Fui a los bosques...

"Between every two pines of trees, there is a door leading to a new way of life". John Muir.


Aunque esta vez todo tiene que ver con John Muir, he de decir, que primeramente, fue Thoreau quien me habló de los bosques como nadie lo había hecho hasta entonces. "Fui a los bosques porque quería vivir a conciencia, quería vivir a fondo y extraerle todo el meollo a la vida. Olvidar todo lo que no fuera vida, para no llegar a la muerte descubriendo que no había vivido". Esta frase la llevaba escrita en mi cartera-monedero...en vez de llevar fotos, como hacían mis amigas pre adolescentes, yo llevaba frases de escritores y escritoras que me habían dado luz. Sin duda está era una de las principales. Aún conservo la cartera y la frase, tal y como la he escrito...con mis palabras, y la de la película "Dead Poets").  
En aquella época me gustaba mucho quemar papel, por lo que la escribí en un papel que parece rescatado de una carta quemada... Ahora huele a antigua, y está con ese color amarillento que cogen las hojas de papel cuando pasa el tiempo. Quizá el Otoño no se olvida de ellas y permite que también disfruten de esta época...


Pero como decía está vez, era Muir quien me acompañaba. Un conocido de lejos, pero al que ahora estoy disfrutando tanto, que no termino de leer el libro. 
El prólogo es de Miguel Delibes de Castro...maravilloso,...lo he leído más de una vez...y es genial, porque te adentra en la vida de Muir de una forma resumida y al mismo tiempo sin olvidar detalles imprescindibles de su existencia.


Yosemite (pronunciado yosémiti) me esperaba...Cogí la mochila, algo de frutos secos y alguna fruta. John Muir estaba esperándome a la puerta de la cabaña roja que alquilé durante unos días. Ahí estaba él, con el espíritu más libre que había podido encontrar. 
La noche anterior estuvimos viendo la ruta...ojeamos algunos mapas, porque aunque tenía móvil, la señal de wifi no estaba al tanto del mundo actual, por lo que lo hicimos como él sabía. Roosevelt, el presidente de su tiempo, le quiso a él como guía y yo no quería ser menos.

Mi plan era ambicioso, por lo que me dejé aconsejar por sus palabras...No obstante, he de decir, que en alguna ocasión, desobedecí sus consejos. Eso causó que mis sueños se vieran torcidos y decidiera que en algún otro momento tendría que volver a los bosques de Yosemite.

Mi compañero de viaje habitual, también venía con nosotros...él había dormido con su navaja suiza debajo de la almohada, indeciso en salir o no en la noche, cuando los ruidos nos acechaban. Yo caí en los brazos de Morfeo, por lo que aunque escuchaba que alguien "rascaba" la cabaña, no quise investigar de qué se trataba...

Llegó la mañana esperada y después de una taza de té con miel y algo de proteínas, decidimos emprender el camino...

Decir que aquello es maravilloso y que te puede llegar a transportar a todo tu mundo interior, es poco...El Capitán, es mejor de lo que te cuentan...No sé con seguridad si se puede escalar, pero creo que está permitido a muy pocas personas...es una gran montaña, con una gran roca en su final, que te deja boquiabierta. 
Pero no podemos olvidarnos de los árboles...las grandes Secuoyas...vimos algunas de las grandes, pero las más gigantes se quedan para un próximo viaje. Estando allí eres más consciente de la ruta.


Muir nos animaba a detenernos en algunos puntos del camino. Era de obligada necesidad...Algo de lo que no hablan mucho es de los habitantes que ya estaban allí, antes de que Muir "descubriera" este bosque...Vimos Yosemite Village, y comprendimos porqué aquellas familias indias, decidieron quedarse a pesar de las inclemencias del tiempo en el frío invierno. Hoy en día quedan vestigios de aquello. Pruebas de su existencia, y aún todavía hay quienes se quedan allí a vivir. Tienen una biblioteca...las hay por todos los sitios más inesperados...Y como Muir nos recordaba, es que no hay nada mejor que estar en tu cabaña los fríos días de invierno, tomar una taza de té, algo de pan y libros. 
Por lo que nos comentaba, lo que más llevaba por entonces, por ese 1871, era pan y té....y libros...


Muir, a pesar de que no estuvo siempre en estos bosques, sí pasó largas temporadas allí. Él nos habló de su estancia en un veranillo de San Miguel, un poco como nosotros en ese momento,...coincidían las fechas...finales de Septiembre con principios de Octubre...

Él quería preservar el mundo de los bosques para la posteridad. Mostró al Presidente Roosevelt las necesidades de cuidar de aquél entorno. Ya en su tiempo vio como se talaban las secuoyas antiguas, y sentía como si matasen a algún ser humano.


Nuestro viaje, continuaba, queríamos verlo todo, y para ver todo...se necesitan al menos dos años, nos decía Muir, con una sonrisa sagaz...de manera, que nos conformamos con algunas rutas turísticas y otras menos transitadas...no obstante, nuestro tiempo era tan justo, que decidimos que en algún momento de nuestra vida, tendríamos que volver...

Nos quedamos al atardecer un poco más abajo de Wanona, en Mariposa Grove, donde se encuentra una de las Secuoyas más antiguas...Tiene 1800 años y también posee su propio nombre: Grizzly Gigant. Con ese nombre, una lo único que no espera es que pueda hacerse una foto completa consigo misma y con la Secuoya...y casi pasa...

No hay muchas más palabras...sino contemplar lo que nos rodea...Observar cómo aquélla vida se desarrollaba ante nuestra mirada...Ser espectadores de la Naturaleza y solo "estar ahí"...en el momento presente...para sentir que estábamos vivos y que de algún modo, pertenecemos a esa gran familia, que es la VIDA que nos rodea. Somos también parte de esas Secuoyas...de esas montañas, de los Glaciares antiguos,...de lo pequeño y lo grande...

Este es solo un pequeño avance de este tiempo en los bosques...aún tengo las zapatillas de trekkin sin salir de su bolsa de viaje, porque contienen la tierra de los bosques de Yosemite...y eso...no quiero dejarlo aún marchar. Muy probablemente, un día no muy lejano las volveré a necesitar y las mezclaré con la tierra que hay en mi hogar...lo mismo se quedó alguna semilla de allá...y puedo dejar algo de aquél lugar tan maravilloso en mi hogar...o cerca de él.

Acabo de llegar, y una de las mejores cosas que he hecho ha sido desconectar de todo...quedarme quieta, y en movimiento...si suena contradictorio, pero es que vengo de un mundo de contradicciones y algo me dice que necesitamos de un movimiento diferente...que nos haga viajar de tal modo que no olvidemos las palabras de Muir ni de Thoreau.

Las fotos son de servidora.

Comentarios

  1. Ayy María, ¡que bonito todo lo que nos cuentas!! Me he sentido transportada a todos esos lugares que has visitado. Pro un momento me he visto en medio de ese bosque rodeada de secuoyas y de pura naturaleza.
    Té, pan y libros..., genial combinación (aunque la verdad es que a mí el pan me sobra, con un buen té y un buen libro es suficiente)
    Un besazo María!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marian. Ha sido muy bonito. Espero volver, porque se quedaron muchos rincones por observar y sentir. Me alegra saber que has viajado un poco conmigo.

      ¿Libros, té y pan, verdad? qué buena combinación.

      Un abrazo y que tengas muy buenas lecturas.

      Eliminar
  2. ¡Qué bonita es la frase de la película El club de los poetas muertos!
    Una de mis preferidas.
    Es una belleza lo que nos presentas, me anoto el libro.
    Creo que me gustará.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mil, Maite...Y Muir, si amas la naturaleza, es acierto seguro.
      Un abrazo muy grande

      Eliminar
  3. Mi querida amiga María, qué imagenes más hermosas, y sobre todo, las reflexiones, que como siempre son maravillosas. Ahora, en estos instantes de mi vida, estoy buscando información e investigando sobre unos sucesos que ocurrieron en uno de los lugares más mágicos de España. Me refiero a sus bosques del Norte, a la Selva de Irati y el Valle del Baztán. Cuando he visto tu entrada, me he transportad allí.
    ¡Besos cariño! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias preciosa Margarita.
      Ánimo con tus investigaciones. España tiene rincones muy bellos, pero a mí, siempre me ha gustado viajar y a veces...también lejos...fuera...Yosemiti es especial...realmente te puede llegar a transportar a otro mundo.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  4. Bonita entrada y un libro que parece ser interesante, lo tendre en cuenta pero tantos pendientes que no se si lo podre leer, qquqizas con el tiempo lo consiga encontrar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Odel. Muchas gracias gracias. Si, a mí me sucede igual...quiere leer tantos y luego me pregunto...¿y ahora qué? ¿Cómo encuentro tiempo, y horas para este libro? Bueno...quizá esto nos sirve para observar y tal vez, para que cuando Muir te asalte, puede que le disfrutes un rato y luego le dejes ir...no todos los libros nos tienen que acompañar.
      En mi caso, Muir, se queda...para vivir conmigo...no puedo evitar sonreír imaginándolo al descubrir todo un bosque maravilloso en sus viajes de explorador.

      Un abrazo grande y nos leemos. (He ojeado el rincón tan bonito que tienes)

      Eliminar
  5. ¡Chulísimo! La verdad que no soy una turista de naturaleza, soy más de museos, casas señoriales, etc. pero no dudaría visitar el parque Yosemite después de haber leído tu entrada, se ve que ha sido una experiencia inolvidable. Me alegro de que hayas disfrutado. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandra, no sé si algún día cambiarás respecto a observar la naturaleza desde "in situ", pero mientras, desde luego, puedes vislumbrarla a través de los ojos de escritores tan increíbles como Muir y Thoreau. Yosemite es maravilloso...un rincón en el mundo que nos espera,...

      Eliminar
  6. Hola, María.
    Como de costumbre te veo rodeada de magníficos libros y paisajes en consonancia, nada menos que Yosemite, uff qué bonito lugar, ya me gustaría conocerlo.
    Sin duda, María, somos parte de esas secuoyas, de las montañas, los glaciares... algo que ya expresó el gran jefe indio Seattle en su respuesta al entonces presidente norteamericano Franklin Pierce, cuando éste pretende comprarle sus tierras, como recoge este breve fragmento:

    "(...) ¿quién puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Esa idea es para nosotros extraña. Ni el frescor del aire, ni el brillo del agua son nuestros. ¿Cómo podría alguien comprarlos?

    Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el ciervo, el caballo, la gran águila, son nuestros hermanos. Los picos rocosos, los surcos húmedos de las campiñas, el calor del cuerpo del potro y el hombre, todos pertenecen a la misma familia."

    Un abrazo, deliciosas fotos y experiencias ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco, creo que a ti y a vuestra familia os gustaría mucho pasear por Yosemite. Ciertamente la tierra era de otros antes de llegar nuestros antepasados...Lo de comprar la tierra es idea de este lado del mundo...Tengo al indio Seattle muy presente...y desde luego estando allí, con más motivo.

      Un abrazo y que tengas unas felices lecturas con unos enriquecedores paseos.

      Eliminar
  7. Estimada María, disfruto mucho del qué y el cómo trasmites lo que nos cuentas.
    Amo a los perros así que es un gusto conocer al Sr. Ballo.
    En casa somos grandes bebedores de té, en hebras como deber ser, dos puñaditos de ceylan por uno de earl greyl, con una nube de leche al desayuno y la merienda.
    En mi país, Uruguay, eso es una rareza, lo normal es tomar café con leche y mucho mate de yerba. No soy indiferente a la tetera, ni al colador ni a las tazas, las que deben acompañarse de plato (no a los mugs).
    Las tardes de domingos de invierno nuestro hogar huele a scons, manteca y jalea para untarles y en el verano, tiempo de disfrutar del mar, le acompañamos con waffles con miel.
    Todo eso para mí es sinónimo de familia, de felicidad compartida, de serena paz.
    Un placer, Selva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Selva, gracias por comentar. Baloo es muy rico y muy simpático. Me alegra saber que puedo brindar con mi taza de té negro con leche...Earl Grey se presta a eso y a mucho más...Sí, por aquí también es más habitual tomar tazas de café. A mí me encanta su olor, pero no me sienta muy bien.
      Mmmmm vuestro hogar en domingo debe ser maravilloso...me apunto a una merienda con escote y a esos wafles con miel que nombras...

      Un abrazo grande y gracias por venir.

      Eliminar
  8. Hola María.

    Hace mucho que no me paso por aquí...

    Qué imagenes más hermosas... :)

    Intentare pasarme mas seguido por tu Blog pero es que cuido a mis dos sobrinas y tengo poco tiempo para hacerlo.

    Un abrazo.

    Mi Wordpress: https://lamascaradelahechicera.wordpress.com/




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Georgina, muchas gracias por pasar por aquí...Tranquila. La vida nos reclama, y es mejor estar con quienes nos quieren y nos necesitan...los blogs están para cuando se dispone de más tiempo. Yo aprovecho los lunes que libro para escribir...pero no todos puedo...mi tiempo también está siendo más complicado para dedicar tiempo a estar por aquí. No obstante lo añoro...y me encanta...
      Besos y abrazos de Otoño.

      Eliminar

Publicar un comentario

Quienes queráis dejar un comentario aquí, por la LOPD y RGPD, necesitaría que dierais vuestro consentimiento para dejar comentarios. Si no, me veré obligada a eliminarlos, ya que no me queda claro lo que google y blogger transmiten.
Muchas gracias.

Entradas populares