El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



viernes, 10 de febrero de 2012

Mientras leo...

¿Qué sucede en ese espacio de tiempo que dedicamos a la lectura? ¿Seguimos ahí, o nos hemos "evaporado" como el humo, y sólo queda nuestro cuerpo?  Mientras leemos,...a veces siento que es como una especie de "abducción"  de lo que llamamos realidad, o presente...sin querer, o queriendo, nos dejamos arrastrar a esas historias que el autor escribió y pensó qué pensaríamos...y esas otras que ni si quiera imaginó, quien las escribió, que nuestra mente pudiera diseñar...
Es como sí durante ese tiempo de lectura, el tiempo se detuviera...el reloj dejara de pasar los minutos y de "leer" el tiempo. Eso que dicen de que regresar al futuro o al pasado es imposible,...se puede hacer con un libro. Y no estoy hablando de ciencia-ficción...¿o sí?

Pues bien...mientras leo, soy consciente de algunos hechos externos...de que la luz del sol se va deteniendo, que aparecen nuevas formas de luz artificial que hacen que la lectura y las páginas por las que leo se atrevan a cambiar de paisaje...es como sí el exterior, se interiorizarse en el libro...y así, aparece una Virginia Woolf o un Harold Bloom e incluso una Edith Warthon, entre muchos otros autores, y  de muy distinta manera, según el momento de lectura que elija, las palabras fabrican en mi mente pensamientos de lo más diversos.

Sí...sigo invitando a Virginia Woolf a tomar el té, y últimamente, va y viene con prisas...hay fragmentos de sus diarios que escribiría tal cual, y con los que me siento plenamente identificada. De algún modo es como si leyera algo más actual; leo sus avances literarios, sus crisis, sus momentos de gloria, los encuentros con otros escritores, los libros de otras y otros que lee...y es como sí esas visitas tuvieran un buzón del tiempo que viaja en la cesta de su bicicleta. Parece que sabe de lo que habla, de la actualidad en la que vivimos...desde luego, era una mujer muy adelantada a su época.

Pero luego, sin ir más lejos, ayer por la tarde, me quedé con Dickens abrazada a la manta, a la taza de té y viajé a ese Londres victoriano, tan especial...y que aún siguen formando parte de esos paisajes interiores y de ese "a través del tiempo" que vivo a diario.

Luego están esas ocasiones en las que, me permito visitar la estantaría...y cuando los ojos se detienen en un punto y se ilusionan por descubrir que habrá detrás de ese lomo, es cuando persigo las palabras con la mirada, y me traslado a un lugar que no pensaba que existiera. Quizá me esté perdiendo una buena película de la tv, o un paseo fresquito, o tal vez una charla agradable...pero el tiempo de lectura, también existe. Y sí no lo dedicas, el día se escapa y luego puede que lamentes no haber leído.
Hace poco, me encontré con una compañera de colegio que decía que necesitaba de la lectura...de la buena lectura,...de esos ratos de transporte público para leer. ¡¡Qué serían de esas casí dos horas de viaje!!- me decía.

En Bath, en una bookshop
 Gracias a ese tiempo "pérdido" he encontrado miles de anecdotas, de aventuras, de ideas, de reflexiones, de imánges jamás imaginadas, de pensamientos...de transformaciones...porque, ¡¡sí!! soy de las que piensan que los libros te hacen diferente...es como el alimento o la falta o el abuso de ejercicio...una se ve diferente, se siente distinta, hay cambios visibles en nuestro cuerpo...también pasa eso con determinados libros y lecturas.
Y gracias a esos momentos de lectura he conocido  a personas que han formado (y forman) parte de este mundo. Y así...he visitado países desconocidos, he tomado té junto a el protagonista, he leído cartas entre una amante de los libros y su librero...y mientras, Helene Hanff, sin haber viajado aún a Londres, me hacía volar con ella en su imaginación, a un mundo de libros poco conocido para mí, etc...

Sin esos "mientras leo", no habría viajado in situ a muchos de los lugares de los que me hablaban o de donde procedían los/las autores/as. Las tardes de invierno, están hechas para vivir muchos momentos, y entre ellos, esos maravillosos ratos de lectura...

41 comentarios:

  1. Gracias por explicar en palabras el tesoro que es la lectura. Besos Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasar y por tus post...Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Me ha encantado esta reflexión, María. Es verdad que de repente se encuentra uno en otra parte, viendo otras vidas y otros lugares como si estuviéramos allí, o cuando nos damos cuenta estamos llorando o riendo por algo totalmente ajeno al "mundo real".
    NO sé qué pasa a mi alrededor mientras leo, pero espero que el tiempo se detenga un poquito y me deje disfrutar de la historia :)
    Y sí, las tardes de invierno son perfectas para dedicarlas a la lectura, a la repostería y al té :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isi, es algo así...una llora y ríe, aparentemente por unas hojas escritas...pero es curioso todas las sensaciones que se viven leyendo, verdad?? De algún modo, el tiempo se detiene para quienes leemos, pero hay otras vidas que se van "escribiendo".
      Me apunto a esas tardes de invierno que describes!! Bss!! Y me alegra saber que los comentarios ya han conseguido dejar de ser spam. No te preocupes, a mí me pasó igual en una ocasión. Cosas de Blogger.
      Besos!!

      Eliminar
  3. Nada, vengo a decirte que se habían quedado los comentarios en el spam (no me preguntes, estará tonto hoy el blog), pero que ya los recuperé y que los he leído todos, vale?? Un besazo!!
    PD: esta noche me toca película romántica, pero basada en un libro ;)

    ResponderEliminar
  4. Hola María, muy cierto todo lo que dice, que sería de nosotras sin esas horas de transporte en las que me olvido de todos los que están a mi alrededor y entro en la historia y tengo que estar pendiente porque sino me paso de mi paradero. Y Dickens es uno de mis favoritos definitivamente
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar,...¿viajamos con lo que leemos, verdad?
      Dickens es maravilloso, para ésta y otras épocas del año...espero leerle más.
      Un besin!!

      Eliminar
  5. Qué gran momento cuando la lectura te atrapa de esta manera.

    Petó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alzo mi taza de té y brindo por esos libros "abductores".
      Bss!!!

      Eliminar
  6. Una vez hice una reflexión similar el dia del libro, me he sentido identificada con este post. Un libro te permite conocer lugares, personas relaes e imaginarios, el tiempo se para y te metes completamente en la historia, es una sensación difícil de describir...aunque tú lo has hech perfectamente!

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, gracias!! Estas reflexiones, de cuando en cuando, siempre vienen bien. Buscaré la que tú escribiste en tu blog. Seguro que expresaste esas sesaciones de maravilla.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  7. Me sumo a los comentarios anteriores, María, y estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión sobre los momentos de lectura.

    En mi caso, aparte del sillón y mantita en invierno, silla de playa en verano, asiento plastificado de autobús y otros muchos lugares, hay uno que, aunque los médicos no recomiendan, me tiene pillada todas las noches. Ese, ese, o esa...la cama.

    ¡Qué bien cierras los ojitos después de unos buenos párrafos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También yo soy amante de la lectura en la cama...Creo que es donde mejor he devorado los libros. Y lo mejor...la buena sensación que deja para irte a dormir...¿verdad?
      Un abrazo!! Nos leemos!

      Eliminar
  8. Querida María
    Tienes el don se saber transmitir con palabras tus pensamientos y sentimientos mucho mejor que yo que soy mucho más escueta por eso recurro a las imágenes para intentar expresar mis pensamientos
    El libro lo he acabado y ya estoy enfrascada en otro.
    He vuelto a tener esa sensación de que el día que no leo me falta algo...
    Un Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Princesa!! Ya nos contarás, qué imagénes, pensamientos...te llevan con ese nuevo libro de lectura. Será un placer leerte.
      También yo guardo esa sensación. Aunque admito que no leo todo el tiempo que me gustaría.
      Besos grandes!!

      Eliminar
  9. Subscribo cada una de tus palabras, me reconozco en cada una de tus palabras y por poseer también el don de la palabra como los escritores a los que nombras, lo logras, logras que me sienta identificada y que cada línea hubiera querido escribirla yo. Gracias por tu pasear, por tus viajes, por tu soñar a través de los libros, por poner en mis labios una sonrisa cómplice, una mirada a través del espacio de asentimiento, de entendimiento, de reconocimiento... Alguien me dijo una vez: "una mujer atada a un libro". y le respondí: "No, una mujer abrazada a un libro". Ahí está la diferencia.

    Maravillosa Virginia Woolf. Adoro sus diarios y sus libros. Aunque es una escritora con la que me identifico más a través de sus obras de no ficción. Sus novelas me llegan menos, aunque me gustan. Soy sobre todo lectora de novelas, aunque leo de todo. Y Dickens, extraordinario. Esta semana en "Saber y Ganar" se la han dedicado completa y un día fueron todas las pruebas sobre él y su obra. Una gozada!!

    Hoy me voy a despedir como lo hago siempre de una amiga: besos y buena lectura!!
    Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También yo me reconozco plenamente contigo!!
      Virginia Woolf es fantastica, cada vez que leo algo más de sus diarios, más me quedo alucinada de esa mente tan despierta y voraz que posee. Con sus obras, no puedo decir mucho. Las que más me gustan son sus ensayos y diarios...como a ti. Pero puedo hablar poco de esto porque apenas he leído novelas suyas.
      ¡¡Saber y Ganar con Dickens!! No lo sabía. Ha tenido que ser estupendo. Me habría gustado verlo. Qué lástima que estos programas no los repitan a otras horas.
      Gracias por tus palabras, Ana, siempre es un placer compartir reflexiones contigo.
      Un abrazo, mujer abrazada a un libro!!!

      Eliminar
  10. Que entrada más bonita María! has sabido explicar muy bien lo que se siente a veces cuando un libro te atrapa. Por cierto me alegro mucho de que sigas tomando té con Virginia (tengo muchas ganas de leer su diario).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa, sí, la invito últimamente por las mañanas,...hoy no, pero habitualmente suele venir a algún que otro desayuno.
      Leo una recopilación de diarios que hizo Fuentetaja hace unos años. Recoge especialmente, aquellos días en los que hablaba de libros. Tengo ganas de hacerme con alguna que otra biografía suya...Pero con paz.
      Un abrazo grande, y gracias por lo que dices!!

      Eliminar
  11. Preciosas palabras y qué bien expresas todas esas reflexiones...
    Por lo que respecta a mí, la lectura me ha dado tanto! Y siempre sentiré que he llegado tarde, muy tarde a ella. Que perdí preciosos años en los que podía haber leído muchísimos clásicos que aún no conozco y me gustaría leer.
    Además tengo muchas tentaciones que me apartan de ella pues soy una enamorada de las películas, series y de todo lo relacionado con el ordenador e internet. A menudo, al acabar el día me apena no haber dedicado un poquito más a mis libros...
    Por cierto, preciosa imagen esa de Minomalice: "una mujer abrazada a un libro"... ains...
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Guacimara, por tus palabras!! La verdad es que no soy una lectora voraz...o quizá esto me ha pasado más en el pasado. Actualmente, leo, pero no de la misma manera. Siempre he leído poco. Lo de fuera también me atrae...y lo disfruto. Pero no pasa un día sin que haya leído, aunque sólo sean unas líneas.
      Un abrazo grande, también "mujer abrazada a los libros"!!!

      Eliminar
  12. Comulgo con tus ideas. Aquí (en el Perú) extraño el invierno, tiempo propicio para la lectura acompañada de una tacita de café.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Orlando, Gracias!! Aprovechar esa estación de verano, que también permite hacer muchas otras cosas, y leer de otras maneras...quizá por las noches de calor.
      Saludos!!

      Eliminar
  13. Tu entrada es exquisita. Subscrito lo que cuentas, yo me evaporo cuando leo. Es vivir otros mundos sin moverte de casa. Además es adictivo, intento leer cada día y si no lo hago me siento culpable de no hacerlo. Y hay tantísimos libros que quiero leer!!!
    Que bonita la bookshop de Bath. Tengo muchas ganas de ir a Inglaterra y pasear por esas librerías con mis hijos para que respiren y vean ese ambiente tan especial. A ver si pasa la maldita crisis
    Besos
    Emma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emma, tengo muy abandonado tu blog...entre hoy y mañana, no pasa que me dé una vuelta. Y ya verás lo mucho que disfrutas en Inglaterra...estoy convencida que vendrás aún más enamorada sí cabe, de ese país.
      Qué tengas un precioso día de lectura, con "evaporaciones" incluidas!! Besos!!

      Eliminar
  14. María, qué maravilla de entrada y qué bien describes todo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina, gracias por tus palabras...y gracias a ti, he descubierto muchas lecturas que ni si quiera sabía que existían...me has abierto aún más, estos ratos de lectura.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  15. Qué bella entrada! Qué evocadoras tus palabras! Y si fuera posible vivir leyendo y nada más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inmaculada, gracias...seguro que hay miles de momentos que también nos hacen sentir de maneras muy especiales...la lectura es uno más...y quizá...de los más interesantes...
      Un beso grande y felices momentos de lectura!!

      Eliminar
  16. Buenas tardes - noches !! Me gusta tu sentir del verbo " LEER " María...la verdad es que particularmente me relajo cuando me dejo caer en el sofá con mi mantita y mi bebida...a veces té , a veces café; y la lectura me lleva a ese estado de paz interior que provoca la relajación practicada. Yo descubrí la lectura tarde , pero es algo que te hace sentir " contigo mismo"; a mi me da seguridad y me da una visión más expectante de la vida, que en el NO PARAR de esta sociedad se agradece.Un beso y buena lectura a todos/as. Ana Belén Málaga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana Belén!! Qué maravillosa sorpresa!! Es un placer LEERTÉ...
      La verdad, es que son maravillosos esos momentos. Y esa relajación de la que hablas, te la llevas de algún modo, para todo el día. Describes muy bien ese momento y lo que te hace sentir. Y sin duda alguna, está le libro, sus personajes, sus paisajes, el autor/a y tú...¡¡un encuentro maravilloso!! Y sí...le añadímos chocolate a ese momento!!
      Un beso tremendamente grande!!

      Eliminar
  17. Dice Marcel Proust que la lectura es el impulso de otro espíritu pero recibido en soledad. Añade que la lectura está en el umbral de la vida espiritual, puede introducirnos en ella pero no la constituye.

    Tu entrada es un buen ejemplo de las afirmaciones de Proust. Esa interrelación que estableces con las obras y sus autores es maravillosa.

    Que hermoso es leer así, concentrada y totalmente sumergida en la obra.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura Uve, qué buena frase la de Marcel Proust. La verdad es que esa sesación de concentración no siempre la vives igual, con la lectura. Pero cuando sucede,...es maravilloso!!
      Gracias, Laura, qué tengas un especial día de lectura!!
      Un abrazo!!

      Eliminar
  18. ¡que bonitos placeres de la lectura y cuanto gozo vienen de su mano! a mi me ha pasado que estoy ahí entre las mantas, leyendo y de repente ha anochecido y ni cuenta me dí. Poder interpelarse con la situación del libro, reflexionar en qué haría yo, con qué personaje me identifico, preguntarme ¿habría sido yo tan valiente? ¿tan cobarde? ¿qué me habría hecho actuar diferente? siempre es un gozo leerte María. Un abrazo grande, Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien escribes, Ale!! Siento como tú, ese inmenso placer al leer...y cuando pasa en la cama...también soy consciente o inconsciente de que la noche avanza...y que me he quedado enganchada al libro. Y seguramente, suelo charlar con el autor/a, o el personaje, conmigo misma, -como decía Ana Belén más arriba-de esa manera entre lo real y lo ficticio.
      Qué tengas unas maravillosas lecturas, Ale!!!

      Eliminar
  19. No conocía tu blog, pero créeme que lo encuentro bastante agradable y tus textos más.

    ResponderEliminar
  20. Luigi Castelli, gracias!! Y bienvenida!!

    ResponderEliminar
  21. Me has recordado a Lucía hablando con Alicia, la dos protagonistas de una de mis novelas, has recreado perfectamente la esencia de una escena en la que Lucía, una lectora militante le explica a Alicia por qué le gusta tanto leer. Siento lo que dices como propio. Estamos conectadas ;-) Y las fotos, fantásticas.
    Un beso, María

    ResponderEliminar
  22. Antonia, no he leído tus libros. Escribo de lo que pienso y siento.
    Me alegra saber que tienes personajes que conversan sobre la lectura.
    Bss!!

    ResponderEliminar