El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



jueves, 22 de septiembre de 2016

Wild. Salvaje.Cheryl Strayed

Vengo de caminar días y días por diferentes caminos. De atravesar montañas, llanuras, paisajes que te hacen regresar a ti misma. Vengo de estar durmiendo en mi propia tienda de campaña, de comer comida liofilizada y sentir que una limonada Snapel puede devolverme a la vida....Vengo de estar con Cheryl Strayed y dejar que su historia se impregne un poco en la mía. Algo de ella ha volado y se ha quedado en mí.

Decir que me ha gustado el libro, se queda corto...y más sabiendo que es algo real. Puede parecer un libro de autoayuda, y quizá lo sea, pero a mí me ha conquistado. Creo que los caminos para salir de algo son diversos y no hay una única forma...y si caminar, llevar una mochila, y vivir en la naturaleza durante tres meses, sirven para iniciar una nueva etapa de vida...pues bienvenido sea.

Me gusta la idea de libertad que el libro te ofrece,...saber que nada esta escrito...que quien tiene la pluma y el papel eres tú...y tú eres dueño de tu vida, a pesar de que no tomes parte en todas las decisiones que nos rodean,...sin embargo, siempre hay opciones. Puedes dejarlo todo,....y comenzar de nuevo. Y para dejarlo todo, Cheryl hace un camino...un duro camino con una mochila a la que denomina "monstruo" y que se convierte en parte de sí misma. Aprende a vivir en las montañas, en los desiertos, a tomar agua yodada y otras veces a filtrarla. Descubre la confianza en sí misma y la bondad del desconocido.

El Puente de los Dioses es su destino. Allí se encontrará con otra Cheryl, algo diferente de lo que era cuando inició su aventura...porque lo que hacemos, nos guste o no, nos va transformando. Sufre las heridas del camino.
Me gusta la idea de que un paquete te esté esperando en tu próxima parada. Ella se preparo un viaje con cajas que iría recibiendo a lo largo de su andadura. Las cajas, por lo general, contenían: comida liofilizada, algo de ropa limpia, dinero...y un libro. Sí...sus compañeros fueron varios libros que se fueron arrastrando con ella a lo largo del camino. Pero como Monstruo ya era demasiado pesado, fue deshaciéndose de los libros que había leído. Formaban parte de la fogata nocturna del día. Al igual que su guía sobre el SMP. A medida que iba avanzando y leyendo, se iba desprendido de dichos fragmentos y de algún modo era como sentir que había conseguido llegar a algún lugar determinado.
Tras una larga caminata, llena de maravillosos paisajes, acompañada de sí misma, y de esas partes de la guía ya hechas, y de esos libros ya leídos... Esto me hizo recordar a Anne Fadiman y el modo que tiene de relacionarse con los libros. Más de hacer que las palabras se queden dentro, que permitir que te acompañe el soporte. En este caso, me resultaba totalmente comprensible que se deshiciese de ellos, pero no me imagino ciertas ediciones que tengo en casa hechas pedazo. Y tampoco pienso que Anne Fadiman permitiera deshacerse de ciertas ediciones, por mucho que fuera el peso en su camino.

Aquí no llevo a mi "monstruo", pero
estoy en Pirineos, en la cascada
Cola de Caballo
En el mismo año que Cheryl hacia su andadura, yo había hecho otras...ese año recorrí los Pirineos con mi "monstruo", a la espalda, y  con la diferencia de ir acompañada. Sin embargo, su aventura me ha llevado a recordar otras de mi vida. Como la primera vez que usé una gran mochila de hierros sujeta a mi espalda. Al día siguiente, después de recorrer los primeros veinte kilómetros, me di cuenta de todo lo que "no" me hacía falta y envíe un paquete a mi familia con pantalones y camisas...(la ropa es lo que más termina pesando). Aprendes a aprecias esos momentos en los que te quedas con poco o con lo justo. La experiencia te enseña a sobrevivir. A veces, cuando echaba la mano al bolsillo y ves cómo caen "telarañas",...buscas otras alternativas "sin dinero" y esa bondad que lleva la gente, se siente más cuando vas sin nada...o con poco. En uno de mis viajes, al pasar por un pueblo, recuerdo que me regalaron comida. Sin tener que dar explicaciones, ni nada...Hay muchas más personas que te ofrecen lo mejor de si mismas, que viceversa. Sin embargo, se habla más a menudo de lo que sucede con menos frecuencia. Cheryl habla mucho de ello...

Siempre que veo a gente con mochila siento nostalgia y me sube la adrenalina...Viajar de ese modo te ofrece otra perspectiva de ti misma, que desconoces completamente.
Actualmente hago menos viajes de este estilo, pero no descarto en volver a coger mi mochila, que vive en la caseta de jardín y rescatarla del olvido. Aún quedan muchas rutas por explorar...

Los libros que "viven" con ella durante el viaje, son a cual más diferente. Solo sobrevive uno a la quema nocturna...uno de poesías, que forma parte de ella y es como su segunda piel. "The Dream of a Common Language", de Adrienne Rich. Mis libros serían otros, tanto los que iría quemando, por haber finalizado su lectura, como los que habría salvado de la hoguera.

Comenzar también es difícil...quizá se puede ver como toda una aventura, pero hay que armarse de valor, para volver a estar fuera del camino que ya conoces, del "monstruo" que se ha convertido en tu compañero y que lleva la casa que puedes montar en cualquier rincón...Volver a encerrarse en la vida y en el sistema también da miedo... por eso muchas personas que viven en la calle, aunque quieren salir y vivir en algo mejor, les cuesta mucho abandonar ese lugar que conocen...
Cheryl también tenía miedos, y estaba asustada...tanto antes de iniciar el camino, como al abandonarlo. Sin embargo deja todo...para empezar algo nuevo y diferente.

"Era un trato al que había llegado conmigo misma meses antes y lo único que me había permitido emprender sola aquella andadura. Sabía que si permietía que el miedo se adueñase de mí, mi viaje estaba condenado al fracaso. El miedo, en gran medida, surge de la historia que nos contamos a nosotros mismos, y por tanto me propuse contarme una historia distinta de la que se cuenta a las mujeres".

Ha sido un libro especial, de largo recorrido y de caminos inciertos,...que me ha llevado a este mes, ...al Septiembre que tanto me gusta. Lo finalicé más o menos como ella terminó su camino: cerca de su cumpleaños...y así, también cerca del mío, dejé que las hojas del Otoño formaran parte también de la lectura...y pensé en los nuevos comienzos...y en avanzar más por dentro que por fuera...
El libro me lo mostró por primera vez Halcombe...y siempre le daré las gracias...
Feliz Otoño y felices momentos de lectura...

24 comentarios:

  1. Gracias María. No hace mucho que conocí tu blog y me parece un rincón maravilloso.
    Un abrazo
    Cris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cristina,...y bienvenida. Otro abrazo y pasearé por tu blog en breve.

      Eliminar
  2. Feliz otoño, felices lecturas y caminos! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elvira. La verdad es que esta época invita a hacer senderismo, sin embargo, no siempre la vida cotidiana te lo permite. De momento aprovecho mucho a ver los atardeceres, a ver cómo algún petirrojo se asoma y a mirar de reojo la naturaleza...sintiendo que formo parte de ella.
      Un abrazo enorme, y felices lecturas otoñales.

      Eliminar
  3. Ordesaaaa, uno de mis lugares favoritos, son incontables las veces que he estado en ese valle, lo he recorrido por todos sus rincones y por supuesto el camino a la cola del caballo la he hecho muchas veces, es un valle maravilloso.

    Bueno, lo siento por empezar por ahí... Parece que el libro es interesante, desde luego la idea de dejarlo todo y marchar, sea como sea y donde sea es un clásico de la literatura de viajes y cómo el viaje te transforma. Yo también he ido con "monstruos" (y qué poco me gustaba ir así de cargada), la idea de las cajas es genial.

    Abrazos y feliz otoño!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ordesa es maravilloso...de vez en cuando tengo que ir a despejar la mente y pasear por el hayedo,...recorrer caminos ya transitados que te invitan a llenar la mochila de energía. La foto es de hace pocos años...cuando fui en el 95 eran otros tiempos y viajaba con una mochila más grande.

      A mí me gusta llevar esas grandes mochilas...y echo de menos hacer alguna caminata como Cheryl. Supongo que el Camino de Santiago es lo que más se asemeja...y quiero hacerlo de nuevo. Si lo hago entero, haré eso de las cajas. Un abrazo grande y muy feliz Otoño, Laura. Me alegra saber que ambas coincidimos en Ordesa.

      Eliminar
  4. Tenía pendiente de ver la película adaptación de este libro... tengo sentimientos econtrados con este tipo de lectura, recuerdo que cuando leí "come, reza y ama" sentí una antipatía enorme hacia la autora, me parecía muy caprichosa y poco luchadora y es quizás porque yo soy muy pragmática, me cuesta mucho entender a esas personas que dejan todo para empezar un viaje iniciático,quizás porque yo no estoy en ese punto, o porque yo soy de las que me quedo y tiro para delante. Así que no sé si leería este libro. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película es preciosa, y Cheryl tuvo una participación muy directa de la misma. Yo vi antes la película y luego leí el libro. Ambos me gustaron mucho. Nada que ver con come, reza y ama (aunque me negué a leer el libro, ya que en realidad, no me decía nada)
      Wild, sin embargo, es una historia real...una historia de superación. Tampoco yo estoy en ese punto...pero trabajo con personas muy dañadas y esta historia me recuerda, que cada quien tiene que buscar su puerta de salida, cuando las cosas se tuercen. Para Cheryl la puerta de salida, fue caminar. Ella no tiró la toalla, sino que escogió cambiar de escenario para salir adelante. Quienes se marchan no siempre son quienes no se quedan...es decir, afrontan el problema desde otro prisma. Quedándote, a veces, no se soluciona nada... depende del problema. Cheryl tenía que marcharse...y fue la mejor opción que pudo hacer. Sin huir de su vida, sino dandole un gran giro y enfrentándose a sí misma.

      Otro saludo y felices lecturas otoñales.

      Eliminar
  5. ¡Me alegro de que lo hayas disfrutado! Es un libro increíble, de esos a los que vuelves de vez en cuando y disfrutas de nuevo con cada palabra. Y, fíjate qué casualidad, justo hoy, antes de leer tu reseña, pensaba en que ya es hora de releerlo. Espero que sea pronto...

    Me ha encantado tu foto con "Monstruo". :DDD

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Halcome, me acordé mucho de ti, cuando leí el libro y releí tu reseña. Algún día volveré a releerlo...te deja muy buena sensación.

      Mi foto es de hace pocos años...no es del 95...allí era una adolescente. Mi monstruo no sale...esa es una mochila de un día de ruta...ya que la subida a Cola de Caballo es de unas 3 hora, dependiendo de los descansos que se hagan. Si puedes hacerla algún día...es preciosa y se hace tranquilamente. Van niños y niñas también...Subir a "monte perdido" ya es otra cosa...pero hasta la cola de caballo es más o menos fácil.
      Un besote y que tengas un feliz día.

      Eliminar
    2. El paseo hasta la Cola de Caballo lo he hecho, ¡y es que soy de Huesca! :))) Aunque confieso que subo a la montaña menos de lo que me gustaría. Ay, de vez en cuando me entra la nostalgia y hago mías las palabras de John Muir: "The mountains are calling and I must go". ¡Un beso!

      Eliminar
  6. A veces estamos tan acostumbrados a andar por el mismo camino, que nos acomodamos. Romper con el recorrido usual e iniciar una nueva andadura, es de valientes.
    Feliz otoño, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dorcas, es una gran oportunidad elegir cambiar lo que no nos gusta...como cuando se queman parte de los fragmentos leídos de un libro. Sabes que ya se quedó su historia en ti...o lo que tenía que decirte...
      Para mí es una historia de superación, de elegir vivir y dejar atrás lo que no quieres que te siga acompañando...y quedarte con lo que sí quieres de ti. Es una historia valiente, de una mujer que también lo fue.
      ¡¡Un abrazo muy grande!! Y feliz Otoño

      Eliminar
  7. Creo que todos hemos viajado con Cheryl y contigo María. Me ha recordado a cuando yo hice El camino de Santiago. En mi caso, la mochila que llevaba era muy pequeña, pues como novata que era me dio por llevar demasiado, y enviaba de un albergue a otro la mochila via furgoneta, ja ja. Pero fue una experiencia única que repetiría sin dudar. Encuentras personas en ese camino que te regalan paz. Creo que tarde o temprano, todos deberíamos hacer un viaje con nosotros mismos. Un beso María :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margarita, es un libro precioso...que si...sin duda te hace recordar a nuestro camino de Santiago. Yo también lo hice...lo justito para que me dieran el diploma. Y mi mochila era grande...llevaba de todo, menos tienda de campaña. Algún día la repetiré...aunque también me gustaría hacer otros caminos...El de Cheryl me llama mucho la atención...
      Y sin duda, el mejor viaje...es el que haces de nuevo a ti misma.
      ¡¡¡Un abrazo grande!!!

      Eliminar
  8. María Eterna, nunca dejas de asombrarme. Soy un fan de tus trabajos y pierdo noción del tiempo acercándome y re-leyéndote. Un muy afectuoso abrazo.

    ResponderEliminar
  9. María Eterna, nunca dejas de asombrarme. Soy un fan de tus trabajos y pierdo noción del tiempo acercándome y re-leyéndote. Un muy afectuoso abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Vi la película sin haber leído el libro (error). Ahora lo tengo en espera porque quiero leerlo sin tener en mente la película. Hace poco hice un viaje sola, pocos días, y fue toda una experiencia que quiero repetir. Más lejos, más tiempo. No es fácil viajar sola, como comenté en Instagram hay momentos tremendamente duros, crudos diría, pero hay otros que son de una belleza tan brutal que siempre compensa. Encontrarse con una misma, volver con algo nuevo, es inevitable viajando sola. Quizás no sea este mal libro para que me acompañe a mi siguiente experiencia viajera ;)

    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmm...yo también vi la película antes que leer el libro, y no siento que fuese un error. De hecho después la volví a ver y me gustó aún más. Ella forma parte de la elaboración de la misma, e incluso aparece en alguna escena. Su hija hace de sí misma cuando es pequeña. A mí me gustó muchísimo. Cierto es que deje un espacio entre ambas.
      He viajado sola en alguna ocasión, pero mayoritamente acompañada. Viajando aocmpañada también hay momentos que escoges para estar sola y son realmente reconfortantes. La compañía si es enriquecedora, hace que el viaje sea más llevadero.
      A mí me ha gustado mucho el libro. Puede que en ocasiones se repita, y que hay experiencias que se pueden relatar en menos...pero hacen que el viaje sea más interesante cuando das más detalles del mismo. Fui visitando los distintos parajes por los que ella pisaba...y son increíblemente bellos. Algún día, me gustaría hacer algo así.
      A pesar de encontrarse con personas con quienes podría compartir camino...prefiere ir sola. Sabe que es un viaje de una sola dirección y eso me encanta...Ella no regresa a su hogar...regresa a sí misma y a otro "hogar" que irá formando y que es aún desconocido para ella.
      Un abrazo grande, Ana.

      Eliminar
  11. fue un libro que me encantó y al que guardo especial cariño, pues comencé con el un club de lectura con mujeres que no tenían la lectura como hábito, y este fue un libro que a todas gustó.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  12. Sin duda alguna es el mejor libro para comenzar en un Club de lectura, y más cuando no hay hábito lector. Yo lo estoy utilizando con las mujeres con las que trabajo. No es para todas, pero si para algunas y creo que les beneficia conocerlo.
    Un abrazo y gracias mil por venir!!

    ResponderEliminar
  13. Cuanto me gustaria leer esos libros pero tal vez por pereza o por otra cosa lo voy dejando,hace poco de los pocos libros que leo lei Hacia Rutas Salvajes,tambien vi la pelicula, pue bien en este libro cuenta un drama realpues cuidado cuando se sale hacer caminos con la mochila y solos y no hacer lo que hizo este chico, si no as leido dicho libro te lo recomiendo .
    un abrazo

    ResponderEliminar
  14. ¡¡Miguel!! Me encantan estos libros de experiencias vitales que suenan transformadores. Tomo nota de Rutas Salvajes, aunque no creo que lo lea pronto. Siento muy de cerca aún a Cheryl con su mochila y el Sendero del Pacífico. Están grabados en mi mente.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar