El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



sábado, 22 de octubre de 2016

Te dejé ir, Clare Mackintosh

Siempre que hago un viaje en coche y paro a echar gasolina,... no puedo evitar echar un vistazo a los libros que tienen. Y alguna que otra vez, alguno de ellos, termina viajando conmigo. Suelen ser libros de entretenimiento, lecturas ligeras, con poco más que decir que el rato que pasas  leyéndolo.


Y así fue con Te dejé ir. Lo vi en la mesa de libros de la tienda, con muchos otros de amor romántico, pero este parecía distinto, con su portada en verde, y la polilla que quería salir por la ventana...el contenido que transmitía  la contraportada, me dijo que podríamos pasar algunas horas juntos tomando té y viajando con la protagonista al mar galés. Un libro de investigación policial, de intriga,...que te lleva a sentir lo mismo que los protagonistas. Sin embargo, he de decir, que a pesar de que tuve que terminarlo para saber cómo acababa, el libro se me hacía demasiado inverosimil, especialmente en algunos puntos. Esta escrito para llevarlo a la pantalla pequeña y creo que en breve podría ocurrir. No al gran cine, pero si a las películas de media tarde. 
Es un libro  al que dejaré ir,...que permaneció conmigo y que formó parte del momento que vivía cuando lo leí, especialmente, en el viaje de regreso que hice. Ahora, pasados unos días, reconozco que fue una lectura de "deposito de gasolina". Nadie echa de menos la gasolina que echó tal día y recuerda con exactitud el viaje que le permitió hacer. Este libro me llevó al mar, a las tazas de té sin terminar...y a lo inesperado... si, hay un momento que te sorprende, que la historia da un giro insospechado y eso es lo mejor.


Gales...nuestra protagonista, escribía palabras en la
arena de la playa...y las fotografiaba...
También hay partes muy bien escritas, donde disfrutas de llevarlo contigo a los miles de rincones que hay en tu vida diaria: las esperas de autobús, los días que puedes leer desayunando, las noches de infusión y chocolate...en fin...ahí estábamos el libro y yo, y entremedias, unos cuantos protagonistas que alternan para hablar en primera y tercera persona. Formas de ser dentro de la etiqueta del policía o de la victima, historias que se desenlazan poco a poco y en la que sospechas el peor de los finales, pero que incomprensiblemente, en el último momento, todo empieza a encajar...Echaba de menos a la Jessica Flecher de las tardes, en "se ha escrito un crimen",... me habría encantado encontrarme con un personaje así dentro del libro...y no con los incompetentes policías con los que hay más de lo mismo, y que no saben resolver una investigación, a pesar de que se queden horas extras. olvidan preguntas como: ¿Y el padre del menor? ¿Apellidos de soltera? etc...  Aquí el malo es malísimo...sin remisión. Y ahora, hay un SPOILER, como en "durmiendo con su enemigo". Casi parece una historia copiada de esa película, cambiando escenarios y dando un giro distinto a la historia,  porque si no sería igualita.


Así imagino la casa en la que vivió la protagonista
En al costa de Gales.
He leído maravillas del libro, quizá por ese momento en el que la historia da un salto abismal, y la verdad, que reconozco que ese momento es muy bueno y está bien escrito. Sin embargo, lo demás, suena demasiado a algo visto. Me habría gustado que mantuviese la intriga, si pero con menos detalles en los momentos escabrosos, y más inteligencia a la hora de investigar.


Clare Mackintosh, tiene algunas experiencias que la acercan a lo que escribe. Ella fue policía, y conoce bien como funciona una investigación y los muchos errores pequeños que pueden producirse...además de los pocos medios con los que a veces cuenta la policía. Si que es cierto que es un trabajo que abarca muchas experiencias y en el que se tiene que delegar a otros compañeros que no siempre hacen el trabajo del modo que imaginas...eso mezclado con vivencias personales, han hecho un poco de hilo conductor de la historia. Las pegas que le pongo es que conociendo bien todo ese medio, se queda en la vida personal de los policías, y de lo expuestos que están a otras emociones que nada tienen que ver con su trabajo. Como digo, me quedo con Jessica Flecher, una mujer que aunque mezcle algo de su vida personal, no la impide ser una investigadora nata.




Bueno, como dice la autora al final del libro, agradezco  las miles de tazas de té que me trajeron mientras lo leía... (ella dice, mientras escribía) y siento que no haya puntos de gasolina en las que ponga, "deja un libro y coge otro", porque finalmente este libro volará a otras mentes, y pensamientos y se quedará un rato a vivir en otras casas...como esa polilla que aparece en la portada y a la que cuando le abres la ventana sale para visitar otras vidas.


Llueve, y parece que no dejará de hacerlo en varios días. Siento que la tierra lo necesita, de hecho ya tengo hiervas que nacen de nuevo...ahora son suaves y están en proceso de crecimiento...salen verdes para después taparse con las hojas que caen de los árboles. ¡¡Qué bellos colores nos deja el Otoño!! Qué disfrutes de muchas lecturas y del olor a tierra mojada que se queda en el ambiente.

12 comentarios:

  1. Me encantó tu opinión :3. Sobre todo la parte del final, que lo deja a uno de muy buen humor.
    Ya había visto el libro por ahí, y para serte sincero me llama la atención... un poquito. No digo que no lo vaya a leer ahora, pero si no lo veo algún día frente a mí, pues no lo buscaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis. El libro se deja leer muy bien. Y lo cierto es que hay momentos en que se disfruta mucho. Otros, sin embargo, te miras y te preguntas qué haces leyendo un telefilm de media tarde, y encima malucho y previsible. Con esos momentos que te mantienen vigilante hasta el final, porque curiosamente, todo se desenlaza mejor y siempre, en los últimos minutos, sin esperanza ninguna. En fin...eso me quemaba bastante. También lo malísimo que es la persona que es "el malo". Bueno, que tampoco pasa nada por quedarse con él un ratito y disfrutar.
      Qué tengas un feliz día.

      Eliminar
  2. Me gustó mucho tu reseña ¡qué metafórica! Sí, desde luego a este tipo de libros no se les puede pedir mucho más que el mero entretenimiento, quizás por eso no pierdo mi tiempo con este tipo de lecturas "prefabricadas" aunque mentiría si no dijera que de vez en cuando me llaman la atención... en fin, dudo que lo lea pero gracias por tu reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandra, muchas gracias por tus palabras. La verdad, es que leyéndolo también tuve momentos de disfrute. No todo fue malo, como cuento en la entrada. Si, desde luego, hay instantes en los que sientes que estas leyendo un libro ya contado de otro modo, pero no es del todo igual, y lo salvan las tazas de té que también aparecen en el libro y que reconfortan tanto a la protagonista como a ti.
      Buenas lecturas y que pases feliz día.

      Eliminar
  3. ¡Cuánto tiempo hacía que no entraba a visitarte, María! Veo que has cambiado el look del blog y esa bicicleta de tu portada me hace añorar los paseos con la mía. Espero que me desveles un día qué rutas hay para hacer por Alcalá ^^
    Me gusta la idea de intercambio de libros en las gasolineras :)
    Un abrazo,
    Noemí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noemí, ¡¡qué alegría verte por aquí!! ¡¡Hacía mucho tiempo!! Las bicis por Alcalá,...aún suena peligroso, aunque yo lo hacía. Sin embargo, tengo amigos que se reúnen los jueves y van juntos en marcha por las zonas de Alcalá. Creo que es una vez al mes...ya me enteraré mejor cuando decidas venir.
      A mí también me gustaría que hubiese intercambios en gasolineras. Mientras se pueden dejar libros en un banco de la calle...tienen también muy buen efecto
      ¡¡Un abrazo grande!!

      Eliminar
  4. ¡Hola María! Si, supongo que hay libros de los que te enamoras, y otros que son solo una aventura de varios días. Lo del intercambio de libros en la gasolinera está bien pensado. Sabes, aquí en mi ciudad se ha creado un grupo de cazadores de libros, y van dejando libros en los lugares más diversos que son rescatados por otros y viceversa. ¡Es divertido!
    Pero en fin, supongo que al menos fue entretenido, o al menos eso me pasaba a mí con "Se ha escrito un crimen" ja ja. Muchos besos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margarita, me encanta esa iniciativa que se ha creado en tu ciudad...cazadores de libros...mmm, preciosa aventura. El libro tuvo sus momentos, pero no pasará a los anales de mi historia como lectora...y ojalá se hubiera parecido a Se ha escrito un crimen...
      Un abrazo grande y feliz día.

      Eliminar
  5. Me apreció un libro entretenido, pero sí, fácilmente olvidable en mi caso
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ídem...lo suscribo. Hay mejores libros con los que "perderte". Un abrazo

      Eliminar
  6. Pues, sinceramente, pese a que has dicho que es un libro en plan "usar y tirar", a mí me ha llamado la atención.
    PD: menos mal que en mi gasolinera solo hay bollería, porque si hubiera libros no quiero ni pensar qué pasaría, jajaja.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isi, qué bien verte por aquí. Jajaja...cierto es que te mantiene con la intriga y que no es un libro del que te quieras desprender de inmediato, pero...también es cierto que el tema está algo manido y que utiliza giros muy predecibles...aunque uno de ellos merece la pena y es sorprendente...el resto, me recuerda mucho a las peliculas de media tarde. Disfrútalo,...ya me dirás...Un abrazo.

      Eliminar