El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



martes, 26 de mayo de 2009

Reencuentro con viejas palabras

Tengo unos cuantos problemas con los ordenadores...y digo ordenadores, porque últimamente parece que los toco y se quedan hechizados...no puedo abrir correos, apenas veo el blog, en fin...en esas andamos. Por eso no he contestado ni dejado mensajes en otros blogs...lo siento.

Estoy pasando un par de días en casa de mis padres y no hay nada mejor, que antes de irme a dormir ...revolver un poquito algún que otro baúl, cajón o armario...y rebuscar entre los jabones olor a lavanda...y allí estaba...un viejo diario que escribí cuando era mi último curso de EGB.
Me sentí como abriendo la caja de Pandora y dejando escapar, sueños, palabras, recuerdos...
De manera que me estuve riendo hasta altas horas de la noche...
Ya me advirtieron que aunque me diera vergüenza, no rompiera aquellas hojas que entonces escribía toda apasionada, pero que ahora causan en mí distintas sensaciones. Qué razón tenía aquel profesor.
Y al mismo tiempo caía en la cuenta de que las cosas que pensaba que me importaban tanto entonces y creí que nunca iban a ser desveladas,...ayer...(sin ir más lejos) las estuve leyendo en voz alta y con toda la tranquilidad del mundo (eso sí...algo colorada), pero... ¡¡para qué vivimos si no es para reírnos de nosotras mismas!!

Me sentía algo extraña descubriendo aquella chica de unos trece años, para mí ahora algo desconocida que relataba lo que la ocurría a su alrededor de un modo tan singular. De repente hubo palabras que volvieron a cobrar significado dentro de mí. Recordé momentos que había olvidado por completo...aunque hay que admitir que otros...se han borrado de mi memoria del todo, mientras en el diario añadía la coletilla de "nunca lo olvidaré".
Lo más curioso es que hay nombres de personas que pasaron por aquellas páginas con quienes vivía momentos inolvidables y aún siguen estando de continúo en mi vida, y en cambio otras...que creí que seguirían...se han marchado...
El diario también viajaba, por lo que ha estado en los lugares en los que solía veranear, y uno de ellos muy importante para mí, era el pueblo de mis abuelos. Allí pasaba unos veranos inolvidables...
¡¡Qué bueno es tener un lugar donde guardar recuerdos y de vez en cuando dejarlos escapar!!
Ni que decir tiene que el diario no venía sólo...le acompañaban fotos, tikets de cine, pétalos de rosa, cartas, notas,...en fin... La portada es de Betty Boop, nada que ver con los cuadernos que utilizo ahora.
Además...parece ser que el diario lo continué de forma anual, porque me debía de darme lástima...y aunque tuve otros cuadernos, en este fui dejando hojas sueltas con las experiencias vividas durante ese año. La última de esas hojas "añadidas" fue hace más de diez años. Hoy debido al reencuentro he dejado otra hoja escrita...con una letra totalmente distinta a la que tenía por aquel entonces...la primera vez que escribía en él.

La primera ilustración es de Rackham Athur "Caja de Pandora" y la segunda es de una especie de diario, de Leys Gemma.
Hoy hace un año que mi abuelo se marchó... para hacer el gran viaje...quizá por ello me ha dado por mirar en "los recuerdos"...


26 comentarios:

  1. Es como viajar en una máquina del tiempo ¿verdad? y ver a quien eras en aquel entonces...que te parece tan diferente hoy porque la ves con los ojos de la experiencia que te han dado los años.

    Pero ahhh, bien dice el dicho que recordar es volver a vivir...

    Y creo que tú María querida, eres sabia porque sabes reirte de tí misma.

    Recibe un abrazo con cariño,
    Ale.

    ResponderEliminar
  2. Qué buen hallazgo, sobre todo reenccontrarse con la voz de la chica que fuiste, los dibujos, gustos, formas del pasado.
    Yo recuerdo haber tenido una agenda año 80 color verde con señalador de raso colorado.

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Me has transportado completamente a mis propios veranos en el pueblo de mis abuelos. A los trece años justamente llevaba también un diario que no era más que una libreta cualquiera (muy adornada).
    Lo rompi tiempo después... :(
    Lo que disfrutaría en este momento si lo tuviera en mis manos.

    Preciosa historia, María.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bonita entrada! Ya sabes que también soy muy nostálgica :-)
    También conservo los diarios del pasado. El primero me lo regalaron cuando tenía 7 años. La mitad cuenta cosas de EGB (lo cierto es que no escribí demasiado aquellos años) y al final hay algo del instituto. Tengo otro que me regalaron a los 13 años, donde escribí durante el 91-93. En el 94 me regalaron otro nuevo que casi no dejaba pasar ni un día sin escribir mis ideas locas de adolescente (hay que ver cómo bullían las hormonas por aquel entonces, jeje).Y más tarde empecé un libro con hojas de colores en blanco.
    ¿Escribes todavía un diario? El blog es un poco como eso, ¿no? ¡Y además te contesta! Bueno, yo tengo un diario de sueños. Va muy bien para luego escribir historias ;-)
    Desde que era pequeña ya sabía que de mayor me encantaría volver al pasado y me grababa en cinta contando cosas de la infancia para escucharlas en un futuro. Es un poco como viajar en el tiempo, ¿no?
    Siento lo de tu abuelo.
    Un abrazo,
    Tanakil.

    ResponderEliminar
  5. Ay María, los duendes informaticos.A mi, hay gente que me dice que no puede entrar en mi blog o no puede dejar comentarios porque se les vuelve loco el ordenador.Espero que sea temporal y pase pronto.
    Yo tambien escribia un diario que anda escondido en casa de mis padres...

    ResponderEliminar
  6. Yo nunca fui capaz de llevar un diario... Pero cuando encuentro trozos de cosas que escribía tienes razón que es una sensación rara, como leer algo de otra persona y al mismo tiempo tuyo.

    A mí me llama mucho la atención algo similar a lo que comentas y es que cuando eras, por ejemplo, adolescente y lo que fuera te parecía importantísimo odiabas que te dijeran que dentro de unos años se te habría olvidado o te importaría poco (era muy molesto que dijeran eso). Y ahora es cierto, resulta increíble que le dieras importancia a algunas cosas pero al mismo tiempo a veces "conectas" con lo que pensabas en el momento y lo ves tan claramente que al mismo tiempo no te importa y te importa... No sé, es complicado, ¿no?

    ResponderEliminar
  7. Es muy sano mirar al pasado y observar quien eras.La vida te va perfilando y en la mayoria de las ocasiones no es para mejor.Por ese motivo leer tu diario, ver fotos e incluso encontrarte con viejos amigos, te refresca y te da energía para reafirmarte como persona.
    Que importantes son los abuelos, te trasmiten las experiencias que los padres no se atreven,el mío se fue hace 12 años y aún espero encontrarlo en el salón de mis padres.

    ResponderEliminar
  8. De pequeño me encantaba buscar tesoros en la casa de mis abuelos. Yo la llamaba "la casa vieja". Ya no estaba habitada y el polvo se iba acumulando sobre sus muebles antiguos. Ahora que lo pienso, una parte importante de la historia que conozco de mis abuelos, de mi padre... salío de aquellos armarios y cajones. Fotos, cartas, objetos...

    He disfrutado mucho con tu entrada. Gracias.

    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  9. María, quería solo saludarte.Estoy igual que tú, hace dos días y por las obras que hay en mi pueblo no tengo conexion telefónica.He venido de "prestado " a la biblioteca .Un beso muy muy fuert!

    ResponderEliminar
  10. María, que curioso, ciertamente mientras somos más jóvenes le damos más importancia a la gente en nuestras vidas, luego con los años nos damos cuenta que vienen y se van.

    Salud

    ResponderEliminar
  11. Ale, es cierto...es como la máquina del tiempo...totalmente me encontré con alguien que había olvidado.
    La verdad es que si la sabiduría se valorase por la risa, sería muy sabia...tengo una boca grande para admitir buenas carcajadas.
    Gracias y un abrazo muy cariñoso!!

    Mariano, pues tu agenda prometía!! Menos mal que no puedo escuchar mi voz de los trece años, creo que me asustaría...jaja.
    Saludos

    Andrómeda, la verdad es que esta libreta-cuaderno-diario (que yo inventé que fuera un diario, no venia puesto en la portada) está algo estropeada y es que intenté deshacerme de él. Por aquello del sentido del ridiculo. Pero no lo hice...y de ahí las risas.
    Besos grandes!!

    Tanakil, que pronto empezaste a escribir!! Lo de grabar lo hice algún verano, pero para regalarselo a mis amigas...y ellas a mí...(las cintas no tienen desperdicio) tengo que buscarlas para echarme otras risas (esta vez con quienes fuimos protagonistas). De cuando en cuando escribo...pero no como si fuera un diario...es cuando lo necesito.
    Y sí, el blog es un lugar para almacenar recuerdos buenísimos, y además te contesta, como tú dices...
    Gracias por lo de mi abuelo
    Un abrazote grande!!

    B, acabo de intentar meterme en tu blog, para ver lo que me habías contestado y me sale una pantalla diciéndome: que no puede continuar y que lo acepte...en fin...espero que lo soluciones pronto. Quería dejarte algún mensajillo. Ayer lo hice desde el ordenador de mi hermano y me dejó.
    Besos y suerte!!!

    Cristina, qué razón tienes...eso de que te digan que lo que importa entonces, después no será así, molesta un poco. Y lo peor es que yo a veces...lo digo...en fin...Pero la inocencia de aquellos años, a pesar de lo "gamberrilla" que parecía, me dice que en esta vida, todo tiene un momento. Entonces no lo sabía. Y esos trozos tuyos que escribías...eran acerca de lo que leías?? Te imagino devorando libros...ya desde muy joven.
    Besos!!

    Mar, leerse después de un tiempo tan largo...despierta miles de sensaciones. Y quizá, te encuentres más a ti misma, puede ser...
    Los abuelos son siempre muy importantes, si los vives y disfrutas. Y eso nadie lo puede borrar. Ni si quiera el tiempo, se ha quedado escrito en la vida.
    Espero que no te le encuentres en el salón de tus padres, sino...menudo susto.
    Saludos!!

    Thorton, idem...aunque no sé, no sé...seguro que aparecieron algunos "clics de playmobil" inolvidables por aquellos rincones de aquella casa vieja, verdad?? ¿quién no los ha disfrutado?
    Saludos!!

    Marci, otro beso fuerte para ti, espero que pronto te conecten...y gracias por pasar.

    Lane, bueno...algunas personas lamentas que se hayan marchado...por diversas circunstancias, otras está bien que estemos o estén de paso y...las que se quedan, merece mucho la pena saber que están ahí...para lo que necesites, cuando necesites.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  12. María, sí, empecé a escribir historias casi en cuanto aprendí a escribir;-) Todavía conservo en un campersano mis primeros relatos (con unos 7 u 8 años)y curiosamente en uno de ellos los protagonistas son los gatos, jeje.

    Yo también grababa cintas con mis amigas cuando venían a casa y nos inventábamos pequeñas representaciones de ciencia-ficción. Alucinaba mucho cuando era niña.
    Un saludo,
    Tanakil.

    ResponderEliminar
  13. Querida María, me veo reflejada en tí con lo que cuentas pero con una salvedad, que yo lo rompí hace años que no sabes cuanto lo he sentido....Guárdalo como un pequeño tesoro, amálo como a tus ojos porque es una parte de tu historia vivida, vibrante y expléndida...El atesora momentos inolvidablles que hoy te encanta recordar....Gracias María, por recordarme algo que yo he vivido y que por desgracia rompí y hoy me arrepiento.
    Me preguntas por el pueblecito de mi entrada y se llama Puy l'Eveque. Son pueblecitos medievales muy perdidos pero con un encanto especial. Seguiré con más entradas sobre Francia, a la que adoro y admiro. Un fuerte abrazo.Angela

    ResponderEliminar
  14. Hola hoy es la primera vez que te leo y me encanta tu blog. Es un blog muy aogedor y especial. A partir de hoy de lectura diaria. Me has hecho recordar mi época de diario adolescente aunque todavía hoy escribo aunque no diario. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Que post más bonito y qué bonitos comentarios también! Creo que la mayoría hemos coincidido en que escribimos,o hemos escrito un diario, el mío que me regalaron con 12 años lo conservo en casa de mi madre. Desde aquel momento ya nunca dejé de escribir, tras el diario vinieron las libretas con hojas en blanco porque me dí cuenta de que necesitaba más espacio,no sólo para escribir, sino para hacer mis dibujos, pegar flores, entradas de teatro, incluso tengo pegado el confetti de una fiesta que ya no recuerdo pero de la que que conservo un muy grato recuerdo.
    Últimamente tengo un poco abandonada mi libreta pero siempre recurro a ella tarde o temprano, me gustaría un día poder leérselas a mis hij@s!
    besos, eva

    ResponderEliminar
  16. No sé ni lo que escribía, la verdad.

    Lo que te puedo decir seguro es que no era sobre libros. Es que a pesar de la bibliofilia actual yo no fue una niña de mucho leer. No me disgustaba y tenía libros (El barco de vapor, Gran Angular...) pero la verdad, tampoco me apasionaba. Me gustaba más jugar a cualquier cosa.

    ResponderEliminar
  17. Es difícil leer esas cosas, te admiro la voluntad de no romperlo.
    Yo no lo logré.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. María, a mi me encanta reencontrarme con esas palabras. Yo tengo varias libretas-diarios que inicié desde los 15 hasta los 24 años (ahora ya no escribo, sólo diarios de viaje, y eso si me inspiro). Para mí son casi como una reliquia, sólo el hecho de recordarme cosas de las que ya no me acordaba, los hace valiosos. Mis diarios también viajaron, antes vivía en Venezuela y no era quién de romperlos y dejarlos ahí :-) Soy una melancólica.
    Me ha gustado mucho tu entrada como siempre. Espero que disfrutes esos días en casa de tus padres.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  19. Como siempre tus post me encantan!

    Que suerte que tu diario de vida estuviera aun ahí...!

    Yo escribí y dibujé muchas cosas de niña, pero no se dónde quedó todo eso... Entre tanto cambio de casa y ciudad, seguro quedaron por ''falta de espacio''...o que se yo... Algunas cosas las tengo, pocas, pero sólo por que yo las guadé...

    Que lindos tus recuerdos, has de haber pasado un día fantástico junto a tu diario.


    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  20. Tanakil, qué bien te lo montabas!! Lo de las cintas, era algo genial...yo hacía con mis amigas, además de miles de tonterías, también hacía una especie de programa de radio...¡¡qué tiempos!! Besos!!

    Angela, gracias, tomo nota del pueblo. Francia tiene zonas preciosas...Imagino que te gustará mucho la peli de "Dos en la carretera".
    En cuanto a los recuerdos que dejamos escritos, desde luego son importantes, pero no imprecindibles...lo mejor es haberlos vivido!! Me alegra coincidir en tantas cosas contigo.
    Besos!!!

    Emma, bienvenida!! Es bueno escribir y transmitir lo que piensas, lo que te pasa...en fin...lo necesitamos, y hay personas que más que otras.
    Yo actualmente no sigo ningún diario, pero de cuando en cuando escribo algo...quizá alguna frase en la agenda de diario. Para recordar ese momento.
    Saludos y gracias por pasar por aquí!!

    Eva...¡¡qué bien verte por aquí!! ¿Qué tal todo? ¿Sigues en Madrid?
    ¡¡Qué buenos esos diarios en blanco para dejar pegadas cosas!! Y solia dejarlas delante o detrás del cuaderno. Por eso me gustan tanto los cuadernos que llevan bolsillo detrás. Así puedo dejar las entradas del cine...etc...también utilizo cajas de cartón. Pero tu idea está muy bien. Tengo una amiga que también lo hacía así.
    Mil besiños!!

    Cristina, lo cierto es que coincidimos en que yo también comencé a leer más tarde (pero a ti te imaginaba leyendo mucho)...en el diario anotaba cosas cotidianas del día a día con mi particular visión de la vida.
    Un abrazo!!

    Luciana, ahora lo leo y me parto de risa...también lo leo con respeto y ternura, pero...el sentido del humor es necesario ante tales encuentros como este.
    Saludos!!!

    Patricia...¿viviste en Venezuela?? ¡¡Qué experiencia!! Es genial disponer de cuadernos de viaje que te acompañen...yo perdí uno en irlanda,...y llevaba escrito otros viajes...espero que quien lo haya encontrado lo esté disfrutando. (Esto me ha costado años decirlo)
    Un beso enorme y gracias...a mí tus entradas...¡¡me encantan!!

    Vilmus, muchas gracias,...y no sabes como te entiendo. Yo también he vivido mudanzas y también ha habido cosas de las que no he ocupado personalmente y que no sé donde andan...En fin...
    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  21. A mí también me ha encantado la entrada. Escribir un diario es fantástico, sobre todo por releerlo, aprender de tus errores y tener una visión más general de la vida, de tu vida anterior.
    Yo también escribí un diario, y ahora sigo con ello, aunque lo complemento con un blog de esos que no los dejas visibles para nadie (como debe de ser un diario, jiji), de tal manera que puedes completar los escritos fácilmente con fotos, canciones y vídeos.
    Es estupendo que recuperaras "el baúl de los recuerdos".
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  22. Isi, muchas gracias por pasar por aquí...la verdad, es que me estoy planteando volver a escribir...para ver qué pasa dentro de unos veinte años!!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  23. Muy bonita entrada, María. Y sí que te recomiendo que vuelvas a escribir, le ayuda a uno a conocerse, salen de dentro cosas que no sabías que tenías. Ahora me doy cuenta de que aunque en mi perfil puse que me gusta escribir, casi todo lo que escribo (algunas épocas mucho y otras menos) es privado, sólo para mí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Escribí esto sin haber visto tu comentario en la siguiente entrada. Gracias, me has subido los colores!

    ResponderEliminar
  25. Hola!!Ay María no sé qué he estado haciedo todo este timpo sin sumergirme en tu maravilloso blog. Savía que algo bueno me depararía...pero...jo que paz, que ordenadito...me encanta leerte.

    También quiero que sepas que aunque en las reuniones discrepemos, estemos en desacuerdo totalmente y nos enfaden nuestros comentarios. Me sigue apeteciendo tomar una taza de té siempre contigo. Para mi eso es la amistad y eso es también el trabajo.

    Muchas gracias por todo. Me llevo muchas cosas de estos tres meses juntas.

    ResponderEliminar
  26. Rocio, muchas gracias por tu comentario, que desgraciadamante acabo de descubrir ahora. Por supuesto...la amistad es estar no de acuerdo con muchas cosas y aún así...según disfrutando de muchos tés/tertulias/vinitos...lo que se tercie, vamos...como si es simplemente un atardecer...
    Un abrazo enorme y espero verte pronto!!
    (siento no haber sabido de este comentario antes,...te habría dejado una contestación).

    ResponderEliminar