El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



domingo, 24 de mayo de 2015

Sally Heathcote, Sufragista

Un día como hoy, en el que hay que reflexionar y pensar en qué queremos, con las opciones que nos ofrecen...sabiendo que de lo que se dice a lo que se hace, será la mitad o un cuarto...me encuentro con Sally, una mujer que me cuenta su historia a través de  una novela gráfica "Sufragista". Parece que Sally me susurra desde lo más profundo de su ser, que haber adquirido derechos, (aún no hace de esto cien años, y no olvidemos que nuestros logros tenían sus premisas, es decir, no podían votar todas las mujeres, sino las casadas, o las de una cierta burguesía...) no nos exime de tener también responsabilidades. Cierto es que podemos pensar que tenemos la opción de no votar...y sin duda alguna, es tan respetable como otras...pero, después de leer todo lo que Sally pasó y lo que vió que pasaba a su alrededor, no puedo más que sentirme agradecida.

Viendo por las grandes vicisitudes que tuvieron que pasar nuestras antecesoras, sientes que tienes una gran deuda con quienes arriesgaron su vida para que viviéramos en un mundo más igualitario. Lo mismo, imagino que pasaría con otros sufragios...

El mío es este, la opción de votar,...sentir que cuando llegas a tener una edad, sin importar el género al que pertenezcas, tienes unos derechos y unos deberes para con tu sociedad...

Sally es una mujer que vive trabajando en el área doméstica de la casa de la Sra Pankhurst, fundadora de un partido para el sufragio femenino. Ella muestra su entusiasmo de la vida interior que se ofrece en la casa, y poco a poco, a través de los ojos de Sally, vas descubriendo un mundo nuevo, el mundo de la igualdad. Pasa por varios momentos interiores, en los que duda acerca del lugar de una persona, también por su estatus en aquél momento, y se da cuenta de que hay más luchas en las que continuar, una de ellas, el clasismo.

Sra Pankhurst y sus hijas, Christabel y Sylvia.
La relación con su hija Sylvia, se deterioró, dado que
Sylvia siguió luchando
por los derechos de los seres humanos.

Revela también la cara más fea del feminismo mal entendido o las contradicciones, tales como ser feminista y establecer diferencias sociales entre las personas, sin luchar por la igualdad...o incluso ser capaz de no acoger a tu hija que acaba de ser madre soltera, o luchar de tal modo hacia las pertenencias de los demás, que tus actos lleguen a ser tan violentos...que se pierdan realmente en los ideales que defiendes.

Es muy agradable de leer, ya que Sally vive en la Inglaterra eduardiana, y la que le sigue, creo que la del Rey Jorge V.
Explica de maravilla, que vivir o tomar partido en una Guerra, no exime de los derechos que tenemos como ciudadanas y ciudadanos...por lo tanto, no era una decisión a aplazar. A pesar de ser muy coherente y convincente nuestros argumentos de aquellos momentos, muchos políticos estaban poco animados a conceder el voto a la mujer. Había una definición de genero y roles tan grande que nos alejaba de disponer de puntos de encuentro.

Curioseando, he visto, que para finales de Octubre estrenarán una película protagonizada por Meryl Streep (hace el papel de Sra Pankhurst), entre otras, que se llama "Suffragatte". Parece que puede estar bien...ya veremos cuando llega a nuestro país. No tiene ni fecha aproximada...

En este camino del sufragio que ya persiguieron de forma muy diferente, Mary Wollstonecraft, (y Jane Austen, de otra forma) ya habían iniciado un camino y después de ellas, vinieron otras que trataron de fundamentar lo que hoy nos parece lógico y evidente...

Quizá hoy muchas personas se llevarían las manos a la cabeza si a nosotras se nos dijera que no podemos votar. Pero no olvidemos que aún, en nuestros días,  hay países en los que este hecho aún es una sueño.

Me gusta pensar en el recorrido histórico...en las personas que lucharon y luchan por un mundo más igualitario. Es cierto que me voy siempre a Inglaterra, pero en España, nuestra Clara Campoamor, sufrió en sus carnes haber luchado por el voto de la mujer y lo defendió en las Cortes...pinchar aquí. Argumenta tan dignamente nuestras opciones como seres humanos, que se ganó a una sala repleta de hombres, que incluso, en un principio estaban lejos de quererla escuchar. Me recordó a la película Caballero sin Espada...con una lucha muy dife
rente, pero igual tesón para conseguir derechos.

Clara, se ganó en ese momento el reconocimiento de algunos y el rechazo de su grupo político en aquél "escenario". Ella era socialista, (aunque ella luchó por los derechos de todas las mujeres, fueran o no socialistas, a votar). Hay un libro, Mi pecado mortal: el voto femenino y yo”, donde contaba cómo se desarrolló el debate por el que se aprobó el voto femenino y cómo tras aquel reconocimiento, ella fue apartada de la vida política española.

Después de todo esto, y sabiendo las luchas y renuncias por las que pasaron otras personas, hoy, sin duda, iré a votar...a dejar huella, mi pequeña huella, por esas personas que nos hacen sentir más iguales. Clara, solo pudo votar en España en esa ocasión...tuvo que vivir en el exilio y no llegó a tiempo para ver la democracia en el España. Se quedó en Suiza.

Hace poco, fui a ver "La profesora de Historia", una película francesa que narra la experiencia de una profesora que da clase de Historia del Arte, con alumnos/as que llaman "conflictivos" y en los que todos han perdido las esperanzas.
Pero nuestra profesora, sencilla, no se rinde...busca medios para llegar a ellos/as. A través de desarrollar la empatía y tener que pensar en  "los otros", les apunta a un concurso. Ya de por sí el hecho de apuntarlos, les sorprende...y por me dio de un trabajo de investigación del tema con el que concursan, los alumnos y las alumnas, se transforman. Sienten que su vida, tiene un nuevo sentido. Acaban viendo a las personas que hay detrás de la historia que están investigando...donde tampoco había derechos, ni igualdad. Su trabajo consistía en investigar a los niños y a las niñas y adolescentes que sufrieron el holocausto.

24 comentarios:

  1. ¡Que oportuna la novela de Sally!! Lo digo por el día que hoy nos ocupa ¿verdad? Yo no voy a perder mi oprotunidad de ir a votar, de poner mi pequeño granito de arena para intentar un cambio, aunque siendo siempre consciente de lo que tú dices: que del dicho al hecho... hay un trecho
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ciertamente, el día que escribí la reflexión...era un día que parecía llamado a pensar sobre eso del voto, y de donde viene...
      Lo curioso es que desde que lo escribí, seguimos en algunos rincones con la incógnita de quién vendrá...
      Un beso muy grande

      Eliminar
  2. Muy bien traída tu reflexión, María. Que parece que el derecho a votar es un regalo, cuando hay personas que han dado su vida porque hoy podamos decidir por nosotros mismos. Y si hay aún quien tiene que reflexionar para votar es que vive en la inopia...

    Una película con Meryl Streep... no me la perderé (aunque todavía queda para octubre, eh).

    Quiero ser optimista y pensar que habrá algún cambio. El cambio de que no haya gobernantes en este país que puedan hacer de su capa un sayo, por lo menos, que tengan que contar con más opciones, que tengan que consultar. Que la democracia no sea una dictadura camuflada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, qué bien...esperemos que la película llegue pronto a nuestro país. En octubre se estrena por allí...veremos aquí que nos dicen...

      Los cambios dicen que siempre son buenos...yo creo que también, pero últimamente más que las ideas (que también) lo que nos interesa es que no haya tanta corrupción.
      Todo esto me recuerda al Señor de los Anillos...cada vez que les veo a todos, (y alguna toda), más veo que se consumen y venden al poder.
      Como decía un profesor, nadie sigue las leyes de la naturaleza...
      Un abrazo y nos leemos...¡¡qué intríngulis, aún no sabemos quiénes gobernarán en algunos rincones!!

      Eliminar
  3. Me ha parecido interesantísima tu entrada. En general no somos conscientes de todo lo que tenemos y de que si lo disfrutamos, es porque ha habido gente antes que nosotros que ha luchado, y mucho, por conseguirlo.
    Para mí el ir a votar es, más que una obligación, un acto de respeto hacia la libertad conquistada y hacia las personas que la conquistaron antes que nosotros.
    Los que ahora ostentan el poder tampoco son conscientes de que si ahora tienen el privilegio de poder exponer sus ideas libremente, es porque antes que ellos, otros defendieron el derecho a poder hacerlo. Si fueran realmente conscientes y respetuosos con eso, no se atreverían a hacer todo lo que están haciendo.
    He tomado nota del título del comic, que me parece muy interesante. Y por supuesto, estaré atenta al estreno de la película de Meryl Streep. Conociéndola, seguro que su interpretación tiene que ser impresionante.
    Gracias, Maria, por darnos tanta información.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dorcas, muy interesante tu reflexión...pero yo no me siento obligada a votar. A pesar de todo lo que hicieron nuestras antepasadas, creo que lo justo es abrir las puertas para poder dejarlas como una quiera, no para imponer obligaciones. Es decir, creo que una mujer, por el hecho de serlo, y por las dificultades que hemos tenido en la historia, no está en la obligación de votar, pero si tiene la libertad de hacerlo. Y esa es la lucha...la libertad por acceder a puestos de responsabilidad y también poder decir no.
      También es verdad, que me cuesta escuchar a algunas personas que no son conscientes de lo que significa tanto votar como no hacerlo. Pero en esto no entra el género...tanto mujeres como hombres.

      La película debe estar muy interesante...ya nos contaremos qué tal cuando salga.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  4. Maravillosa reseña. Espero que ahora reflexionen, es su turno y que escuchen a la gente de este país que ha hablado muy claro y alto este fin de semana. Ojalá cuenten unos con otros para ponerse a trabajar todos juntos. Este país se lo merece. Muchas gracias por tus informaciones. Me ha encantado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por venir y comentar...más que de las elecciones, hablaba del libro, y las secuencias del mismo se suceden en Inglaterra...lo demás, son pensamientos que surgen tras su lectura.

      Un abrazo y gracias por venir

      Eliminar
  5. Una reseña impresionante. Me parece fantástico que se escriba sobre estos momentos que cambiaron la historia y que sea cómic me resulta además un atractivo añadido
    Lo buscaré
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón,...que sea un libro gráfico es un añadido...
      Besos

      Eliminar
  6. Mi posición es un poco diferente. He luchado por conseguir los derechos y libertades y de de todos ellos utilizo en cada momento el que me resulta más útil. El voto lo he usado muy poco pero lucharía a muerte por tenerlo, aunque después no lo utilizara.
    Me sorprende siempre que se llame siempre la atención sobre este derecho y no sobre otros que muchas personas no utilizan jamás y yo he utilizado mucho como la libertad de expresión, de reunión, de manifestación, de asociación, etc. Ser ciudadana es mucho más que votar cada cuatro años y después desentenderse de la vida política.

    Por lo demás, recordar que hubo un feminismo no sufragista en España que fue muy importante y todo, de nuevo, ha quedado centrado en el sufragista.

    El libro me interesa y lo buscaré. Admiró profundamente a Clara Campoamor que se jugo su carrera política por ser coherente en esas Cortes en las que se decidió el voto femenino por un margen muy estrecho (¿vale la pena recordar que las otras mujeres de izquierdas que estaban en las Cortes votaron en contra, así como algunos partidos de izquierda?).

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, por su puesto, que lo más importante es haber conseguido libertades y derechos. Este libro habla del sufragio femenino, y por eso hablo de lo que trata,...pero eso no significa que no tenga en cuenta muchos movimientos y momentos que surgen a través de las asociaciones. De hecho, hubo muchas, y hoy en día también las hay para luchar por derechos y libertades. Ser consideradas ciudadanas para tomar decisiones (votar), era una más. No la única, pero una más si...y muy importante.

      Dentro del feminismo, hay diferentes corrientes...porque somos personas, y no podemos unificar exactamente todas las ideas, sino se convertiría igualmente, en un pensamiento único. Es bueno que las personas se unan a veces por un mismo camino, pero también que existan algunas diferencias esenciales, que es lo que nos hace diferentes y únicos/as.

      Tristemente, Clara perdió mucho...y ella si lees su discurso, sabía que su amiga y colega, Victoria Kent, tenía sus motivos para declinar el voto en aquél momento a las mujeres...y se lo hizo saber con un respeto, que sinceramente, envidio...¡¡Cómo se hablaban entonces y cómo se hace hoy en día!! Nada que ver, verdad?

      Me ha encantado tus reflexiones,...el libro, creo que te gustará...

      Un abrazo grande

      Eliminar
  7. Mi querida María por fin vengo a visitarte como es debido, cuando tengo todo el tiempo por delante y puedo centrarme únicamente en escucharte y en dejarme llevar por tus escritos.
    Qué bellísimo homenaje y qué bien has articulado ideas, personajes y pensamientos. No he leído mejor artículo que el tuyo para la jornada del 24-M. Desde que pude hacerlo no he dejado de votar en ninguna ocasión; recuerdo que en mis primeras elecciones ejercía el derecho al voto con mayor pasión e ilusión, la política a mis 18 años era más una confrontación de ideales en los que yo participaba defendiendo a uñas y dientes los míos. Con los años me he hecho más critica, más consciente de mis ideales y más exigente con aquellos que deben defenderlos.

    Pero si algo no ha cambiado es mi eterna gratitud a todos esos hombres y, sobre todo mujeres, que hicieron lo posible y lo imposible para que yo pudiese hoy ejercer mi derecho al voto, con libertad, como una ciudadana más.
    Me he emocionado al leer el discurso de Clara Campoamor, mil gracias por compartirlo María y por descubrirle quizás a muchos la valentía de esta mujer.
    En cuanto a "La profesora de Historia", que bella lección. En cuanto salió anunciada no dude un segundo en ir a verla y no me decepcionó. Muchos profesores son auténticos héroes silenciosos que con paciencia, dedicación y enorme vocación no solo limitan sus horas lectivas a enseñar un temario, sino a enseñar lecciones de vida y humanidad que con suerte quedarán grabadas en la memoria de muchos de sus alumnos.
    Merecido homenaje también a todos ellos.
    Y bueno creo que mis ganas de hablar contigo eran más que evidentes jeje, voy a seguir disfrutando de tus entradas, nutriéndome de todo lo que nos enseñas María. Te mando un abrazo muy fuerte y espero que estés disfrutando de preciosos momentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marie, qué bien verte por aquí...entiendo que muchas veces una quiere elegir el mejor momento para tomarse un té en la distancia y leer los blogs. Gracias porque sé que buscas un momento especial para hacerlo. A mí me sucede lo mismo...pero, tomé la decisión de que ciertos blogs no se me escaparan demasiado tiempo, entre ellos el tuyo.

      Me alegra mucho saber todas las reflexiones que te ha suscitado la lectura.
      Y alzo mi taza de té, también en gratitud, por esas mujeres y esos hombres que nos dieron la mano para alcanzar, en algunos terrenos, la igualdad.

      Lo del discurso se Clara es maravilloso...a mí también se me removía algo por dentro.

      Y la profe de historia es preciosa, además la acompaña también Ludovico con la música...

      Qué tengas un día lleno de momentos maravillosos. Y que disfrutes de algún libro que te haga sonreír.

      Un abrazo gigante.

      Eliminar
  8. Me ha gustado mucho esta entrada María. Yo pienso como tú, debemos ir a votar por todas esas mujeres que no pudieron hacerlo y por todas esas que aún hoy en día no pueden hacerlo.
    A ver si estrenan pronto esa película de la que hablas, además Meryl Streep es mi actriz favorita, así que tengo muchas ganas de verla. Hace mucho que no voy al cine, entre los estudios y alguna que otra complicación familiar no encuentro tiempo. En cuanto pase todo iré a ver una buen película.
    Ahora te dejo guapa, que tengo que volver a mis libros.
    Un abrazo

    Noelia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noelia, yo también estoy esperando con muchas ganas de la película. Y que esté Meryl Streep, entre las actrices principales, es uno de los alicientes.
      Espero que te reencuentres pronto con momentos de cine en tu vida...y fuera de ella.
      Un abrazo muy grande

      Eliminar
  9. Lo que consiga una mujer para el resto de mujeres es algo igualmente valioso para los hombres, y sin embargo no hemos hecho más que ponerles obstáculos en el camino. Una sociedad que pretenda dirigirse hacia un destino mejor no puede llegar lejos haciéndolo coja.
    Además, las mujeres son las que dan luz al mundo, ellas han parido a la humanidad. Los hombres, en general, se han empleado más en apagar esa luz que en mantenerla… solo hay que repasar la historia; guerras, religiones excluyentes, dictadores, genocidios, etc. Si ante tal insistencia en machacarlo, el mundo sigue adelante, debe ser que la naturaleza, por la misma razón que les otorgó a ellas entregarnos a la vida, ha querido dotarlas con una fuerza misteriosa, mucho más poderosa que la mera fuerza bruta de los hombres. Esa fuerza misteriosa emanaba de Clara Campoamor, por ejemplo, cuando doblegó el ánimo de todos esos hombres que tenía enfrente. Y solo se bastó de su palabra. Un placer leerte María, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bonito lo que dices, Paco. Gracias a que hay muchos hombres, cada vez más, que están en la línea de la igualdad. Se creía que se perdía privilegios...abriendo puertas, y lo que se consigue es un mayor enriquecimiento en todas las áreas de la vida...
      Los hombres también son luz en el mundo...creo que eso corresponde al ser humano.
      Muchas gracias por tus palabras.
      Buen día de lecturas...parece que por aquí lloverá.

      Eliminar
  10. Primero de todo (que si no me olvido) creo que la película no tardara demasiado en estrenarse en España: me refiero al tiempo que pase entre su estreno en Inglaterra y Estados Unidos al estreno aquí. Tiene a Meryl y a ella no se la puede despreciar :P
    Por otro lado, hemos coincidido en leer a la vez la historia de Sally. Conozco la historia del sufragismo británico y también la he estudiado en la universidad, igual que la lucha feminista española que comenta Laura más arriba y que me sigue extrañando (me refiero al derecho a no votar, algo que puedo entender como una decisión libre, no como una imposición al resto). Yo misma me defino como feminista e intento ser consecuente, cada vez más, con mis actos y con lo que significó para tantas mujeres que vinieron antes.
    Y por último, me apunto la película aunque creo que no será en el cine. Estoy muy poco cinematográfica desde hace meses...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, me alegra saber que el feminismo se va estudiando en la universidad. De todos modos, no se estudia en todas las universidades, y actualmente, a los alumnos y alumnas de secundaria, no se trabaja ese movimiento social.
      Como bien dices, estoy de acuerdo en el derecho a ejercer la libertad de lo que quieras realmente hacer....pero lo que si es cierto, es que no hay que tomarse a la ligera ese momento y la lucha que hubo detrás de él. No votar es totalmente legítimo, pero siempre y cuando sea una elección y no un impedimento.
      Por su puesto, las asociaciones feministas hicieron mucho más que abrir camino en el voto femenino. Pero este libro, trata más específicamente de esto último.
      Un abrazo muy grande y que tengas un buen día...

      Eliminar
  11. Cómo me ha gustado leer esta entrada María!! y me viene muy bien recordar lo que se luchó y sufrió para que pudiéramos votar porque ahora que estamos tan desencantados llegan las elección y es como bufffff. Por eso nunca está de más en que ese pequeño gesto costó mucho, muchísimo a todos y en especial a las mujeres a las que no nos creían capacitadas para ellos. Un bravo enorme por esta entrada y por todas esas mujeres que hicieron posible que tengamos esa oportunidad.

    Besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jane, me alegra saber que te gusta esos momentos tan interesantes que hemos tenido en la vida, a través de los ojos y actos y de otras mujeres.
      Tenemos miles de oportunidades...y cada vez está más cerca que el mundo vaya abriendo los ojos. Creo que el mejor camino para ello, es la educación.
      Ahora estoy con un libro, que trata en profundidad este tema.
      Fue también un "abandonado" en la estantería, sin ningún motivo.
      Un abrazo y buen día

      Eliminar
  12. ¡Que entrada tan completa María! me llevo anotados libros y películas. Hace poco menos de un mes, tuvimos elecciones en mi ciudad. Elegimos gobernador y diputados y senadores. Dentro de 3 años elegiremos presidente (si no tiene que hacerse antes, dicen que el presidente está muy enfermo). Es importante recordar que votar es un derecho ganado duramente, y que si el voto no sirve tanto como uno quisiera, deberían cambiarse las leyes para que sea una auténtica representación ciudadana. No es sólo votar, es luchar por todo lo que uno merece como ciudadano.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, Ale, es muy importante recordar el recorrido histórico que ha tenido exigir ejercer el derecho a las libertades...
      Pero es verdad, que también tenemos derecho a no votar...A mí me gusta hacerlo, porque pienso en lo mucho que se ha luchado. Y la política es estupenda, si se llevara a cabo como se creó y no como se vive en la actualidad.
      Como dices es importante recordar que es un derecho y todo lo que se hizo por conseguirlo.
      Un beso grande...y espero que ambas podamos disfrutar pronto del estreno de la película.

      Eliminar