El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



martes, 9 de diciembre de 2008

Regreso a Howards End


He rescatado ésta película, a la que la di poca importancia en su momento. He visto que está llena de personajes muy interesantes. En especial las mujeres que aparecen y algunos de los hombres. Retrata muy bien la época de primeros del siglo XX. Está basada en uno de los libros de E.M. Foster(escritor británico, de 1879-1970, también escribió "Una habitación con vistas"). El libro en el que está basada la película, también se le encuentra bajo el título de "La Mansión". Todo gira en torno a una casa y sus habitantes. Comienza al atardecer, viendo el final de la falda de una mujer, la Sra. Wilcox, que pasea alrededor de su casa, junto a las flores y que mira a través de las ventanas a las personas que habitan la casa...presientes que es feliz.
En Londres, viven las hermanas Sclegel (provienen de una familia alemana), y viven cómodamente, pero sin pretensiones. Ellas junto a su hermano, viven de forma emancipada, con un pensamiento algo extraño para aquellos momentos. Ya que eran mujeres ricas en cultura, alegres, libres y que decían lo que pensaban. En ocasiones, se las tildaba de locas, excéntricas...

En cambio los Wilcox, provienen de una familia rica, llena de tabues y que está dispuesta a ser más rica aún, si puede. Pero los acontecimientos que van surgiendo en la película, nos advierten, que las cosas no siempre dan el giro que imaginamos y puede...que nos sorprenda.

Me gusta la recreación del ambiente británico. La preparación de las mesas, del té, la importancia que le dan a los libros y a la lectura, la necesidad de vivir en una casa, como un bien de la dignidad humana, los ajetreos de la estación de tren...Todo ello, hace de la película una recreación maravillosa de la vida cotidiana, para una clase media-alta, en aquella época.
La película tuvo seis nominaciones a los Oscars y ganó tres. Uno de ellos, a mejor actriz, para Emma Thomson.


Leen a Richard Feverel "La Prueba"...se puede definir la película con una de las estrofas que leen en voz en off, porque parece que al mismo tiempo que desean vivir en Londres, hay una necesidad de salir... y buscar la naturaleza..." Caminó con los pies hundidos hasta los tobillos, entre las campanillas, se sintió alegre y regocijado al respirar el aire empapado de sol. El día glorioso tocaba a su fin, las sombras se alargaban sobre el césped y desde arriba, las hojas dejaban caer sus trémulas gotas de luz verde dorada. Había multitudes de mariposas que volcaban en alegres enjambres con un revoloteo aquí, un destello allí, pero silencio...podría ser una gacela". (cap."la naturaleza habla")

9 comentarios:

  1. Me encanta escuchar la naturaleza, no hay nada tan estimulante que observar y escuchar. Cuanto nos ofrecen y algunas veces que poco se valora. Yo conociendote sé que no es así, que cada paso que das es un encuentro con la naturaleza que nos rodea. Muchos besitos

    ResponderEliminar
  2. Desde luego!! Sin los árboles no tendríamos esos "pulmones" terrenales para respirar...Muchos besines.

    ResponderEliminar
  3. NO logro recordar a esta película, parece ser una historia mansa y me la imagino con buena fotografía.
    Viste La cena de Babette, no sé como se tradujo en España, a mi me pareció genial.

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Ay María...
    Cómo me haces disfrutar. Te siento como mi alter ego. Gracias por tu blog.
    Marisa, no estés enfadada conmigo, por favor.

    ResponderEliminar
  5. Gracias una vez má María por traernos tan bellas películas. Me encantó esta y ni que decir, una havitación con vistas. Puede ser interesante leer los libros.
    Yo ayer vi "El secreto de Esma", te la recomiendo. Sobre uno de los crímenes de guerra más callados e invisibilizados: las violaciones.
    Mil besos llenos de colores como los que pinta Momo.

    ResponderEliminar
  6. Mariano, esta película merece la pena rescatarla y volverla a ver. Dice mucho de las relaciones sociales, de cómo un mismo hecho se ve de diferente modo por pertenecer a una clase social y no a otra...en fin...las injusticias que siempre nos persiguen. Pero transmite ternura y paz. También recuerda lo importante que es tener un lugar al que llegar; una casa, una persona,...
    Siiii..."el festín de babette"...maravillosa, una obra de arte. Tengo también el libro de editorial Nórdica. Y es de la misma autora de "Memorias de África" (Isak Dinesen). Saludos!!!

    Momo, gracias por pasearte por aquí. Tú das color a lo que haces y transmites mucha ilusión y alegría con tus dibujos. Sabes que te sigo leyendo y viendo. Siento que coincidimos en muchas cosas.

    Mi Aldonza, te he dejado una parrafada en el mail (haber si te atreves a leerlo!!)Me apunto la peli que propones...aunque ver violaciones ahora mismo, no es que me venga muy bien. Mejor para dvd. Otros mil besos de colores para ti.

    ResponderEliminar
  7. Increíblemente no he visto esta película (cosa que voy a remediar en breve), pero me has hecho recordar "Una habitación con vistas" ("A room with a view" en el original, me parece). Esa película me dejó hechizada, ¡quisiera volver a verla!

    "El festín de Babette" es una de mis favoritas; la tengo en casa y la he visto varias veces. :)

    Gracias, María, me encantan tus reseñas, de verdad que transportan.

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  8. Andromeda, creo que te va a gustar. Especialmente, si te gusta Londres, la recreación que hacen de ella.

    Coincidimos con el "Festín de Babette"!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, María! ¡Hola, Andrómeda!
    Como veis, ya me voy recuperando después de mis mudanzas y voy repasando los blogs amigos.
    La obra literaria y la película son ambas espléndidas; una recreación fabulosa de la época victoriana. Los actores están increíbles: Vanessa Redgrave es genial, en fin, todos. La he visto varias veces y siempre me vuelve a encantar. El libro lo leí hace tiempo, es muy muy similar a la peli, ésta lo plasma perfectamente.
    Y Memorias de África...¡qué belleza, qué elegancia! Pero de esa podemos hablar otro día.

    ResponderEliminar