El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



jueves, 10 de julio de 2014

Misántropo


A pesar de que me habría encantado, no he sido aún capaz de leérmelo...no....no, de momento, a Molière solo me le he encontrado en el Teatro. Una adaptación maravillosa, que me ha llevado a destapar vendas múltiples que llevamos en los ojos.

¿Seríamos capaces de decir la verdad? ¿Nos atrevemos? Molière, nos invita a ser sinceros. Primero, tal vez, tendríamos que serlo con nosotros mismos...¿lo somos? ¿Nos decimos verdades que no queremos oír? ¿O...dejamos que las adulaciones nos acaricien el oído?

Una cosa es verdad...que la verdad de uno o de una,  no es la verdad absoluta...ni la más auténtica...pero, ciertamente hay verdades más objetivas que otras...y eso, también está presente en la obra. Bueno, esto parece un poco de perogrullo,...¿verdad? La sinceridad es esquiva, tiene alas para volar, y al mismo tiempo puede ser como un jarrón de agua fría.
También están las decepciones, la envidia, el deseo de ser quienes no somos, la ficción con la que embadurnamos lo que nos rodea...

Pero cuando una amiga u amigo te desea lo mejor, no suele mentir,...tampoco hace un daño ensordecedor que no permite que esa crítica sea constructiva  y te haga crecer como persona y sentirte mejor...Una amiga u amigo, te valora, te quiere tal y como eres, te admira...por ello, aunque en algún momento te tenga que decir algo que no te guste escuchar...lo hará de tal manera, que no te hará sentir mal.

Sin lugar a dudas, el modo en cómo se le dice a un/a amigo/a que está equivocado, también es importante. Aunque a veces suena peor, ¡¡verdad?? ¿No os ha pasado que os han dicho algo que resulta  molesto con tanto adorno, que aún resulta peor cuando se escucha? Es más...quieres ir al grano, al meollo de la cuestión.

Sin embargo, en esta obra, se tiende más a hacer esa crítica social a que no queremos escuchar cuando estamos equivocados...Habla de la hipocresía, de la falsedad cuando damos un abrazo a alguien,...de cómo decimos ¡¡qué bien cantas!! cuando en realidad, no nos ha gustado...solo porque es alguien "importante" para el mundo...
Ordesa, foto hecha por servidora...
hace un mes
¿Nos vendemos? ¿Somos vendedoras y vendedores de ideas falsas?

La obra está sensacionalmente interpretada (y no lo digo por afán de adular)...Desde el primer momento te introduce en el ambiente de una noche en la que la conversación en un callejón, tiene mucho más sentido que estar dentro del ruido, de la música ensordecedora, de los amigos que te dicen que bien hiciste esto o aquello, de la competitividad exacerbada  que impide que nos miremos a los ojos con lealtad,...en fin...es una obra que te deja indiferente.

Ahora queda, encontrar un tiempo y un momento para dedicarme a Molière, con un poquito de té alrededor, a su obra de hace dos siglos, y preguntarme...¿realmente hemos cambiado en algo? ¿Para vivir de forma más auténtica tendríamos que marcharnos? ¿Desaparecer? ¿Ir al silencio de las montañas?


14 comentarios:

  1. Hola María! Después de intentar en varias ocasiones pasar por fin puedo, siempre daba error y se cerraba, también me ha pasado con otros blogs.
    El tema que trata la obra es enrevesado y me lleva a una frase que me suelo repetir. Por mucha gente que te conozca o parezca amiga sólo son pocos los amigos, creo que hay una frase hecha pero ahora mismo no atino a decirla.
    Pero si algo te puedo asegurar mis halagos a todo lo que escribes nunca ha sido falso. Siempre consigues hacerme reflexionar o hacer que me den ganas de tomarme un té y de disfrutar de los momentos colo lo haces tú.
    Me gusta leerte y lo digo de verdad ;-)
    Por cierto, ¿sabías que Jane Austen tiene una revista de tejido? Hace unos días la descubrí y quise compartirlo en el blog. Aún no sé tejer (pero llevo meses queriendo aprender si es posible). Y tú, sabes?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Patricia, a mí me ha pasado lo mismo...he intentado dejarte mensajes y no he podido. Leí tu preciosa entrada sobre tejidos "a lo Jane Austen", que me encantó. Lo intenté tres veces y no podía dejarte comentario...lo intentaré hoy de nuevo.
    Por cierto, no escribí esta entrada pensado en los elogios...fue una reflexión y una recomendación para ir al teatro...
    Suelo pensar que lo que me dicen es cierto...Así que siempre he pensado que me dicen la verdad...pero como digo, esta entrada no iba dirigida a eso...jajaja...
    A mí tu blog me encanta...es un remanso de paz. Y te admiro que lo sigas manteniendo con tus dos haditas...quienes imagino que tendrán ahora mayor protagonismo en tu vida.
    Un beso grande, Patricia, es un placer verte por aquí!!!

    ResponderEliminar
  3. María:
    tengo pendiente a Moliere...creo que no hemos cambiado tanto y por eso es que los clásicos nos siguen pareciendo actuales. La condición humana, o la naturaleza humana...no ha cambiado tanto. Decir la verdad no te hace la persona más popular en una empresa, en un club social, entre amigos. Creen que eres "picapleitos"...es un gusto contar ahora con un día para venir con toda calma a leerte ;)
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ale, gracias por venir a comentar...la verdad es que creo que no hemos cambiado demasiado, aunque a veces...quiero creer todo lo contrario. Estoy completamente de acuerdo contigo.
      ¡¡Un beso enorme!!

      Eliminar
  4. Querida María
    Te deseo un verano lleno de lecturas apasionantes y si es posible con alguna escapada algún lugar mágico de esos que luego nos enseñas en tu blog
    Un Beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Princesa Nadie, lo cierto es que ha sido y está siendo como dices...un verano importante...quizá más lleno de experiencias que de lecturas...Éstas no son muy abundantes, me temo.
      Un abrazo muy grande y deseo que tu verano esté siendo también muy especial, lleno de momentos positivos y lecturas que muevan agradablemente tu interior.

      Eliminar
  5. Creo que las personas en esencia continuamos siendo las mismas siempre y generación tras generación. No hemos cambiado mucho, en realidad. Si no ¿por qué siempre recaemos en los mismos errores? Esa expresión de "tropezar dos veces con la misma piedra" es muy justa en estos casos, lo dice una experta :(
    Por otro lado, querida Maria, yo sí que me he estrenado este año leyendo a Molière. Elegí El enfermo imaginario (eso sí, en catalán, El malalt imaginari) y me gustó aunque me decepcionó un poco. Quizá por su fama había esperado mucho más...
    Un besazo guapísima y menuda escapada que has tenido. No he pisado Oropesa nunca y debo decir que solo habré ido a los Pirineos en un par o tres de ocasiones (y eso que estoy cerca).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Qué razón tienes, LittleEmily!! No hemos cambiado demasiado y con solo encender el telediario podemos tener una muestra objetiva.
      Tomo nota del "Enfermo Imaginario", pero...no creo que pronto nos veamos las caras, Molière y yo.
      Imagino que quieres decir Ordesa...Oropesa es otro lugar muy bonito de Extremadura...Pero sí, Ordesa es preciosa, me encantan los Pirineos Aragoneses,...las montañas son algo increíble,...¿verdad?
      Un abrazo grande...enorme, felices vacaciones y/o trabajo

      Eliminar
  6. Lo voy a leer, María, ya que no lo tengo disponible en ningún teatro en este momento. Desgraciadamente creo que la falsedad predomina y hay que aprender a no esperar demasiado de la gente. Es cierto eso de que los amigos sinceros se cuentan con los dedos de una mano (y a veces sobran).
    Leí El avaro y Las preciosas ridículas. Ambos me encantaron. :)
    Besooos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andromeda, creo que te gustará...Ojalá la obra viaje por el mundo, y llegue a donde estás.
      Cierto que se cuentan los amigos y amigas con una sola mano. Tomo nota de los dos de Molière que me cuentas,...espero algún día darle una oportunidad...y no solo ver las adaptaciones teatrales.
      ¡¡Un abrazo muy muy grande!!!

      Eliminar
  7. Para vivir más auténticos tendríamos que ser más valientes... La verdad nunca ha estado bien vista, aunque no sea más que una verdad pequeñita y hasta discutible. Vivir en sociedad parece incompatible con vivir con la sinceridad y la verdad, sobre todo porque es más fácil manipular desde la mentira..

    Lo que sí que es verdad es que a Moliere se llega más por el teatro que por la lectura directa :)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana Blasfuemia, llevas toda la razón,...la verdad es escurridiza en el mundo actual. Siempre lo ha sido. Y hay que ser valientes para decirla y para admitirla (cuando va dirigida a nosotros/as)...aunque, siempre pensamos que la verdad es mala...cuando pueden decir miles de verdades llenas de todo lo bueno que hay en una o uno.
      ¿Somos conscientes de las pocas veces que les decimos a nuestros amigos y amigas que les queremos o que nos encanta algo de ellos/as? De cuando en cuando, suelo decir a mis amigas lo mucho que las admiro por las cualidades concretas que poseen...pero es cierto, que últimamente había abandonado esta práctica.
      ¡¡Un beso enorme, y mil gracias por venir!!

      Eliminar
  8. Hola María!
    Nunca he leído a Moliere, será motivo!!
    Bueno, la verdad yo no soy muy fan fan de la verdad,:O, pero todo el mundo dice "pregúntale a ella que es bien honesta" pero yo no se si eso sea un halago porque quiere decir que quizá con lo que digo hago sentir mal a la gente y como no me importa lo que sienta se lo digo de frente. Tampoco quiero ser así.
    Por eso es que digo que no soy muy fanática de la verdad. Me ha dejado pensando tu entrada, le seguiré dando vueltas al asunto :D
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, algo que deberíamos preguntarnos es...¿qué es la verdad? Puede que la verdad no sea decir todo, o tal vez, es decir aquello que nos gusta de quienes conocemos. Igual es que estamos demasiado obsesionados con decir "la verdad" de lo que no nos gusta de alguien...cuando hay verdades que vienen a decir lo maravillosas que son las personas que nos rodean. Aún así, cierto es, que la verdad que hay decir cuando algo no nos gusta, es la que más cuesta...y para ello hay que tener asertividad...saber decir sin hacer daño aquello que molesta o no gusta.

      Estoy segura que eres muy honesta y eso es muy bonito...con el tiempo se aprecia y es lo que se le pide a un amigo/a.

      ¡¡Otro abrazo enorme para ti!!

      Eliminar