Anhelo de Raíces y Diario de una Soledad, May Sarton

January, 1905
Diario de la Vida en la Naturaleza,
Edith Holden
 Feliz Año… quizá ya el año chino…porque el que    celebramos en Occidente, ya queda un poco lejos…

 Os deseo un año nuevo lleno de oportunidades maravillosas para explorar. Sentir que cada día es un regalo, y a pesar de las dificultades y conflictos, este sigue siendo un mundo para dejar semillas…esas que no sabes cuándo crecerán y qué nos traerán de nuevo. A veces las cosas no salen como imaginamos, pero tal vez, en lo impredecible está la creatividad y la aceptación. ¡Qué ingredientes tan necesarios para sobrevivir en la vida diaria!


Bueno, hoy vengo con un libro bajo el brazo al que tengo muchísimo cariño. Cierto es que lo leí ya hace un tiempo…sí…hace quizá casi medio año. Pero me encanta cómo fue el proceso de lectura y de encuentro con el libro. Vino de parte de una persona muy especial que vive lejos, y que sé que me lee en silencio. GRACIAS POR TAN PRECIOSO REGALO. Llegó para quedarse y habitar conmigo. Fue difícil terminarlo, porque eso significaba que ya no pasearía conmigo y me hablaría como lo hacía entonces, de esos encuentros extraordinarios y cotidianos que nos hacen apreciar esta vida como un regalo inmenso en lo más sencillo y rutinario.


Si, así fue como me adentré en “Anhelo de Raíces”… seguro que encontraís reseñas maravillosas sobre él en las redes…y por aquí os diré, que merece la pena ser leído, pero que también hay que encontrar el momento. Es ideal para alguien que comienza de nuevo en esa edad que llamamos “madura”. Que inicia nuevos tránsitos personales. Que elige o escoge seguir latidos de su corazón y adentrarse en un camino interior explorando su exterior más próximo. Es maravilloso para comenzar un año, porque te invita a identificar qué es lo que realmente esperamos de la vida. May se aloja dentro de sí,  desea adentrarse en sus raíces personales…y para ello, comienza buscando un hogar. Un lugar, un rincón en el mundo para detenerse. También se mudan con ella “sus cosas”, desperdigadas por varios trasteros, casas, etc…Amontona todas ellas y esos objetivos la transportan a rincones de su vida pasada y presente. Es cierto que cuando cumplimos ciertos años, nos apetece echar la mirada atrás…mirar a nuestros padres, sus vidas,…puede que nos mostremos más benévolos con aquéllas equivocadas decisiones que tuvieron…y entra dentro de nuestro corazón el perdón, la comprensión…el Amor. 


Cuenta cómo son sus días en un apartado pueblo del Noroeste de Nueva Inglaterra en Estados Unidos…Ella es una mujer sabia, que ha vivido muchas vidas y etapas diferentes. Proviene de la Vieja Europa, de Bruselas. A viajado, leído, estudiado, vivido…desde muy diferentes perspectivas. Elige Nelson, un pueblecito en el que pasará mucho frío en invierno y la primavera se hará esperar… Habla de quienes habitan el pueblo, de cómo se conecta a través de las diferentes personas que viven en él y…también…como se esconde de las visitas o de las invitaciones grupales. Porque si no, no hay tiempo…ese tiempo que ella busca para sí misma, para amar mejor, para escribir… Sabe manejar esto con delicadeza…buscando el equilibrio. 

Ella dice que vive sola, pero no está sola. La rodea esa comunidad maravillosa de vecinos, de amigos…y especialmente aquellos que la visitan de cuando en cuando y habitan su hogar. Ella relata cómo las personas nos dejan huella en esas visitas…incluso cuando ella no está…ya que en ocasiones permite que se queden amigos, para que cuiden de su jardín y de sus gatos… y al volver siente esas huellas que sin ser conscientes, quizá, dejamos en los demás.

May se adentra en tus días, mientras la lees…y de algún modo, miras lo que te rodea de otra manera. 


Este libro tiene un segundo, que desde mi punto de vista no pueden leerse muy alejados en el tiempo. El libro al que me refiero se llama “Diario de una soledad”. Aquí May, refiere, que escribe este libro porque siente que fue demasiado “optimista” con el anterior, y que vivir alejada de todo, y en una casa sola…requiere de muchos días grises y fríos. Y no solo exteriormente, sino más bien en el interior de una misma. Este libro es maravilloso, porque parece que te va a contar todas las oscuridades, y sin embargo no es así…trasnmite paz y realidad…es como complemento del libro anterior, en el que también asomaban esos momentos distantes y fríos…pero de los que apena hablabla. Aquí sí…aquí están esos y otros instantes en los que no producía, en los que parecía que no había vivido…


Estos días atrás nos ha visitado la silenciosa nieve…que dejó un rastro pequeño, pero lo suficiente para decorar el paisaje y sentir su silencio. Baloo no se lo creía y daba saltos de alegría. Salí a alimentar a los pájaros, quienes agradecieron un poco más de comida, ya que el suelo comienza a endurecerse. 


Los Jacintos en casa están en flor, los que tengo fuera, aún solo se asoman un poco. Cada vez tengo más claro lo importante que es vivir en sintonía con la naturaleza, acompañada de las estaciones, y de lo que esté por venir…

Este mes de Enero guarda esos momentos en los que miramos a ambos lados, el mes en el que todavía echamos la vista atrás…para vivir con más plenitud los días venideros. Ahora estamos pensando qué semillas sembrar y donde…este año tenemos la suerte de estar bien surtidos. El tiempo de bulbos ya pasó…y ahora toca ir guardándoos o aprendiendo a hacerlo, para el próximo Otoño. 

La vida está repleta de sorpresas…y es curioso descubrirlas a través de la vida en la naturaleza…Como éstas se desvelan desde la tierra. Esperando a que surjan, o no…aún aprendiendo muchísimo…pero sí veo los primeros brotes de los narcisos que sembré hace unos meses…Os deseo todo lo mejor para este año del conejo de agua chino. 

** Sorprendentemente no puedo dejar mensajes,…ni contestaros…no sé que sucede. Me da error y me dice que la cuenta está protegida…cada vez resulta más difícil escribir en el Blog. Ya no sé qué hacer…lo intentaré en días sucesivos**

Comentarios

  1. Precioso post, preciosos libros, preciosas fotos, gracias!,

    ResponderEliminar
  2. Querida María, anoto los dos libros, y espero sumergirme en esa lectura tan apetecible que nos cuentas. ¡El Diario de Edith Holden es una maravilla! Me encantaría encontrar algún libro ilustrado. A punto de finalizar enero, el tiempo pasa rápido y estoy muy de acuerdo que deberíamos vivir al compás de la naturaleza. Un placer leerte. Abrazos y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  3. Muy feliz Año Nuevo!!!!
    Sorpresa enorme me da este precioso libro y que bonito te quedan las imágenes. Es un sueño tu entrada, gracias!
    Sin dudas Lo buscaré! !😊💕📚🌻🌸🌷💟

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Quienes queráis dejar un comentario aquí, por la LOPD y RGPD, necesitaría que dierais vuestro consentimiento para dejar comentarios. Si no, me veré obligada a eliminarlos, ya que no me queda claro lo que google y blogger transmiten.
Muchas gracias.

Entradas populares