El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



viernes, 10 de octubre de 2008

"El Reino de las mujeres" (Chéjov)





A Antón Pávlovich Chéjov, al menos mi caso, hay que leerle junto a una taza humeante de té caliente (en este caso un wedding white tea, riquísimo), en un día que no se sabe si lloverá o no. Entre esos claros oscuros que aparecen en el cielo, que te invitan a sentarse en buen sillón o butacón de lectura y dejarte embriagar por las palabras del finales del siglo XIX, donde un contemporáneo de Dostoievski, de Gorki, de Tolstoi (quién admiraba a Chéjov por escribir acerca de lo cotidiano, con brevedad y desde una perspectiva optimista), y a quién imagino que se sentaba a escribir relatos, cuentos...e inventaba personajes tan interesantes como el de nuestra protagonista.
Era un amante de los "espacios cortos" como este relato de la editorial "el rey lear" donde una mujer, Anna Akimovna, una mujer que ha de hacerse cargo, tras la muerte de su padre, de dirigir una fábrica. Es un personaje que se encuentra en una difícil posición. Debe tomar varias decisiones teniendo en cuenta que ha de hacer lo que se espera de ella...y además no traicionarse "demasiado" a sí misma. Algunas de estas decisiones pertenecen a su trabajo, otras a los obreros que allí trabajan y muy especialmente, hay otras, a su vida personal. Anna se siente cercana a las realidades de esas personas que trabajan ahora para ella. Ha de pensar si vuelve a contratar a Chalicov, si las familias que dependen de sus trabajadores están bien...sí se puede permitir dar rienda suelta a sus sentimientos y enamorarse de Pímenov (un obrero de la fábrica)...

Desde luego leer a Chéjov, siempre es un encuentro agradable.

9 comentarios:

  1. María, no he leído nada de Chéjov, pero tengo ese té que comentas y estoy de acuerdo: una delicia. No sólo por el sabor, sino por la presentación, etc.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo Cristina,...completamente de acuerdo, me lo regaló por nuestro aniversario, mi compañero de viajes, y estoy más enamorada de él si cabe.

    A tod@s: disculpad últimamente escribo rápido y veo que estoy cometiendo muchas faltas de ortografía y de contexto. Debe ser que ando algo estresada y las montañas ya no están tan cerca...

    ResponderEliminar
  3. DE los rusos Chejov es mi cuenta pendiente y un ítem más a mi larga lista de escritores imprescindibles.
    La verdad es que necesitaria, al menos 7 vidas para leer todo lo que anoto.

    saludos

    ResponderEliminar
  4. El otro día fuí a coger a la biblioteca el anterior libro, porque me apetecía mucho una obra de teatro, pero como no he terminado el que tengo entre manos, no he podido leerme el que nos recomendastes en la anterior entrada, no me ha dado tiempo a comentar lo que me parecía y ahora apareces con otro que tiene una pinta super adecuada con el día de hoy. Un cafecito o un té (earl grey) con un buen libro, para después comentarlo contigo. Muchos besitos

    ResponderEliminar
  5. Mariano, yo también necesito...al menos, unas cuantas vidas más para leer todo lo que desearía...sin contar con los libros que quiero releer. Saludos!!

    Earl grey, está en Diógenes...besos grandullones

    ResponderEliminar
  6. A mi Chejov me gusta mucho, me gusta su cariño por los personajes. El cuento la dama del perrito es notable. De las obras de teatro me quedo con el jardín de los cerezos.
    Ideal para leerlo en estos dias de calor.
    ¿Que tè me recomiendas para la primavera?

    ResponderEliminar
  7. Completamente de acuerdo contigo, María, salvo en que a Chéjov hay que leerlo con una taza de té a mano. Prefiero hacerlo con un buen bourbon, o en su defecto con un escocés, siempre con hielo.
    Inmenso Chéjov. Y a mano, también, los cuentos de Gogol. Y un poco más allá, Pushkin. Poco se ha escrito, a pesar de todo, del benéfico influjo de estos rusos maravillosos en la literatura universal. Para mí, incluso por encima de Tolstoi y Dostoieski. Por no hablar de algún otro como Arkady Averchenko (publicados sus cuentos hace muchos, muchos años, en la colección Austral).
    JL

    ResponderEliminar
  8. Leo, coincido en el cariño que tienen Chejov con sus personajes...
    La primavera...Ay!! los días más largos, un tiempo mejor...no sé, en esa época a mi me encantan las lecturas más ligeras. Y los cuentos o libros de relatos son los que más me apetece leer.

    J.L., entiendo lo que dices...lo del té/café cambiarlo por un burbon...yo como mucho llego al rosado y al tinto (y el baylis, que me gusta por su sabor de chocolate)...nada fuerte como ves.
    Me apunto Arkady, no he leído nada de él.

    ResponderEliminar