El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



lunes, 29 de febrero de 2016

El libro de las camas de Sylvia Plath y más...

Hace un año le regalé a mi abuela, el libro de las camas...ella siempre se ha estado preguntando, ¿quién fue quien inventó las camas? ¿Sería hombre o mujer? ¿Cómo evolucionaron? Y es que a mi abuela, le encantan las camas. Cuando vi este libro las Navidades pasadas, no pude evitar regalárselo para su cumple...Las ilustraciones son de Quentin Blake y las palabras de Sylvia. En este libro, me encuentro con una Sylvia totalmente desconocida para mí...repleta de sentido del humor, de ganas de vivir y reír tanto, que parece que ama esa vida doméstica que pareció en un momento de su vida, ser destructiva para ella, aquí se encuentra con la belleza escondida en lo cotidiano.

De todas las camas que nombra el libro, me quedo con "la cama de bolsillo", esa que puedes sacar en cualquier instante. No soy de las que se quedan mucho tiempo en la cama...aunque fines de semana de frío, puede que no rechace estar metidita entre franela, olor a vip vaporus, y rodeada de libros que me reconforten...Este invierno, hubo algunos días de esos...días de cama. Lo mejor son los días "de cama" elegidos...no los forzados... en los que te sueles encontrar mal...La cama que se encuentra contigo en días "elegidos de internación" son los que luego te dan energía para otros días en los que apenas "catas" la cama.
La verdad es que pueden tener mil formas, y creo que son más divertidas  si hay niños y niñas, ya que se pueden convertir en cualquier cosa...incluso en camas que vuelan como las de la película de Angela Lansbury..."La Bruja Novata"...¿quién no ha querido que su cama se convierta en un vehículo móvil que te pueda transportar a cualquier rincón del mundo? Nos podemos encontrar con numerosas historias de cama, porque lo mejor del libro son esas camas que no aparecen, pero que se entrecruzan en tu imaginación, mientras lees...

Cuando se lo regalé a mi abuela, decidí que fuera un libro de "camas viajero" y que estuviera con ella donde fuera. No sé donde se quedó, porque le he perdido la pista, (mi abuela sigue viajando por las camas de la familia)...por ello mismo, un día estando en una cama "elefante", de esas con las que puedes ir a cualquier parte, pasé a la librería y adquirí otro ejemplar...


Mientras comía con el librero, hemos estado hablando de los libros y los clientes. Se podrían escribir muchos libros de anécdotas de las librerías...muchos más de los que aparecen...Me contaba que hay "ladrones de libros", aunque bien parece ser que se llaman "ladronas", y ante la pregunta ¿qué libros son los que suelen llevarse", hoy me ha dado una lista bastante interesante..."Una España de mierda", "El corredor del laberinto" un albúm de los mininos y otros libros infantiles que no me he quedado con el título. Si estuviera en su lugar pondría un cartel en la librería..."Libros robados del mes" y escribiría los nombres de los libros, no sé si con el autor,... tal vez con el título bastase...

Me reído mucho con estas y otras anécdotas. Es curioso como las personas no dejamos de hacer cosas sorprendentes. Incluso los libros que desaparecen, son los que menos me imaginaría...Tal vez, nadie se lleve la Iliada, de Homero, o un Oliver Twist, de Dickens, pero sí esos libros jóvenes y prometedores,...tal vez los que menos imaginas que podrían caber en una bolsa, o debajo de la ropa interior. Los libreros, ofrecen ese bálsamo al alma que siempre necesitamos para recobrar la cordura...o para perderla del todo,...depende del libro que escojamos.







Hace poco me hablaron de un libro de barco de vapor muy interesante, "Mi padre quiere casarse con mi madre". A veces hay libros infantiles o juveniles, que te llevan a disfrutar de aventuras sencillas, creíbles, y con mucha más verdad que otras que no son consideradas de novela basada en hechos reales. Esta historia, demuestra, como suele pasar en estos libros, que los adultos muchas veces, estamos lejos de vivir una vida con coherencia. Los protagonistas del libro demuestran como esa toma de decisiones que les afecta, están lejos de ser lo mejor para esas personas pequeñas que tienen que seguirte o adaptarse a las nuevas circunstancias elegidas por adultos. Esta muy bien escrito y las ilustraciones son muy divertidas.  De la autora apenas tengo noticas, salvo que es austriaca y que es algo controvertida, por el contenido que en ocasiones aparece en sus libros. Este libro transcurre en Viena, y el título define muy bien de qué trata. Lo que añado es que hay aventuras, viajes en tren, perros,...y segundas lecturas que hacen que los adultos nos planteemos mejor cuál puede ser el alcance de nuestras decisiones con los menores y cómo hacerles participes de las mismas.  Creo que es un libro para personas más mayores de a quienes van dirigidas. Sin embargo, puede que algunos menores que no estén pasando por el mismo periplo, les resulte divertido.

En cuestión de elección, me quedo con las camas de Sylvia Plath y las que nos inventemos...

El cielo está rojo, y el día que hoy parecía inexistente, está llegando a su fin. Aún queda la noche, con la chimenea y esa camita que nos espera a todos, después del día. Sea como sea ese día,...ella está ahí, y como dice mi abuela...¿¡quién la habrá inventado!? 

14 comentarios:

  1. Hola María: quiero confesarte que estas últimas entradas me parecieron maravillosas.
    De Plath todavía no tuve el gusto de encontrarme. En la biblioteca pública de mi ciudad no hay nada. Tendré que investigar a mis amigos para "robarles" algunos libros, solo por un período, ja.
    Por acá las noches todavía son cálidas aunque las mañanas presentan el fresco de la primavera.
    Saludos y nos seguimos leyendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mario. Es todo un cumplido. A S.Plath hay que saborearla, porque es muy intensa...o a mi me lo parece. En internet puede que haya alguno de ella descargado. Aunque soy de las que leen en papel...no sé si ese es un buen consejo. ¡¡Qué bien!! La Patogonía, tiene que ser maravillosa, vosotros ahora entráis en el otoño...por aquí almendros en flor, y algunos ya echando la hoja. Este año se ha adelantado la primavera...
      ¡¡Nos leemos!!

      Eliminar
  2. Qué agradable!! casi como las camas que describe el libro. Divertidísima entrada!! ...y excelentes recomendaciones también.
    Yo también voto por esa sección en la librería... aunque no creo que a los dueños les guste mucho, porque parece que pueda incitar al robo... aunque sea para colaborar con la sección, solamente, claro, de manera altruista. :)
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thornton, muchas gracias. Es un libro muy divertido y fácil de leer...las ilustraciones son geniales...Parecen que ambos han congeniado a las mil maravillas...
      Robar mejor no, pero dejar un libro en casa durante largo tiempo...(con permiso del dueño del libro), siempre es una maravilla...
      Un abrazo grande

      Eliminar
  3. Que entrañable iniciativa la tuya con este libro regalado a tu abuela María. ¡Y qué original! Me encanta la idea, y te digo más, lo voy a buscar, porque lo describes como un libro lleno de anécdotas divertidas y curiosidades, y estoy deseando leerlo. También le veo muy buena pinta a ese segundo libro que hoy en día trata un tema tan actual, como el de volver a casarse tu padre y tu madre. Un beso muy grande María. (Me busco el libro de las camas, ja ja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Margarita!! Qué alegría, es un libro muy especial, y mi abuela lo disfrutó en su momento. Ahora lo hace vida. Porque ella tiene camas en todos los rincones de la casa...un sofá se puede convertir en una cama plegable...
      el libro de Barco de Vapor es de aventuras. En realidad, es invertir el orden y el aprendizaje de los niños con los padres...Muy curioso.
      Otro beso enorme para ti también.

      Eliminar
  4. He dado un paseíto por tu entrada y lo he pasado muy bien, entre libros y camas y tus comentarios. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elvira, eres un amor. Feliz día!! El libro es maravilloso,...y las ilustraciones se combinan de maravilla. Besos grandes

      Eliminar

  5. En mi Blog posteo sobre libros, películas, psicologia, bebés...

    Pasa cuando puedas.

    https://lamascaradelahechicera.wordpress.com/

    Me gusta mucho tu Blog. :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gerorina, tengo pendiente una visita a tu blog. Besos gordos y feliz día de la mujer.

      Eliminar
  6. El libro de las camas es una delicia, me encantó. El otro no lo conocía. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz día, y gracias. Ambos son libros muy especiales, cada uno a su manera, y en su género.
      Besos gordotes.

      Eliminar
  7. ¿Sabes? Ese libro de Plath... lo regalé (mal regalado). Tiene una historia detrás. En fin. El caso es que antes de (mal) regalarlo, me lo leí, y también me quedé con la cama de bolsillo, por las mismas razones :)

    Me he quedado boquiabierta con los libros que se roban ¡¡!! Aunque si lo pienso, también será que se roban porque no pagarían por esos libros. Yo que sé. Desde luego yo tengo claro los que robaría (los que termino por comprarme, claro).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, gracias por venir, Felicidades en un día como hoy...
      Mal regalar libros...a mí también me ha pasado, y encima que lo pienso mucho. Los libros que se roban no son muy interesantes para ser robados...y como bien dices, yo pagaría por ellos. Ellos me robarán a mí en su lectura. Besos grandes

      Eliminar