El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



jueves, 25 de enero de 2018

Penal de Ocaña, Canellada y Virginia Woolf...

Anoche fui al teatro. Penal de Ocaña  es una obra basada en las palabras de un diario de María Josefa Canellada...A mediados del siglo pasado se trataba de un libro (el libro, hoy día descatalogado) que quedó finalista en un premio...no recuerdo si Planeta. El premio lo ganó Carmen Martín Gaite. Y ahí se quedó...el libro y la historia dormida...hasta que vino la dramaturga Ana Zamora para rescatarlo del olvido...y es que se trata de una historia que le toca de cerca...la protagonista y escritora del libro era  su abuela...

Penal de Ocaña. Foto de internet
Después de que ella se fuera a otra vida, Ana, se encontró con el diario que tiene mucha más información que el libro.

Penal de Ocaña es la historia de una vida interrumpida como la de muchas personas en la Guerra Civil. Ana Zamora nos recuerda en la tertulia posterior a la obra, que no se trata de recordar a un bando y a otro, sino de contar la historia de una mujer que estudiaba Humanidades en la Universidad, y que tuvo que dejarlo porque vino la Guerra...que posteriormente, queriendo formar parte del movimiento de su país, decidió no exiliarse y  cuidar a quienes venían heridos...quiso ayudar a reconstruir la vida que se estaba alejando..., y en especial, quiso acompañar a las personas en la hora de su final...

Estuvo un año viviendo ese modo de vida, en la que se entregó por completo, pero... queriendo otros hacer de su cuidado algo político...ella decidió marcharse...porque para ella la lucha ya no tiene un significado igual si viene acompañado de dejar de ver a la persona y mirar el bando al que pertenece...y  la muerte está en todo los lados...

Le preguntamos en el coloquio, después de que Eva Rufo e Isabel (la otra nieta, al piano), nos dejaran  con un final incierto y sin definir...quisimos saber más de María Josefa,...o del nombre ficticio que se creó para ella en el libro y en la obra...quisimos saber qué le pasó...y descubrimos que después de esa horrorosa guerra, se marchó a Portugal a estudiar los sonidos...las palabras, la fonética...pasó el tiempo y como quería seguir perneciendo a su tierra, regresó y siguió estudiando...y fue una mujer increíble...porque a pesar de una vida interrumpida, tuvo la fuerza interior necesaria para seguir transmitiendo que las mujeres de ese momento, no se quedaron quietas...que quizá no utilizaron la violencia para cambiar y transformar el mundo, pero fueron visibles, aunque la historia no nos cuente nada de ellas...

Seguro que todos y todas guardamos recuerdos contados de la guerra por quienes la vivieron. Y seguro que nadie quería que existiera. Pero fue, y no estuvo escrita por manos de mujeres sino de hombres...¿a cuantas mujeres se cita en los libros de historia? Dicen que aún no llegan a ser un 12%...y como diría Virginia Woolf...¿qué hiciste? "Nunca habéis sacudido un imperio ni conducido un ejercito a la batalla. Las obras de Shakespeare no las habéis escrito vosotras ni nunca habéis iniciado una raza de salvajes a las bendiciones de la civilización. ¿Qué excusa tenéis?"(Del libro "Una habitación propia")...desde luego es cierto que sin nosotras nadie habría podido nacer y eso hoy en día sigue siendo así...que poca valoración se le da al cuidado...

En definitiva, nunca quiero que este rincón sea una perorata sobre el sexo dominio y el masculino...Creo que ambos tienen que ir de la mano...que cada persona tiene un crecimiento diferente, y lo bonito es permitir que ese crecimiento exista. La dura realidad es que aún no gozamos de los mismos privilegios por ser de un sexo determinado...y sé que hay muchos hombres que trabajan con nosotras en que esto no sea posible. Si pensamos...¿cuantas mujeres realmente son iguales a los hombre en el mundo? Cierto es que ya se han conseguido muchas cosas, pero aún nuestro trabajo, sigue siendo invisible. Nuestra parcela a lo largo de la historia, fue (y es aún) todo lo relacionado con "el cuidado". Y ciertamente, también hay una parte de falta de impulso nuestro, a la hora de compartir este espacio...parece que estamos cómodas en él...o que le sentimos nuestro...Sin embargo, las Universidades está ahí,...para que seamos ingenieras, astronautas, científicas, etc...Explorar nuevos campos que nos fueron negados en el pasado...Universidades para las que no teníamos llave, y hoy en día, las puertas están abiertas para nosotras. ¿Qué nos pasa? ¿Por qué no entramos en esos campos? ¿Por qué aún, si un pequeño o pequeña se pone malo, somos nosotras las que sentimos que tenemos que quedarnos a cuidarle? Permitir que este espacio sea conquistado por la otra mitad de la sociedad...y seguramente, cuando se comparte, se observa que está peor pagado...que todas y todos necesitaremos ser en algún momento cuidados......y la pobreza sigue siendo feminizada, aunque la realice un hombre.


Virginia Woolf hoy aparece en Google, porque se celebra su 136 cumpleaños....El sábado pasado también estuve en el teatro...y fue como acudir a una de sus muchas conferencias...fue vivir el libro de una habitación propia en primera persona...Me sentí tan estimulada como pudo ser tomar una taza de té. Clara Sanchís, bordó la interpretación de una mujer que aún sigue viva. 
Virginia Woolf y María José Canallada y sus nietas: Ana e Isabel Zamora...y Eva Rufo que la interpreta...todas están ligadas históricamente de algún modo...y todavía no se lee Penal de Ocaña, ni se conoce a las Sin Sombrero...pero sí sabemos de la Generación del 27 y de quienes fueron a las trincheras, y de los libros de hombres que recogen datos de hombres...Aún nos queda mucho que caminar...y todas estas grandes mujeres nos acompañan en este camino...Las redescubrimos, o las rescatamos de los baúles olvidados...pero su historia está ahí...solo hay que dejar que salga...

A mi amigo Miguel le habría encantado ambas obras...Tengo que recordar contárselo cuando le vea...

16 comentarios:

  1. hola Maria ,he pasado un tiempo agradable leyendote tu personaje lleno de fuerza y coraje y un verdadero ejemplo de los que no abuandan y que en el teatro dan vida su emoticionante pssion , te invito a mi nuevo post de horas rotas y espero mis poemas sean de tu agrado , saludos. jr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José Romón, por pasar por aquí. En cuanto pueda, me pasearé por tu blog, con taza de té humeante.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Hola María, como siempre leerte es sumergirse en otro mundo. Me ha encantado leer todo lo que nos has comentado sobre el teatro y sobre Peñal de Ocaña, y por supuesto, ay, Virginia y su Habitación propia...
    Muchos besos amiga :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margarita, es un placer verte por aquí. El libro no lo tengo, pero la obra de teatro es genial, por si tienes oportunidad de ir. Y sí...Woolf paseaba también por entre las sombras del teatro. Fue curioso, porque hacía menos de una semana que había estado por allí.

      Un abrazo enorme, y hoy...con algo de nieve.

      Eliminar
  3. hola! todo un placer leer tu hermoso trabajo, felicitaciones y gracias por compartirlo!! saludosbuhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Buhos, sois geniales...Besos (por cierto, yo no actuaba, imagino que os referís a mi trabajo escribiendo...gracias)

      Eliminar
  4. Qué experiencia acudir a una obra semejante. Gracias por el descubrimiento, desconocía por completo ese diario. Y bueno, yo sí creo que se conoce a las Sin Sombrero, aunque queda mucho por hacer. Las historias van saliendo, afortunadamente. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rocío...para mí también fue un descubrimiento...últimamente me pasa a menudo, pero este fue por excelencia, el mejor. Un abrazo y gracias por asomarte por aquí.
      (Siento decirte, que al lugar que acudí que además, muchas éramos mujeres y presumiblemente feministas, no conocían a las Sin Sombrero...solo siete levantamos la mano). Todavía falta un poco...quizá que se incluya ya en los libros de texto de las escuelas...

      Eliminar
  5. Me ha encantado conocer, gracias a ti, a María Josefa Canellada y su novela Penal de Ocaña, una intelectual tan brillante como desconocida, al menos para mí. Y por supuesto tus anécdotas en el teatro... uff, hace tanto que no voy :(

    Estoy de acuerdo contigo, hay campos del conocimiento fascinantes (como los que citas), que necesitan de las capacidades e inteligencia de la mujer.

    Las palabras de Virgina Woolf son atemporales, siempre hay que adentrarse en ellas y mirar a través de sus ojos.
    Cuídate, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco, gracias. Para mí también fue una sorpresa...aquel día mi corazón se ensanchaba con nuevas personas que formaban parte de un engranaje que desconocía...
      Y sí...Viriginia Woolf es atemporal...pero creo que ella hubiera querido que ese libro....esa habitación propia, fuera un "pasado" y no un presente...Todavía hay gran parte de la humanidad que no considera que las mujeres necesiten de un lugar propio para sí mismas...y que tal vez,...no esté relacionado con la cocina. Y si lo estuviera...que de cuando en cuando aparezcan nuevas "chefs"...porque a mí solo me salen hombres en mi pensamiento.
      Abrazos...hoy con copos de nieve.

      Eliminar
  6. Construir genealogía de la mano de las muchas mujeres que dieron pasos para ser ellas mismas al margen de los estereotipos de género es conocernos mejor a nosotras mismas, desde lo que somos podemos entender mejor lo que ocurrió en el pasado en lugar de verlo desde fuera como si fuera algo exterior y muerto.

    Muy interesante todo lo que cuentas, no conocía a Canellada.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura. ¡¡cómo me gustan tus palabras!! Si...eso de construir genealogía y que además estén tan unidas...es precioso. Fuera de estereotipos que impidan vislumbran lo realmente importante.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  7. Muy interesante todo lo que cuentas, no cocía a Canellada.
    Si a la Woolf, y me encannta.
    Un placer leerte.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maite, me alegra saber que te he dado a conocer a una mujer nueva. Para mí también ha sido un descubrimiento.
      Un abrazo y gracias por pasar por aquí...

      Eliminar
  8. Gracias por ilustrarnos. Me ha gustado mucho la entrada.

    Qué poco nos vemos en el duro invierno! :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por esta visita tan bonita...pues desde luego hace mucho que no nos vemos...aunque hemos pasado por allí....no hemos coincidido...Seguro que en esta primavera nos encontramos!! Un abrazo enorme

      Eliminar

Quienes queráis dejar un comentario aquí, por la LOPD y RGPD, necesitaría que dierais vuestro consentimiento para dejar comentarios. Si no, me veré obligada a eliminarlos, ya que no me queda claro lo que google y blogger transmiten.
Muchas gracias.