.
      Tal vez seas Virginia o lo fuiste,...porque no todo lo que se escribe es real. Tal vez ella se retracto con algunas cosas que escribió...eso no lo sabremos nunca. Siento lo mismo acerca de haberme topado con Virginia...va más allá de un sentimiento, creo...verdaderamente que he mantenido encuentros con ella...quizá por las noches viajo sin saberlo.

      La frase de si somos o no lo que leemos, me encanta lo mucho que ha dado de sí. Hay pensamientos y opiniones muy diversas. Rescato eso que dices que si no lo leyéramos no existiría...al igual que si cocinamos algo...se quedaría en nada o moriría si no lo engullimos de una determinada manera...en fin...he pasado de leer a la gastronomía. Sin duda...tengo hambre.

      Nos leemos, Iván!! Saludos mágicos!!!

      Eliminar
  12. He disfrutado mucho leyendo tu encuentro, tu taza de té compartida...
    A todos nos acecha el peligro del snobismo, aunque sea el de creernos lo contrario ;) pero bueno, mientras sepamos reírnos de nosotros mismos creo que no vamos mal.
    Saludos!!
    Thornton.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thornton, muchas gracias,...lo mejor de ser esnob es el sentido del humor que acompaña a lo que leemos y vivimos.
      Y no hay más que encender el televisor para dar cuenta de ello.
      Saludos grandes!!

      Eliminar
  13. Gracias Maria por compartir estos espacios de intimidad con nosotros, por seguir recreando los matices de "la loba". Me has hecho sentir como en la película "Las horas" en la que por momentos no sabía cual era la voz narrativa, la de la Señora Dalloway, la de Virginia, ¿tal vez la de ambas?
    Muchos elementos interesantes en tu entrada para la reflexión, ¿somos lo que leemos? si ¿somos lo que escribimos? seguro. Leemos para encontrar respuestas, escribimos para conocer, conocernos, para entender.
    Es curioso como en la obra de Virginia, siempre de manera consciente he elegido "Al faro" y he evitado "Las olas", me he acercado a su etapa de editora y he sentido la importancia de rodearte de mentes creativas, de talento...

    Me siento culpable al leer sobre dejar de lado a los amigos por "otros más interesantes", siempre leemos en primera persona e interpretamos todo en base a nuestras propias gafas, nuestro momento y estado de ánimo, y el mío es que te visito poco, que tenemos hace mucho pendiente un té y que disfruto enormemente cada vez que visito este espacio.

    Enhorabuena por visita tan ilustre, y gracias por condimentar este "cotilleo" con tantos detalles interesantes y abrir nuestra curiosidad hacia otros libros.
    Un fuerte abrazo ;-)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maribel, cómo me gusta que cites a Virginia como "la loba"...me chifla...
      Tengo, sin duda, una cita pendiente con las novelas de "la loba". Al faro espera tras un cristal de una estantería en la que deseo guardar todas esos libros muy imprescindibles. Al lado están Las Olas en una versión especial que encontré en Inglaterra...
      Pero hablo de los libros y no de lo que contienen que es quizá más importante.
      Siento que son billetes de viaje para trasladarme a otra época.
      Por favor...nada de sentirse culpable por nada...sé que a veces, no se puede venir de visita...y aunque se alarguen nuestros tés...sé que están ahí, esperando para encontrar el mejor momento.
      Un abrazo y sigo viajando mucho con vosotros. Gracias también por vuestro espacio.

      Eliminar
  14. Querida María, aquí estoy de nuevo cargada con mi taza de café y algunas galletas. Mira si comemos pronto aquí que apenas son las dos y ya estoy con el café :)
    Este es el momento que más me gusta aprovechar para visitarte porque se que en tu casa siempre tendrás organizada alguna merienda donde corra el té. En este caso siendo con Virginia es más que una ocasión perfecta. Que belleza de imágenes y de palabras has escogido. Como bien te dicen tu entrada da pie a muchísimas reflexiones ¿somos lo que leemos? ¿que es ser snob? ¿es vital abrir nuestro corazón y nuestro mundo a los demás? En mi caso, estoy convencida de que la persona que soy hoy es fruto de lo que he leído y sobre todo del contacto que he tenido con los que me rodean. Sin el cariño y las enseñanzas de mis acompañantes ficticios y reales no tendría la vida plena que tengo hoy.
    En cuanto al snobismo…se que fue y es uno de los ataques que más se le achacaron a Virginia, pero viendo la vida que tuvo, los ambientes que frecuentó y el bagaje intelectual que amasó desde bien niña…es para mi natural que fuera un poco snob, ¡¿como no serlo?!.
    Ojalá pudiéramos conversar con ella en la vida real para preguntarle tantas cosas; pero bueno me conformo con estas deliciosas visitas que te hace a ti de vez en cuando. Ha sido un verdadero placer estar con vosotras resguardada del frío. Un abrazo muy fuerte mi querida Maria y hasta la próxima apertura de esa cartera de mariposas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi muy querida Marie...mmm...una rica taza de café y galletas...se me hace la boca agua a estas horas. Te escribo con rapidez antes de marcharme a clase. Hoy me tomaría el día libre, pero...en fin...
      Estoy convencida que nos afecta tanto lo que leemos como lo que comemos. ¿A quién dejamos entrar en nuestros pensamientos? ¿Quienes forman parte de nuestras ideas? Sin duda alguna...si leemos...muchos de los personajes formarán parte de nuestra imaginación...y de nuestros sueños no elegidos...
      Ser esnob o no serlo...leyéndo este libro no me queda aún muy claro qué es ser esnob. Sin duda, lo soy en algunos aspectos, a pesar de que su definición tenga miles de matices...
      La verdad es que a mí también me gustaría que lo que cuento sea más real...pero...¿sabes? Creo que lo fue...¿qué es más real, Marie, lo que leemos o lo que vivimos? ¿Alguien que lee, no vive? En fin...¡¡qué filosófica estoy a estas horas!! Será que me mira la comida desde lejos...

      Un abrazo tremendamente grande y no dudes que en breve te haré una visita como se merece tu precioso espacio tras el cristal del ordenador.
      Besos

      Eliminar
  15. Querida María:

    Siempre que leo tus entradas lo hago con una sonrisa en la boca. Es increíble lo preciosas que son tus entradas y todo lo explicas de una manera tan poética, que es una maravilla leerte. Veo que Virginia tiene un lugar muy importante en tu vida. He leído poco de ella y sobre ella. Sin embargo, creo recordar que una vez te comenté que leí sus diarios y me quedé embelesada con ellos. Virginia es una de mis autoras prendientes y espero ponerle remedio en los próximos meses.

    ¡Un abrazo muy grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, gracias, muchísimas gracias...Virginia es muy importante en mi vida, y no lo fue durante un tiempo, porque la tuve en cuarentena al leer su Orlando. Primera novela que me regalaron de ella...pero era adolescente y no entendía mucho por donde iba...en fin...nada como el tiempo para curarnos de esos momentos.

      Sus diarios son maravillosos...y aunque no he leído todo, me gusta de cuando en cuando elegirla como lectura de desayuno (algunos días que puedo, claro). Tampoco yo he leído muchas de sus novelas, así que nos queda Virginia para rato...
      Un abrazo muy muy grande!!

      Eliminar
  16. He pasado por aquí aprovechando un descanso y que mis manos están calientes porque sostienen una humeante taza de té. Aprovechando que hablas de Virginia, y que sé que la conoces bien, me gustaría hacerte una pregunta ¿Qué libro recomendarías de V.W. para un Club de lectura de un buen nivel pero para tener un buen debate en profundidad sobre su figura y obra? ... Como sigo teniendo té, sigo leyendo por su casa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Susana, cómo me gusta que pienses en mí con Virginia Woolf...
      Decirte que no he leído ninguna de sus novelas...salvo Miss Dalloway y Flush hace ya muchas lunas. Pero, si he leído casi todos sus ensayos y algunas fragmentos de sus diarios. Los relatos también me han parecido maravillosos, y también los he leído. Puede que estos os gusten para comenzar...
      Aunque sin duda, me dejaría llevar y empezaría por "Una habitación propia"...Para después "Flush"...o quizá "El lector común".
      A mí me ayuda conocerla, para entrar en una de sus novelas...todas ellas con algo de sí misma.

      Espero que disfrutéis muchísimo de ella...en definitiva cualquiera de sus libros os apasionará. Voy a comenzar en breve Tres Guíneas...que también resulta maravilloso...

      Ya me dirás...que me encantará saber por cual os habéis decantado.
      ¡¡Un abrazo grande, cargado de teina!!

      Eliminar
  17. hola. que hermoso tu blog! es hermosa y tu alma tambien porque se ve reflejada en el, yo tambien la leo. gracias por darle vida con tus lecturas.

    ResponderEliminar