De Relatos y Lecturas

Laivi Illustration
 Estamos viviendo un tiempo tan excepcionalmente distinto…Sé que todo el mundo lo sabe, pero desde luego, es un tiempo diferente, con sus días, sus noches, su primavera increíble.... Quién nos iba a decir, que hablaríamos de qué mascarilla llevar, de qué franja horaria es la que nos toca salir, vivir sujetos a horarios estrictos, sed testigos de historias nuevas, reinventarse, buscar la forma de sobrevivir a muchos momentos,…no solo al virus sino también a la forma de subsistir.

Aeppol Illustration
Apenas escribo sobre mi trabajo en este rincón. Sin embargo forma una parte muy especial de mi vida. Y como suele pasar con todo lo bello y apasionante, tiene su lado complejo y difícil. Lo más difícil: el poder equivocarme, ya que trabajo directamente con personas. “No hacer daño” es mi lema de este año, o “hacer el menor daño posible”. No siempre es fácil. Trabajo con la fragilidad humana, con personas que llegan rotas, y heridas, y también forman parte de la red del dolor. Es decir, no por estar rotas serán más comprensivas y benevolentes…y el “no harás daño” a otras personas es subjetivo. Por eso, es tan complejo. Llegan por un motivo común, al lugar donde trabajo. Sin otra alternativa…antes querrían vivir en otro lugar. El motivo común puede ir escondiéndose, para pasar a hablar de otras cosas que les preocupan. No es un hogar en un rincón del mundo con una naturaleza exuberante, ni es un balneario de cuidado, como en el Señor de los Anillos para recuperarte y recomponerte…no…es una casa igual que cualquier otra…Un lugar que podemos llamar “casa”, pero que tiene diferencias sustanciales, como: la organización, las normas de convivencia,  zonas diferenciadas, aparentando ser una casa hogar, pero al mismo tiempo un lugar  para quienes trabajamos allí y que está algo separada de lo que podría ser la propia casa, … en fin, un lugar diferente que parece similar a todos los demás.

Diana P. Illustration
Sin embargo allí viven…mujeres y menores…madres e hijas y también hijos, y son personas extraordinarias. Viven en un espacio que no es tan grande como podríamos pensar, y aprenden a convivir con personas que no han elegido. Vienen de cualquier parte del mundo… 

En este tiempo que vivimos, tratar de sacar lo mejor de nosotras en circunstancias tan excepcionales, es realmente lo extraordinario. Las miro y no paro de pensar en lo maravillosas que son. Viven sin nada o con muy poco, porque el problema económico las persigue y al menos en este tiempo, han aprendido a vivir el día a día con aún menos.  Por eso he organizado un taller de relatos, en los que trato de averiguar como han vivido este tiempo. Qué les ha hecho sobrevivir a los días y noches de confinamiento. Ahora están rescatando esos relatos de vida en los distintos periódicos que leo, y pienso en lo interesante que sería que ellas los describieran.

Mi lugar de trabajo es de estancias breves, por lo que pueden estar solo un tiempo determinado. Sin embargo, esto ha cambiado y ahora pueden estar más tiempo y eso hace que los objetivos cambien. Es difícil para una persona reaprender y desaprender hábitos. Por eso, la resiliencia es tan importante en mi trabajo…y fuera de él, sin duda. 

Lo increíble, para mí al menos es que hay mujeres que están aprendiendo a leer. No me refiero a las letras sino a la comprensión y al estímulo que la lectura te ofrece. 
Desconocida autor/a de ilustración
He escuchado frases como “¿has terminado el libro? ¿Puedes prestármelo?”. Esto me parecía inaudito en este tiempo, sin embargo ahí están los libros y cuentos…a veces la biblioteca pequeña que disponemos allí, (hablamos de una estantería no muy grande) alberga y contiene los libros que no te esperas…como por ejemplo, “El Diario de Ana Frank”, que ha estado en auge estos días… en parte por la similitud de vivir confinados (gracias a Dios no por el odio de un pueblo a otro).
También en esta biblioteca particular te puedes encontrar con Isabel Allendey sus relatos, como “Los Cuentos de Eva Luna”, que han leído y formado parte de la vida de estas personas…También algún que otro libro de “autoayuda” o de espiritualidad, ha rondando por sus habitaciones propias…Virginia Woolf, está presente, pero es de difícil lectura para ellas, por lo que está algo más lejos de sus ojos…También los cuentos para peques y adolescentes, como alguno de Astrid Lindgrensiendo el popular “Los niños de Bullerbyn”, algo menos conocido que Pippi, y muy interesante.
Aliso en la ventana de casa
Ana de las Tejas Verdesha tomado un gran protagonismo también en este tiempo y ha sido como mirar de nuevo todo lo que nos rodea. Una de las adolescentes espera impaciente que les llevemos más libros de la autora y de la protagonista del libro.

En mi caso, he de decir, que me he refugiado en relecturas. También, he adquirido libros de librerías pequeñas,…más bien de mi librería habitual, la cual ha vivido momentos un poco angustiosos…y también libros de segunda mano. Cuidaba mucho eso de que llegaran por correo, y la verdad es que lo he ido haciendo de forma paulatina, para evitar males mayores.

Desayunos
Lecturas que me han acompañado: Ana, siempre en momentos así, y es más, ha sido compartida en un grupo de lectura (ahora virtual)…por lo que aún ha sido más interesante, descubriendo que otras personas llegaban a conocerla…eso me ha colmado de alegría…

También, me acompaña, más en soledad, y he de decir que “en el baño”, Etty Hillesum. Su lectura en este tiempo está siendo de mucha ayuda. El libro se títula, “Un itinerario espiritual”, está escrito también por un jesuita, que entrelaza un poco sus diarios, con sus explicaciones…La leo en el baño, porque me recuerda a lo que ella también hacía. El libro me parece muy actual, a pesar de que las circunstancias que nos rodean sean muy distintas. También estoy con D.E. Stevensony uno de sus libros “Vitoria’s Cottage”. Muy de agustito…y ambientado en una postguerra, en 1949. Un poco viviendo eso de ir a una tienda y no encontrar de todo, como quizá nos ha tocada vivir en este tiempo…salvando mucho las distancias, por su puesto.

Bueno, de los libros que llegaron a casa estos días, os hablaré más adelante. Creo que he sobrecargado mucho esta entrada.

Escribo más que nunca, pero más en la intimidad. Supongo que este año lo necesito así…no obstante, sigo deseando venir aquí y tener un tiempo para este rincón. Visitaros,… saber que estáis bien y disfrutar de vuestros comentarios y lecturas.
La naturaleza este año ha sido espectacular, y cada día vivo una aventura en el lugar que resido. Hoy nos ha visitado una culebra, que no sabemos identificar y nos ha preocupado por Baloo, pero ha sido desconcertantemente obediente y no ha seguido entorpeciendo el viaje del ser que se arrastraba. Al buscar en internet no hemos podido descifrar mucho más, ya que nos dicen que si tiene la mirada alargada tiene veneno en la mordida, pero si sus ojos son redondos es inofensiva. A tanto no hemos llegado, por lo que de momento, actuamos como si fuese peligrosa, especialmente por Baloo.
Las Dalias están en flor, y el cebollino que la rodea también, por lo que vienen muchas mariposas a vernos. También las verbenas, las vincas, la salvia…tenemos flores para rodearnos de seres pequeños que sigan haciendo que la vida germine. Lamentablemente ya tendremos que desbrozar, para evitar que otros seres convivan…aún no tengo mosquiteras y eso me asusta. Por lo que las margaritas se marcharán este fin de semana de nuestro jardín silvestre.

Vivir más intensamente aquí…y si puede ser con menos…más en conexión con la naturaleza y lo que ésta nos ofrece. Cada vez, me gusta más 
vivir en sintonía con lo que nos rodea. Para eso, las lecturas, son imprescindibles. 
Felices viajes y sueños…eso la imaginación nos los sigue regalando…

Comentarios

  1. Hola María.

    Me ha gustado mucho lo que has escrito...

    Yo he leído “El Diario de Ana Frank” y “Los Cuentos de Eva Luna”.

    Un abrazo.

    https://lamascaradelahechicera.wordpress.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que hayas disfrutado de ambas lecturas...son geniales.

      Un abrazo Georgina.

      Eliminar
    2. Por cierto, he intentado dejar un comentario en tu blog, pero no he podido,...no sé me pedía algo de URL pero a pesar de dárselo, no he podido.
      Te dejo lo que he escrito:
      "Hola Georgina, gracias por las visitas que me has hecho a mi blog. Virginia Woolf, es una de mis invitadas predilectas a la hora de tomar té. Y este es uno de los libros más importantes de mi vida.
      No sé si la independencia económica y la habitación propia están relacionadas directamente con la escritura. Sé que disponer de un espacio hace que tengamos medios para escribir, pero...si realmente fuese así las personas más ricas, más escribirían, no? No sé, esto me confunde un poco. Creo que las mujeres hemos tenido menos oportunidades para escribir, pero no hemos dejado de hacerlo. Quizá porque nuestros roles eran otros...y eso si podría ser impedimento...sin embargo, quien necesita escribir...lo hará, aunque sea en una servilleta de un bar...no crees?

      Bueno, buen día y espero que estés bien.

      Un abrazo."

      Eliminar
  2. ¡Mi querida María! Cómo me gusta leerte y hoy me ha encantado de forma muy especial esta entrada contándonos cosas muy tuyas, compartiendo algunas vivencias de ese lugar donde trabajas, que por lo que cuentas es una especie de centro de acogida. Ayudar a los demás es algo maravilloso que además te ayuda a sentirte bien contigo misma y trabajar así, rodeada de gente que necesita ayuda debe de ser muy gratificante. Es genial que estén "aprendiendo" a leer, la lectura puede resultar tan terapéutica..., en todos los sentidos. Ya sabes donde trabajo y he pensado que igual podrían venirte bien libros que a veces la gente nos dona, si es así ponte en contacto conmigo para saberlo en un futuro
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marian por tu comentario. Si, mi lugar de trabajo es un poco eso que cuentas...y no siempre ayudo a los demás...al menos espero servir de acompañamiento en sus vidas, y que no sea irreparable si me equivoco...Por lo demás, y siempre se dice, siempre se recibe más que se da cuando se trabaja con personas.
      Me vendrían genial libros donados. Porque cada vez nuestra biblioteca es más pequeña...Muchas gracias por ofrecerte. Hablamos para ver cómo en un futuro.

      Un abrazo muy grande y gracias mil por venir por aquí.

      Eliminar
  3. Hola, María.
    Qué post tan precioso; me ha encantado saber de tu trabajo y cómo la literatura ha hecho más llevadera la estancia, quizás la vida misma, a estas personas que necesitan ayuda. Sobre todo porque es verdad que hay lecturas que nos acercan a nosotros mismos, a situaciones que estamos viviendo y ante las que nos sentimos pequeñitos y asustados. En fin, saber que no estamos solos es muy importante.
    En cuanto a la primavera... yo vivo en un piso y me la he perdido casi toda, aunque tengo dos terrazas bastante apañadas para estar un poco al aire libre. Eso sí, ahora salgo en los paseos a primera hora de la mañana con mi cámara para capturar todas las flores que puedo desde ahora hasta que se termine la primavera y desaparezcan... las echaba tanto de menos.
    Un fuerte abrazo. Isi.

    ResponderEliminar
  4. Hola!

    Muchas gracias por el trabajo que haces, es muy bonito disfrutar ayudando a personas que lo necesitan. Hay muchos relatos alli, que probablemente ni ellas mismas conozcan ni nadie se haya interesado en averiguar.

    Sí es cierto que somos privilegiados porque en la zona en la que vivimos podemos disfrutar de la primavera sin apenas salir de casa. Yo culebras aún no he visto, pero el otro día nos visitó una Gran Pavón, la mariposa más grande de Europa. Además también nos hemos hecho expertos en aves, y estos días se distinguen gorriones, golondrinas, abejarucos, aviones, mirlos (hemos tenido polluelos en nuestro jardín), pardillos, pinzones, carboneros... Así que el próximo paseo nos podremos enseñar muchas cosas, jeje.

    Todavía hasta finales de mes estamos algo liados con trabajos y exámenes de la universidad, pero ya queda menos.

    Tienes el jardín muy bonito y unas flores muy chulas en la ventana, y a Baloo muy grande y juguetón!

    Un beso a los tres.
    Ana, Sergio y Loba.

    ResponderEliminar
  5. Hola María.

    Para comentar en mi Blog no necesitas iniciar seción en Google. Clica en: Introduce aquí tu comentario y pones tu correo electronico, tu nombre y tu web. Despues clica en Publicar comentario.

    Espero que puedas comentarme.

    ResponderEliminar
  6. Querida María
    Poder volver a visitarte leerte y pasar un rato en tu mundo ha sido un placer para mí
    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Hola María!!!
    Tienes un gran trabajo, y me gusta que te sirvas de la lectura para echar una manos a estas mujeres y sus familias.
    Durante este confinamiento, he sido incapaz de concentrarme en la lectura, apenas he leído.
    ¡Qué suerte tienes de vivir en plena naturaleza!! Nosotros no hemos podido ir todavía a la casa de la sierra, y no creo que podamos plantar el huerto este verano!!
    Te has acompañado de muy buenas lecturas.
    Abrazosssss

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué bien volver a leerte, María! Me ha gustado mucho cómo nos has descrito el lugar en el que trabajas y esa pequeña biblioteca que tenéis. ¿Aceptáis donaciones?
    Un abrazo,
    Noemí.

    ResponderEliminar
  9. Hola, María! Un placer leer tus entradas. Son increíbles los momentos que un buen libro puede regalarnos... Me llena de alegría que en momentos así haya personas que están descubriéndose lectoras. Por mi parte, estoy recuperando mi ritmo de lectura habitual después de un tiempo de bloqueo mental/emocional. Saludos, que estés muy bien!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Quienes queráis dejar un comentario aquí, por la LOPD y RGPD, necesitaría que dierais vuestro consentimiento para dejar comentarios. Si no, me veré obligada a eliminarlos, ya que no me queda claro lo que google y blogger transmiten.
Muchas gracias.

Entradas populares