El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



lunes, 21 de marzo de 2011

Primavera - Ludovico Einaudi- Bélgica

Hace aún menos de un año que descubrí a este maravilloso pianista y compositor...y a su grupo de músicos que le acompañan. ¿Y quién tuvo la culpa de este encuentro? Mi prima...Desde luego me quedé ensemismada cuando nada más llegar del aeropuerto de  Bruselas, nos esperaban las siguientes palabras: "vamos a dejar las cosas a casa, porque nos vamos...os tengo una sorpresa...no da tiempo a cambiaros...venga!!!" mi prima nos tenía reservada la sorpresa de ir a ver un concierto de música...no sabía que este descubrimiento a llegado a límites insospechados. Para ella también fue una sorpresa, porque apenas conocía a este gran compositor...investigador de la música.

Una vez allí...nos quedamos con la boca abierta...Ludovico hizo el mismo programa que había hecho en Marzo de 2010 en el Royal Albert Hall (es el cd que tenemos ahora)..Empieza con unos violines, que aparecen de entre el público, y que suavemente se van acercando para que escuchemos The Planets...y luego, nada más sentarse Ludovico, que no aparece hasta entonces, nos sorprende con Lady Labyrinth, que os aseguro que hace mover dentro de ti, miles y miles de maripososas...(parece que éstas no solo aparecen cuando te enamoras...sino que también llegan en otras muchas ocasiones)...eso es lo que sentí cuando escuché a Ludovico. Nadie dice nada, aunque hay sonrisas alrededor...y él  sigue sin hablar, sin dirigirse al público y desde Lady Labyrinth, nos envuelve con Nigthbook...Qué bello nombre, verdad??  Más tarde y después de otras muchas músicas con las que experimentas miles de sensaciones...viene Primavera...y ahí empiezas de nuevo a sentir que te vas del Teatro...La música nos hace experimentar muchas cosas, y os aseguro que escuchar a Ludivico, a los violines, al violonchelo...a la pandereta*...te hace vibrar.

Fue un viaje muy intenso, el de Bélgica...tan sólo de unos días...Nos levantabamos temprano y descubríamos alguna que otra calle de Bruselas, una tienda pequeña de té...y en alguna que otra ocasión ir a la Estación Central para coger el tren y visitar Lovaina que está hermanada con la ciudad en la que vivo porque son los únicos lugares en el mundo en el que tienen una Catedral que además reciba el nombre del Magistral (porque se dice, que era donde iban a dormir los magistrados).

Pero Lovaina está llena de encantos...Es una ciudad de estudiantes por excelencia. Incluso hay una "mini ciudad" dentro de ella, que parece sacada de otra época. Las casa de ladrillos, bajitas, con puertas de colores y llenas de bicis alrededor.

Muy cerca de esta zona que parece "amurallada" sales a una calle que te lleva directamente al Jardín Botánico...que es sencillamente maravilloso. Allí puedes llevarte un libro y quedarte las horas muertas leyendo. Fue una de las cosas que más me gustó de la ciudad. También están las Iglesias con los nombres de las personas que fallecieron en ambas guerras mundiales...y una se estremece al pensar todo lo que vive una ciudad,...todo lo que sus piedras guardan y esperan quizá...no ser ya más que recuerdos...y aprendizajes para futuras generaciones. Porque ante las catastrofes de este mundo no podemos hacer nada...pero sí ante las guerras y destrucción humanas. O incluso con aquello que pensamos que nos va a hacer un bien, porque creemos que nos protege y lo que hace en definitiva es destruir.

Pero volviendo a ese paseo por  Lovaina, al menos a mí...lo que más me apetecía era volver a estudiar alguna carrera...y además, en esta ocasión más directamente con las letras. Coger una bici, de las que veía aparcadas y que ella me llevara de un lado a otro de la ciudad. Ese día hizo bastante frío, así que nos refugiamos en alguna que otra cafetería...Y allí, sentada...sacas tu cuaderno de notas y cuentas lo que observas, mientras te sirven un té caliente...que te hace revivir por dentro.
Si sigues paseando y adentrandote en sus calles....puede que te sorprenda  ver en una iglesia una función de baile contemporáneo...a caballo entre el clásico y nuevas tendencias. De esto no guardo más que las imágenes que me llevé a la memoria, y que espero que de morirse las neuronas...que no sea esa!!...para viajar de nuevo a Lovaina y sorprenderme con cada pequeño encuentro...

Y volver a Brujas, después de unos cuantos años sin ir...paseando por sus calles de cuento...y una se queda sin palabras mirando cada rincón...Simplemente pasear y mirar alrededor, y sentir, que desde luego, estás en un lugar del mundo de lo más especial.

Mi padre, hace ya muchas, muchas lunas, jugó un partido de fútbol allí (no es futbolista, ni si quiera le gusta el fútbol especialmente, pero fue y jugó). El vivía en Alemania, pero se acercó a Brujas con unos amigos. Y guarda unos recuerdos maravillosos. De algún modo, paseaba y pensaba...mi padre, ¿se detuvo hace años en este mismo lugar? ¿Olía la ciudad a chocolate como huele hoy día? ¿Se sentaría a tomar algo en el cesped con los cisnes que hasta casí puedes tocar?  

Llenaría este post con sus fotos, pero me las reservo para otros momentos...así siempre puedo volver a escribir sobre ella y viajar sin apenas moverme del sillón.

Feliz día de Primavera, yo hoy lo voy a celebrar tomando un té que me regaló Little Emily de una tetería que hay en Barcelona, (Sans & Sans) y que me gustó muchísimo. El nombre lo dice todo..."English Rose", es una mezcla de Darjeeling y Ceylan, con pétalos de rosa, trozos de vainilla y aroma de diversas frutas. Y voy a aprovechar que hoy libro para comer fuera y disfrutar de un día primaveral maravilloso...(me llevo la cámara por si acaso).
He terminado lecturas...os iré contando...

*Aquí..sólo decir, que nos sorprendió tanto, que nos entró la risa incontrolable. Esa en la que tratas de contener, pero que de alguna forma sale...En fin...He intendo buscarlo por internet, pero es mejor verlo en directo...el chiclo toca muy bien,...pero a veces, sin un motivo muy explícito...una se ríe.

Las fotos son todas de Bélgica, de Mayo 2010.

19 comentarios:

  1. ADORO a Ludovico. Tengo todos sus discos, y el recuerdo más bonito es de algunos fines de semana en los que mi novio y yo íbamos al pueblo en primavera y escuchábamos a Ludovico en el jardín mientras leíamos. De esos momentos perfectos de la vida....

    Es un pianista maravilloso. Mi padre recibe clases de piano y también está enamorado de este hombre.

    Y bueno, el viaje tuvo que ser precioso; las fotos me encantan. ¡¡Y qué animado es tu padre jajaja!!

    ResponderEliminar
  2. Mientras viajaba a través de tus letras e imágenes tan maravillosamente llenas de paz, sonaba de fondo en el blogg precisamente "primavera"... hace que uno tenga ganas de abrirse hacia los demás y hacer cosas positivas a la vez que se viaja hacia el interior de uno mismo... Bonito viaje!!! Que la afortunada neurona que lo atesora nunca se pierda!!. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué chula tu entrada! Aún me dan más ganas de conocer Bélgica. Y ese té suena riquísimo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Isi,...veo que llevas más tiempo con él que yo...Lo conocí, como digo, en la primavera pasada...y quedé impresionada.
    Hace poco que le regalé a mi marido el cd de Ludovico, el del Royal Albert Hall...y es increíble. Estando allí, hablamos con él un poco. Se nota que ama la música.
    (mi prima toca el violín y mi marido el piano...aunque ambos lo tienen muy abandonado, pero tocan muy bien).
    Un abrazo.

    Thorton, sí...espero que esa neurona no se pierda, porque sino...vaya...¡¡a quién se lo cuento entonces!!?? Aunque si lo olvido, he pensado que entonces tendré que hacer otros "viajes".
    Ludovico y Bélgica fueron maravillosos. ¿Me acordaré?
    Un saludo

    Elvira, pensé que lo conocias...cuando vi las fotos en tu blog (aunque sé que eran de tu hija). Sí...la verdad es que Brujas merece mucho la pena...y bueno...Gante, y Lovaina, y Amberes...
    El té está mejor de lo que se puede esperar de él. Muy rico. Tendré que volver a Barcelona a por más.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Exquisito regalo el de tu prima...acabo de conocer también por muy pocos días Bélgica.
    Me quedé con ganas de más.

    Petó

    ResponderEliminar
  6. Hola Maria, delicioso el regalo del concierto; nosotros tenemos la suerte de tener en Marzo el Música -Músika, con más de 60 conciertos, y este año de nuevo hemos escuchado a Anne Queffélec al piano..., ¿te vienes el próximo año?
    Anoto a Ludovico...

    Ojalá pudieramos poner más música en este mondo tan convulso y menos bombas y catastrofes...

    Lovaina, Leuven.. qué preciosa ciudad, llegamos en tren desde Bruselas, y después de cambiar de sentido- nos ibamos a Lovaina la nueva...y un belga nos advirtió-disfrutamos mucho de sus calles,de su ambiente, su antigua universidad, y la "miniciudad", claro que dan ganas de irse a estudiar allí.

    Al igual que de los recorridos en bici por Brujas, que bien que nos traigas tus fotos, muchas veces la mejor foto está en nuestra memoria, que no falle!!

    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar
  7. Sí, sí. Siguenos hablando de Bélgica y Bruselas, que me encanta... He estado en las dos un par de veces con 15 años de diferencia y creo que me enamoraron igual las dos veces.
    Gracias por descubrirme esta magnífica música. En un día duro como el que he tenido hoy me ha reconfortado muchísimo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Uno de los lugares con los que sueño es Brujas. Sólo por verla en fotografías y películas. Creo que está sacada de un cuento de hadas.
    Feliz primavera para vos.

    ResponderEliminar
  9. Qué bonita entrada, por lo que cuentas y por lo que la acompaña.

    Y qué buen gusto el de LittleEmily haciéndote ese regalo. Suena muy bien ese té.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Hola María, me ha encantado la entrada de hoy. Ludovico es uno de mis favoritos me llena de emoción cada vez que lo escucho.
    Hace tiempo que sigo tu blog y me encanta y me sorprende ver que hay personas con gustos tan parecidos a los míos (te sorprenderías, a veces pienso si nos conocieramos pareceríamos dos crías " Ah, a ti te gusta Virginia Woolf, Uh, a mi tambien, y Londres ¿Que me dices? Me encanta ¿y que tal el té?.y y ..y..., en fin tantas cosas en común).
    Bueno, María encantada de saludarte y un abrazo, y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  12. Susana, muchas gracias y bienvenida!! La verdad es que sí has conocido Bélgica, siempre te quedas con ganas de más...de hecho mi prima sigue allí. Seguro que algún día volveremos:)

    Maribel, vosotros tan viajeros...¡¡cómo no ibáis a conocer Bélgica y sus encantadores rincones!! Son una maravilla, verdad??
    Maribel, me apunto al mes de Marzo musical del año que viene!!! Tengo una amiga actriz que acaba de venir de vuestra tierra, y la he preguntado, qué tal y me dice...¡¡precioso!! No tuvo la oporutnidad de salir mucho de donde estaba, así que no conoció el festival de música del que me hablas.
    Y es verdad...el mejor recuerdo es que no fotografiamos, nunca falla!!
    Un abrazo grande!!!

    Guaciamara, a ti que de dedicas a la música, tenía que haber dedicado esta entrada...Así que...va por ti. Es una maravilla...verdad?? Nosotros no cabíamos de nuestro asombro escuchando a los músicos y en especial a Ludovico al piano.
    Espero que sigamos escuchando más música y nos las vayamos descubriendo, verdad??
    Ójala hoy tengas mejor día!!
    Besos!!!

    Luciana, totalmente!! Parece sacada de un cuento. Es para quedarte unos días, sin dejar de oler a chocolate por las calles...Y también hay una tienda de té...que es maravillosa. Con teteras de las más diversas formas y colores.
    Te encantará cuando la descubras.
    Un abrazo!!

    Cristina, gracias y desde luego...el té está delicioso. Ya desde el nombre que lleva hasta los sabores que experimentas bebiendolo.
    Como sé que te gusta la vainilla, puede que te guste.
    Un abrazo!!!

    Rosa, bienvenida, y si te gusta el té, Londres, viajar, leer...entonces....sí...tenemos muchísimo en común. Y seguro que no pararíamos!!
    Gracias por tus palabras.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  13. No conocía a Ludovico pero ahora me encantan.
    Me gustó mucho Lovaina y Bruselas, no llegué a Brujas pero Gante también tiene mucho encanto. SOn lugares con un detalle especial a cada paso
    Tengo que ir a Sans&Sans
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Gracias por las hermosas fotografías, y sobretodo por hacerme el regalo de presentarme a Ludovico, ha sido un gran placer que pienso continuar disfrutando.

    ResponderEliminar
  15. Como siempre, una entrada de lo más evocadora y que me deja con muchísimas ganas de viajar a Bélgica, de conocer a Ludovico Einaudi y de pasear por Lovania. Si consigo hacerlo algún día te lo contaré :)
    Un abrazo guapísima.

    ResponderEliminar
  16. Emma, me alegra saber que te ha gustado Ludovico. Es para miles de momentos.
    Brujas es muy bella...y espero que la visites algún día. Pero el resto que nombras, no tiene desperdicio. Gante también tiene bellísimos rincones.
    Un beso

    Lapislazuli, bienvenida, Ludovico fue un gran descubrimiento...espero que sigamos escuchando más bellas composiciones suyas, verdad??
    Las fotos...la cámara no es muy buena, pero ahí están algunos momentos de aquel viaje, grabados.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  17. Matilda, espero que algún día puedas viajar allí. Creo que te gustará...es comoe entrar en un cuento!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  18. ¡ah, siempre es un placer venir a visitarte y vivir casi a tu lado lo que me cuentas! debo decir que no conozco a Ludovico (y por el momento, así sigo porque las bocinas de la computadora no están en casa...larga historia). Como siempre las palabras, las fotos...me lleva a no sólo leer sino vivir lo que cuentas. ¡Gracias!
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  19. Ale, Ludovico es fantastico. Se introduce en la vida de una...espero que lo escuches.
    Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar