El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



jueves, 4 de octubre de 2018

Septiembre se fue...y llegó Octubre

No sé muy bien cómo, pero Septiembre se me ha ido escapando de los dedos...como si fuera algodón y el viento lo arrastrara. Fue un mes de lo más entretenido...con muchos horizontes abiertos, y algunos de ellos aún sin cerrar.

Hubo un poco de Agatha Christie, y sus novelas...con ese destello de humor negro que aparece en sus textos, y que consigue arreglarse con una taza de té...desvelando quizá más de un misterio. Mi vida, como la de todas las personas, sigue con sus misterios...y no hay taza de té que ayude a desvelar todos ellos. Pero tampoco importa. Quizá hay que vivir así, con misterios...

Este libro fue toda una aventura, ya que con él viajé a Oxford, y me sentí un poquito traicionando a Dorothy L. Sayers...a quien apenas la miro en la estantería y estando en "su zona", sentí una punzada de traición. Para regodearse, ya estuvo posteriormente el escaparate de la London Review Bookshop para recordarme que, efectivamente, me había olvidado de ella.

Anyway, decidí seguir adelante con Agatha y la disfrute tanto,...especialmente su sentido del humor inicial, que hizo que de cuando en cuando soltara una carcajada.

Fue curioso viajar en tren hacia Oxford, y encontrarme a más personas que llevaban el mismo misterio que yo entre manos...¿será el Otoño?

En fin...después de estos circunloquios, sigo con mi Septiembre escurridizo...No solo fue una Agatha maravillosa, con su Miss Marple al acecho, sino también fui invadida por la relectura de la biografía de Tolkien. Dado que me esperaba un viaje a sus tierras medias, quise prepararme recordando las andaduras de un profesor de literatura, que tenía una imaginación deslumbrante. Y...¿qué tendrá que ver la vida de alguien para descubrir sus brillantes ideas? A veces lo pienso, pero,...creo que no puedo evitar unir vida y personajes, de cuando en cuando...no siempre, claro.

Y llegó Octubre...y aún sigo entre manos con ambas lecturas. Reconozco que me gusta quedarme hasta las mil y una recorriendo las calles de un Oxford de los años veinte, de la mano de la familia de Edith y John R.R. Tolkien. La biografía de Carpenter es maravillosa. Podría explayarme en cómo hace las descripciones o en como se introduce en la vida cotidiana de quien escribe. Ya en sus primeras hojas, que nombra como "la visita", se introduce él mismo como parte de esta biografía. Me pareció curioso, cuando hace años visitaba la tumba de Tolkien, o...perdón de Beren y Luthien, descubrir que a pocos metros estaba la tumba de quien escribe esta biografía; Humprhrey Carpenter.
Merton Collage. Donde ejerció de profesor
Tolkien.
La biografía se edita en 1977. Seguro que ya hay otras mejores, pero esta para mí guarda una relación especial porque su escritor, llegó a conocerlo. También, creo que quiso dejar ese misterio que tienen la vida de los seres humanos para otra imaginación...para otra hoja en blanco como la que encontró el profesor cuando leía exámenes...y entonces, para su sorpresa, le visitó un hobbit.

Para quienes aman estos mundos, este tipo de libros merecen ser leídos... esta es una biografía que merece la pena ser leída para conocer a quien nos llevó a otros mundos. Regalé la experiencia de visitar de nuevo su ciudad...la que él amaba y que volvió a considerar hogar tras muchas mudanzas y desarraigos...Allí nos esperaba una exposición pequeñita, pero muy interesante, en la que se entremezcla la vida de quien escribe con sus propia imaginación. No me extraña que inventara un nuevo idioma...su nacimiento estuvo lleno de palabras distintas...incluso hubo una vez que estuvo en una tribu durante unas horas...
Su fe era lo más importante de su vida, y de su obra. De alguna manera está todo sabiamente impregnado de lo que uno es.


Las casas en las que vivió, ya no conservarán nada de lo que fueron, salvo quizá algo de la fachada...la forma tal vez...Lo que está claro es que tuvo una vida singular y sencilla...pero si que sentí que la madera y dio mucha importancia a la AMISTAD con mayúscula. Perdió a sus amigos a lo largo del tiempo...a veces de forma muy brusca en la Primera Guerra Mundial...Tal vez, escribir...fue lo que le ayudó a comenzar algo nuevo...De algún modo parte de esas vivencias tuvieron que quedarse en su mente y le acompañaron quizá, casi toda su vida.
Murió en un Septiembre de 1973...a primeros de mes. Su vida sin Edith estaba ya en otra línea. Ella había sido su Luz, su faro...su Luthien y creo que no quería seguir aquí sin ella...a pesar de un precioso apartamento en Merton Street, que le regalaba la Universidad.

Sería bonito seguir leyendo más y más sobre su vida y obras...pero de momento basta decir que su vida está repleta de diferentes historias...pero que tal vez, siguen un mismo hilo...como si de una tela se tratara.

Pensé,... cuando vengan las lluvias escribo y me siento de nuevo con mi taza en el ordenador...ahora hay mucho que hacer cuando me quedo en casa...están los árboles que tengo que podar,  cosas de casa (que ya las hojas de otoño están entrando en la cocina...no digo más)...las comidas que no he hecho,  las correspondencias electrónicas no leídas...Pero, me dije, que si seguía así, las lluvias nos visitarían y de nuevo Octubre se escurriría de entre mis dedos...

Las imágenes las hice con el móvil. Son algo regulares, pero son momentos de allí.

13 comentarios:

  1. Hola, María. Primero que nada, gracias por regalarnos estas imágenes preciosas en tierras de Tolkien. Segundo, decirte que estoy de acuerdo en eso de que la vida está llena de misterios sin resolver (a veces, nos gustaría contar con las certezas de los personajes de Agatha Christie). En esos momentos, el tener a mano un buen libro es invaluable.
    Saludos, desde Cronopia Literaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mai. Desde luego, tener un buen libro entre manos...es una de las grandes maravillas de este mundo.

      Qué tengas felices lecturas Otoñales. Nos leemos!! Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Hola María! Todas las vidas encierran misterios y creo que si no los hubiera la vida sería aburrida (siempre y cuando no sean misterios desagradables, claro).
    El mes de septiembre lo he sentido como tú, ni me he enterado, se me ha ido, se me ha escurrido entre los dedos
    Pero Octubre y lo que está por venir seguro que es aún mejor
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego todas las vidas son misteriosas (e imaginándote en una biblioteca aún más)...Octubre se me ha ido,... pero he visitado los blogs en silencio...leyendo, sin poder comentar. Tengo menos tiempo que antes, pero bueno...creo que tendré que organizarme mejor, porque no quiero perder este espacio y estar por aquí...Un abrazo grande.

      Eliminar
  3. ¡Hola María! Como siempre que leo tu entrada, siento que entro en otro mundo. Me encanta como vas narrando todo, y me he sentido al lado de Agatha y en tierras de Tolkien. No conocía esas facetas del autor, y la verdad es que coincido contigo, conocer la biografía ayuda mucho a entender la obra.
    Muchos besos y feliz octubre :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Margarita. Qué bellas palabras. Pues, me he equivocado bastante en la biografía...pero bueno, ya lo he subsanado...Escribí la entrada con prisas...y eso tiene sus consecuencias. Un abrazo y esperemos que todo bien.
      Abrazos y feliz Noviembre...

      Eliminar
  4. Si vida fue sencilla, mucho más simple que el mundo que crea. Un hombre simple, roto desde la infancia, católico y enemigo de largos viajes...
    Le gustaban las veladas donde la mente se evadía en la conversación, charlas interminables, paseos por los bosques cercanos. Una vida sencilla capaz de huir hacia mundos inimaginables para la mayoría. Curiosamente su mentor o tutor fue de Cádiz, aferrándose la familia a esta figura delgada del misionero antiguo. La vida es extraña y lo que realmente me impresiona de Tolkien es la sencillez y monotonía de su vida. Alguien fue capaz de tomar Mordor y franquear los subterráneos de la montaña del destino...

    Una delicia leerte.
    Ricardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si la vida de Tolkien fue sencilla...desde luego fue algo diferente, ya solo por el hecho de nacer en Sudáfrica. Eso si, estuvo roto por las vivencias tan dolorosas que vivió en su infancia, sin embargo supo reponerse, y no dejarse arrastrar por el victimismo..fue dolor que gracias a su fe, y su imaginación, pudo sobrellevar. Si...su tutor, fue de Jerez de la Frontera, y curiosamente es famila de Osborne. Gracias a ese dinero fue parte de su educación.
      Muchas gracias Ricardo por pasar por aquí y bienvenido.

      Eliminar
  5. Hola María, ¡Gracias! Leer tus entradas es un placer.
    Quería hacerte notar que hay un error en la fecha de muerte de Tolkien: Pusiste 1073...y fue 1973. Abrazos desde Irlanda. Rachel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS MIL!!! Soy un desastre...quise redactar de nuevo la entrada, pero no creerás que no he tenido tiempo hasta ahora. Bueno, más bien, que me he organizado fatal...Voy corriendo, Rachel a cambiarlo...y alguna cosilla más de paso...jajaja. Al releerlo, hay mucho más que cambiar.
      Un abrazo grande y felices lecturas otoñales.

      Eliminar
  6. Hola María.

    Octubre también se fue... así que te envío un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  7. Hola María.

    Octubre también se fue... así que te envío un abrazo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Paco...qué razón tienes....con lo que echo de menos este rincón y especialmente navegar por los vuestros. Voy corriendo...antes de que Noviembre también se despida de mí.
      Un abrazo grande.

      Eliminar

Quienes queráis dejar un comentario aquí, por la LOPD y RGPD, necesitaría que dierais vuestro consentimiento para dejar comentarios. Si no, me veré obligada a eliminarlos, ya que no me queda claro lo que google y blogger transmiten.
Muchas gracias.