El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



viernes, 25 de noviembre de 2011

Mary Wollstonecraft - Vindicación de los derechos de la mujer

"No les deseo que tengan
poder sobre los hombres, sino sobre sí mismas"
Mary Wollstonecraft


Voy en el metro, en el bus, en el tren...miro a mi alrededor, y veo mujeres y hombres sentados de igual manera. Observo que hay alguien mayor y me levanto para cederle el sitio, pero me mira como diciendo ¿¿me ves mayor?? -No quiero sentarme- me responde...de manera que vuelvo a mi lugar y me quedo observando  la bolsa de un comercio y las manos que la sostienen. una mujer con un par de hijos revoltosos que no paran de quedarse quietos,...tiene la mirada cansada, perdida. Les dice a sus hijos que se estén quietos que está agotada...que lleva algo de postre que les va a gustar. Suspira. Se queda mirándome...quizá pida auxilio...no parece que vaya a tener compañía adulta cuando llegue a casa...Me pregunto...uno va y viene de aquí para allá...¿Qué pasaría si me encontrase aquí, en el metro, a Mary Wollstonecraft?  ¿Qué le diría a esa mujer que quizá no tenga muchos medios económicos, que trabaja hasta la tarde, que tiene que llevar a los niños de aquí para allá y sin parece ser, apoyo ninguno? ¿Su libertad es la misma que entonces? Me tomo un té en casa...me quedo mirando al vacío y pienso...¿Cuántos años hace que se escribió ésto? Parece ser que es de la misma época que Jane Austen...y ambas hablan de los mismo pero de forma diferente. ¿Llego a leer Jane Austen algo sobre Mary Wollstonecraft? Y...¿leyó Mary Wollstonecraft a Jane Austen?  La madre de la autora de Frankistein, se quedó embarazada sin estar casada en una época en la que eso era un escándalo (aún hoy en día en muchos lugares del mundo...no muy lejanos, lo es...y sin ir más lejos...en mi pueblo también) Hace años que lo tengo en la estantería: en inglés y traducido. Siempre me ha llamado la atención Mary Wollstonecraft y aunque hoy mucho de lo que leo en este libro puede llegar a parecerme obvío...Sé con certeza, que hubo una época en la que no era así.
 
Este libro sigue teniendo sentido en algunas culturas. Y hoy en día hay "pequeñas sutilezas" que nos lo recuerdan. Esta semana, he tenido la oportunidad de reflexionar sobre muchas cosas. Y especialmente sobre la mujer y lo que ella quiere. Tengo una amiga que dice...no sé si mi hija se querrá parecer a mí o a su abuela...A veces estamos atrapadas en principios, en normas que se establecen para unos y para otros...sin distinción,...pero nos sentimos cómodos... a veces también exiten momentos donde lo que piensas que fue una lucha por la libertad de derechos, ahora la sientes como una cadena. Puede que ahora se tenga menos oportunidad de elegir, y de algún modo, siga los canones de la mujer que se me impone. 
Personalmente siento la libertad de otro modo...pero sé que muchas personas, y en concreto mujeres...no se sienten libres si no hacen todo lo que la sociedad espera de ellas...y creo que las personas pueden SER lo que deseen...incluso ser lo que el mundo pueda aborrecer. Puedes ser la más sencilla flor...y no por ello el jardín dejará de ser menos hermoso.

A veces hay otros factores que influyen. La autoridad sobre una misma...nuestros mensajes interiores, el sueño y expectativa de la persona que deseamos llegar a ofrecer al mundo.
Lo cierto es que la mejor opción...es la de sentirte libre, como persona, como ser humano,...luchando por oportunidades igualitarias...sin dañar a la libertad de quien tenemos al lado. Hoy día, esta Vindicación también se puede llevar a toda persona: hombre, mujer, niño, niña que ejerzca poder sobre otra, y/o que se sienta por encima... Y a las mujeres, para quienes fue escrita, ...en culturas en las que no se las deja opinar del mismo modo...sigue siendo un libro, en algunas cuestiones que se nombran, muy actual.

Esta tarde depositaré una vela, un pensamiento, una frase, una oración,....por las víctimas de la violencia de machista. Este año han sido: (hay varias listas y entre ellas hay diferencias abismales sobre los datos de personas que mueren por la violencia machista. En esta que muestro, también se incluye a menores -que han sido ocho-  y el dato que aparece son noventa y una víctimas de violencia. Es para pensar, verdad?? Ya sólo con una  vícitma, hay mucho que decir.

Mary Wollstonecraft decía en el libro que cito, en el Capítulo V que se títula: "Censura a algunos escritores que han hecho de las mujeres un objeto de piedad cercano al desprecio" en el que habla especialmente de un libro de Rousseau sobre la educación femenina..."¿De qué materiales está compuesto un corazón que puede enternecerse cuando se le insulta y en vez de rebelarse contra la injusticia besa la vara que lo golpea?

Me quedo pensativa y optimista, hacia esa sociedad igualitaria, que estoy segura, que poco a poco (y ya con muchos logros) se está construyendo...
(Esta entrada ha sido programada, iré pasandome por los blogs...)

16 comentarios:

  1. La mujer nunca lo ha tenido fácil ya que siempre se la tratado como si fuera un niño sin deseos e inteligencia. Poco a poco hemos ido logrando metas, Sin embarg ocreo que aún queda mucho por hacer sobre todo las propias mujeres que nos convertimos en nuestras peores enemigas. Siempre me a interesado esta autora, aunque no he leído la Vindicación. No se si conoces a Olympe de Gouges, que ya en 1791 afirmó la igualdad entre sexos. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Se me olvidó decirte antes que muchas gracias por lo que me comentaste de tu amiga.¡vaya coincidencia!

    ResponderEliminar
  3. Magnífica entrada, muy oportuna y muy cierto todo lo que dices. ¿Has leído The Scarlet Letter, de Nathaniel Hawthorne? Me impresionó.

    No está tan lejos en el tiempo la época de la desigualdad en este país. Todavía quedan pasos por dar, pero lo principal a nivel externo ya está hecho. Ahora hay que seguire trabajando en la programación interna, que viene de siglos de otra educación.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué triste que la frase de Wollstonecraft sea todavía tan actual!

    ResponderEliminar
  5. Todavía nos queda mucho por hacer, en las sociedad occidentales, como muy bien dice, por esa libertad tan ansiada que todavía no tenemos. Ser esclavas de lo que se espera de nosotras es uno de nuestros males; nos hace infelices y nos crea frustraciones. No se nos puede exigir tanto. Es verdad que es algo que se puede extrapolar también a los hombres, pero todavía pienso que para las mujeres es aún más duro.
    Me ha gustado mucho Mary Wollstonecraft, no la conocía, lástima que muriera tan joven, no? De todas formas, nos queda su obra y su gran aportación.
    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  6. Pilar, conozco a Olympe de Gouges, aunque muy poquito...pero sé que ambas, ella y Mary Wollstonecraft hablaron de la importancia de la igualdad entre hombres y mujeres. Y sí, aún queda por hacer, aunque llevamos construidas muchas cosas...no sé si del modo correcto...esa era mi pregunta.
    Saludos!!

    Elvira, no lo he leído, pero corro a por la libreta y tomo nota del libro y del autor...¿está traducido?
    Totalmente de acuerdo contigo, Elvira...ahora toca la programación interna en la educación.
    Un besin!!

    Isabel, sí...¿verdad? Por eso me encanta leer a estas mujeres, es como que las damos espacio en este rincón del tiempo...algunas cosas que dicen no estoy muy segura de estar de acuerdo o de entenderlas bien, pero desde luego, me gusta que estén rondando por casa y que de cuando en cuando...algunas de sus palabras se filtren y me hagan pensar y reflexionar...y ójala, construir pasos hacia el cambio.
    Saludos!!

    Dona Invisible,...seguro que conocer más sobre Wollstonecraft te gustaría...su vida tienen anecdotas de lo más interesantes. Por eso me pregunto, que diría a una madre, atrapada en el mundo del "cuidado" y del trabajo...¿qué opciones de cambiar su vida tiene? (sí es que no es elegida, porque también hay quienes lo eligen, y me parece maravilloso).
    No sé...es para pensar...También pienso en los hombres y en sus cargas emocionales y en esas mismas frustraciones, pero sigo pensando que a veces, seguimos estamos en desventaja.
    Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  7. Sólo conozco a esta autora por su historia y por la referencia que hacen otros autores sobre su persona y obra, como Virginia Woolf.
    Yo creo que de a poco se avanza. Lento, pero seguro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Hola María, muy interesante lo que he leído, la verdad nunca había oído hablar de ella, pero ahora mismo lo googleo.
    Como dices hay muchas mujeres que son víctima de la violencia, justo hace poco en mi país hubieron casos muy feos, pero felizmente ya están en la cárcel.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Hay tanto por hacer aún! Y como dice Luciana, poco a poco se avanza.
    Lo importante es no perder lo que ya hemos ganado pero a veces me dan miedo algunas ideologías que respetan poco las individualidades y que siguen intentando tener "sometida" a la mujer y encerrarla en casa otra vez.
    Besines.

    ResponderEliminar
  10. Me ha parecido muy interesante tu entrada y por desgracia más necesaria de lo que muchos y muchas piensan. Durante un tiempo se puso muy de moda, creo que continúa, el decir que las mujeres que continuaban peleando por la igualdad eran unas radicales y que lo que querían en realidad es estar por encima del hombre. Se devaluó muchísimo el ser feminista y podías escuchar a muchas mujeres negar con horror el serlo y mirar con desaprobación a las que declarábamos que lo éramos, pues quedaba mucho todavía por lograr. La prueba está en que el texto de Mary Wollstonecraft, como bien dices, no ha perdido la vigencia que podría esperarse y desearse, que en numerosos países sería condenado y en los que hemos logrado más avances todavía hay muchos puntos que lograr. Conozco a tantísimas mujeres que trabajan, se ocupan de la casa, de los niños y de los ancianos y que las llamarían avanzadas que me moriría de la risa si no fuera tan triste. Son tan numerosos los caso así que no sigo, pues me deprimo. Qué duda cabe que hemos avanzado muchísimo, sobre todo en occidente, pero queda tanto todavía. Y lo más perverso es que está generalizada la idea de que aquí ya se ha logrado todo y que lo demás es quejarse por quejarse y como he dicho antes, radicalidad.

    Besos!
    Ana.

    ResponderEliminar
  11. Hola María:

    Has echo una entrada preciosa, conmovedora. La injusticia no deja indiferente a nadie y esta es nuestra realidad, sin embargo yo también creo en la libertad, en la igualdad.
    El otro día escuché a Ramiro Calle en una entrevista de radio y estoy de acuerdo con él en que el amor incondicional y la compasión son la herramienta imprescindible, que nos convierte a todos en lo que somos, es decir, todos iguales.
    Hoy también, prendo mi vela por ellas.

    Un fuerte abrazo.

    P.D. ...de guisantes...

    ResponderEliminar
  12. Qué bonita entrada María y qué real. La vida a veces no es fácil. Yo no creo que sea más difícil para las mujeres, creo que tenemos problemas que otros no tienen, eso sí, pero todos tenemos problemas así que más vale enfrentarlos.
    Sobre nuestros problemas de mujeres... ¡qué difíciles de resolver! La sociedad, la vida, nosotras mismas... es complicado encontrar el lugar que queremos ocupar y aún más ir evolucionado y cambiando en función de nuestra evolución personal, ¿no? Pero no hay que rendirse ni desesperar, poquito a poco iremos andando. Si se trabaja por lo que se quiere, ¿quién dijo miedo?
    Un abrazo muy grande guapa.

    ResponderEliminar
  13. Luciana, espero que sí...porque a veces, mirando a la vida y con quienes me cruzo, no siempre parece que se avance...pero no pierdo la esperanza...Y como tú dices, hay cosas que se van asentado lentas, pero seguras.
    Merece la pena conocer a Wollstonecraft, no suele decepcionar.
    Un abrazo!!

    Pilar, aún no sé si la carcel es una solución,...creo que hay que hacer un trabajo más arduo...y desde lo educativo...que ya se está haciendo, verdad?? Y sí...hay mucha violencia, de muchos tipos...eso sí que creo que ha crecido en los últimos años.
    Besos y tomate un té con Mary W...verás lo mucho que te gusta!!

    Guacimara, sí...desgraciadamente siguen existiendo algunos pensamientos que coacionan la libertad, pero creo que hoy día tenemos más "libertad" para elegir...y a veces somos nosotras mismas quienes no nos damos la libertad.
    Un besin enorme!!

    Minomalice, me encanta leerte!! Yo también me considero feminista, a pesar de que muchas veces se entiende esta idiología como algo radical, cuando no lo es.
    Te doy toda la razón...la libertad a veces supone una cárcel...llena de cuidados, responsabilidades...y quizá una puede ser más libre, sin necesidad de tantas autoimposiciones que nos hemos ido creando, verdad??
    Gracias por tu comentario...me ha gustado muchísimo leerte.
    Un abrazo!!

    Rosa, tienes mucha razón...la verdad es que la injusticia no deja indiferente a nadie. El amor icondicional, es maravilloso siempre y cuando se viva desde la libertad de "dejar ir".
    Un abrazo gigante...
    (tengo pendiente contestarte...no me olvido...mmmm....guisantes...no sé, me gusta más las otras propuestas que me hiciste).

    Matilda, cierto...¡¡qué difícil decidir cómo queremos ser y qué lugar ocupar!! Pero por lo menos, hoy día, hay más opciones de elegir...o simplemente sólo la posibilidad de elegir. A pesar de eso, y viendo Cranford, me doy cuenta que hemos perdido mucho en el camino...sobre todo la solidaridad entre unas y otras. (Esto no siempre ocurre, claro...hay rincones en el mundo donde estas cosas no suceden...)
    Un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
  14. Holaaa... he leído Vindicación... e hice un trabajo no hace mucho sobre ella comparándolo con La ciudad de las mujeres de Cristine de Pizan... el trabajo trataba de valorar el cambio que se produce entre el siglo XVI y XVIII.... disfruté bastante.

    Me llamó la atención la vida personal tan arriesgada de Mary Wollstonecraft, muy interesante.

    Qué difícil ha sido siempre ser mujer......... pero qué interesante si quieres vivir la vida con libertad y plenitud... o cuando menos intentarlo.

    Gran entrada, Maria.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  15. El camino a la igualdad es tan lento, y hay tantas piedras en el camino, y nosotras tan pacientes... las crisis económicas son muy duras para todos, pero para las mujeres mucho más, siempre ha sido a sí, cuando parecía que estábamos más cerca algo pasa que nos obliga a dar un paso a tras...

    Dice Matilada que que las mujeres no tiene más problemas, que son distintos, uffff, puede ser, pero que durisimos son los problemas de las mujeres y niñas que tienen que vivir en zonas de guerra, o conflictivas, o donde la miseria se reparte entre los más fuertes...

    Que entrada tan dulce y reivindicativa al mismo tiempo, María.

    Un besico!

    ResponderEliminar
  16. Laura...Uyyy!! Cómo me gustaría leer ese trabajo tuyo...mmm!! Entre esas dos escritoras,...¡¡qué interesante!!
    Espero que algún día nos deleites con algún fragmento en tus entradas...
    Un besin!!

    Susana Hernández, desde luego, hay mucho que hacer a pesar de lo conseguido...y también falta asentar lo que se supone que hemos conseguido...eso sí, siempre de la mano. Y luchando por una vida sin poder de unos/as sobre otros/as.
    Espero que aprendamos también mucho en este viaje, y que sin duda, nos vayamos acercando a vivir con libertad...y elegiendo la vida que queremos vivir.
    Un beso grande, me encantan tus comentarios...vienes de cuando en cuando y también leo tus reseñas.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar