Letras, lluvia y libros...

Me encantan los días de lluvia y las tormentas. Este mes de Junio nos está ofreciendo muchos de éstos deliciosos días, mezclados con algún que otro momento de luz y calor. Estas combinaciones hacen que puedas disfrutar de distintos momentos dentro de un mismo día. 

Me asusté cuando el calor de las semanas anteriores se hacía dueño de cada instante, y parecía que no podríamos salir de ese estado catatónico en el que pareces arrastrarte de un lado a otro... 

Hoy es un día de lluvia sin tormenta. Día que estoy dedicando a la lectura, a la cocina, a poner un poco de orden en casa...De vez en cuando dejo lo que estoy haciendo para prepararme una rica taza de té y salir a respirar el aíre, el viento... después de la lluvia. 

Es cierto que también hay inconvenientes  como descubrir que desde hace casi un mes tengo una gotera que reparar (no muy grande por suerte) y el "delicioso" olor a perro mojado que desprende Baloo por casa, así como sus huellas. Una piensa por qué lleva zapatillas...en fin...
Aún así, los días de lluvia en el casi solsticio de verano, aportan muchas más alegrías que tristezas

Además...no abren las piscinas por aquí hasta finales de este mes, por lo que no hay problema en que los días sigan siendo fresquitos.


Un día, el último día de Mayo enlazando ya con el mes de Junio...fue una tarde noche de tormenta y sin pensar que iba a ser así, quienes formamos el grupo de lectura de Jane Austen, nos reunimos para hablar sobre Emma


Fue una noche deliciosa...pudimos disfrutar de un atardecer único...a la luz de las velas de citronela que había previsto por sí venían los mosquitos, y de una cena en la que cada quien aportó algo. Hubo pastel de verduras, empanadillas caseras, mejillones en vinagre, ensalada campera, tabla de quesos variados y de postre helado de plátano con virutas de chocolate y un delicioso bizcocho de chocolate con arándonos naturales. Mientras disfrutábamos escuchando y viendo los truenos y relámpagos...  parecía que Emma y Jane llegaban con sus vestidos de estilo griego, y un pequeño chal. Hablamos de lo insoportables que resultaban algunos de los personajes del libro, junto a la propia Emma en varias ocasiones. Vimos que se sonrojaba, y hubo quien salió en su defensa recordando las bondades de su personalidad y cómo cuidaba de su padre, sin pensar en sí misma. 

Emma nos ha reportado tanto durante estos largos meses. Nuestro grupo de lectura es algo atípico. A veces, como no nos da la vida, quedamos cada cuarenta páginas o algo así, para no olvidar lo que hemos leído, ya que no siempre podemos vernos...y esas cuarenta páginas llevan consigo la lectura de otros libros entre medias que no son de lectura conjunta. Esto sucede porque los horarios, trabajos, vidas...nos impiden ser fieles a las citas...de manera que se convierten en encuentros estacionales. Solemos quedar una vez en cada estación del año y suele ser en alguna cafetería (cuando se ha podido), o virtualmente (esto hacía más asiduos nuestros encuentros), o en casa de alguna de las componentes del grupo. Así fue como esa tarde de Mayo/Junio nos vimos para cenar en la casa que actualmente habito.

En mi caso, era una relectura, pero ha sido tan bonito escuchar a quienes no conocían a Emma...que es casi lo que más me ha gustado del libro. Si bien, también he de decir, que he rescatado momentos que la anterior lectura me habían pasado inadvertidos. En esta ocasión, Emma, me ha acompañado a visitar mi pasado...mis días en el pueblo en verano e invierno...cuando estaba toda la familia y se podían reunir todos bajo un mismo techo. Llegábamos a ser  más de veinte y siempre había sitio para alguien más. Ya sé que en las reuniones del padre de Emma, no eran más de ocho quienes podían reunirse para evitar ruidos molestos e incluso resfriados innecesarios, pero en nuestro caso era lo más parecido a vivir experiencias tan sencillas y felices como las de Emma. 


Con Emma puedes ser feliz con poco. Y eso es algo que nos está enseñando este tiempo que estamos viviendo. Recuperar los espacios que habíamos normalizado y ya ni si quiera éramos conscientes de que los teníamos.

Uno de los libros que he leído enlazado al de Emma ha sido "Como ser una buena criatura" de Sy Montgomery. Lo he disfrutado tanto, que no sé si hablaré de él de forma independiente. Es un libro maravilloso...y la forma de escribir de Sy es tan amena que no puedes dejar de leerlo. Te lleva de la mano, de los seres no humanos que han convivido con ella, a descubrir cómo ha sido o está siendo su vida. Es autobiográfico...y sabe cómo transmitir su afinidad con los seres con los que convivimos. Tiene el don de saber estar con ellos y entenderlos desde sus silencios y sus ruidos...desde todo lo que ellos saben hacer y nosotros no, como ver en la oscuridad y convertirse en seres necesarios en nuestro día a día. También te habla del amor...de lo que conlleva amar a otras criaturas que no se parecen a nosotros...y de algún modo sabe enlazarlo con los seres humanos que nos rodean. 

Relata las perdidas y duelos...y cómo éstos hacen crecer nuestro corazón y nuestro amor por otros seres. No se les arrebata nunca su lugar, sino que nuestro corazón crece y nuestro amor por ellos puede ser tan grande que abarque la eternidad.

Me ha gustado tanto leerla...que después no he podido evitar mirar a los seres que me rodean, no humanos, como seres grandes, que pueden hacer cosas increíbles...por muy pequeños que sean. 

Te cuenta sus experiencias en las expediciones que ha realizado por el mundo, su vida "monótona" en su hogar del noreste de Norte América...sus inquietudes, las conversaciones con amigos que se convierten en una especie de familia urbana que cuida de ti, de tus sentimientos...y como lo que parece casual no lo es tanto...

No sé si hablar más de él, podría regalaros algún fragmento del libro, pero mejor os animo a leerlo...especialmente si tenéis por casa algún ser no humano, que forma parte de vuestras vidas. Vuestra mirada se volverá diferente...

Macú, en su visita de despedida.

En consonancia con lo que cuento, os puedo hablar de nuestro vecino el gato Macú. Quien hace dos días que se marchó de nuestra mirada...pero que antes de irse, se despidió suavemente de los rincones y vecinos que amaba. Vino a vernos hace una semana, y sentimos que era una despedida. Fue el primer amigo de Baloo gatuno, y pasó alguna que otra temporada con él. Su "amo" humano, le conseguía comida "super" como dice él, para estos últimos días. Ulyses, su compañero de hogar y también un ser gatuno, estuvo diferente estos días...incluso cuando se le hizo la última despedida, Ulyses no se marchó de su lado...se quedó observando como formaba parte de nuevo, de la eternidad..de lo que nos rodea.

Echaremos de menos a Macú, el gato que esperaba a su amo en medio de la carretera...y que sabía el horario del autobús....Su vida ha estado marcada por sus aventuras diarias, por pasar una semana de vacaciones en otras viviendas, y  por volver siempre a casa, junto a su amigo humano que ahora está echándole mucho de menos.

Emma y Cómo ser una buena criatura, han estado muy presentes estos meses por casa y por la vida diaria... Pero después de un descanso, ya he vuelto a otros libros... Es curioso como los libros también marcan momentos. Pienso en ellos y también en el momento en el que los leía...se enmarcan en un espacio y tiempo determinados...

Uno de los nuevos libros que están merodeando por casa,  habla de los árboles,...y este libro merece una entrada en particular. El otro es de misterio...el de misterio es para la lectura conjunta y lo he comenzado hoy, porque nuestro encuentro próximo no será hasta dentro de unas semanas y/o hasta Septiembre. Ya veremos...

Mientras los días siguen...las flores ya han cambiado su aspecto y el campo está amarillento...Sigo aprendiendo sobre cómo conseguir semillas de las flores silvestres que más me gustan. Todavía mi aprendizaje es muy inicial. Además,... si algo hay que destacar de estos meses, es el trabajo y todo el tiempo que le dedico...o mejor dicho, cómo cae mi energía tras el trabajo (creo que necesitaría medio año de vacaciones pagadas) y el tiempo de vacunación... 

Después de divagar y pensar mucho, finalmente me puse las vacunas...Por mi trabajo me dieron "prioridad", bueno, muy subjetiva,...la última dosis me sentó fatal y estuve bastante malita. Ahora ya bien y se supone que inmunizada. No lo sé con certeza porque no me han hecho pruebas...pero bueno...al parecer nos seguirán vacunando. ¡¡Qué raro es todo esto, verdad!!?? Vivimos tiempos extraños, y creo que hay cosas que no cambiaran, desgraciadamente. 

Espero que todos, tras la pantalla, estén bien...con ilusiones, y amando lo que les rodea... Feliz Solsticio de Verano!!!

+++Todas las fotos son mías+++

Comentarios

  1. Hola María, como siempre, leerte es un auténtico lujo. Qué maravilla lo de esa cena, la luz, el ambiente, la unión entre lectoras y Jane Austen con Emma. Me ha encantado. Y sí, todo es extraño, yo estoy ya vacunada también, pero lo cierto es que estamos todos cansados, por así decirlo. No puedo quejarme, el pasado año fue para mí mucho peor, pero si que es extraño. Muchos besos María y gracias por estas maravillosas entradas. :D

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola María!
    también disfruto mucho de los días de lluvia (sobre todo en primavera y verano, cuando ya no hace frío) y tormentas, ese olor a tierra mojada, me encanta (es cierto que los perros mojados huelen de forma especial, jeje). Yo leí Emma de adolescente o de jovencita, no recuerdo ya cuando, pero sí recuerdo que fue especial. No soy mucho de reflectaras (con tanto nuevo que leer y tan poco tiempo para ello...) pero no me importaría regresar a ella.
    Siempre que paso por aquí, por tu rincón de libros y té, me embarga una cierta envidia sana, por tu privilegio de vivir en el campo rodeada de tanta belleza y calma y hoy también por tu grupo de lectura conjunta, es una maravilla poder compartir lo que se lee con los demás, con los que tienen tus mismos gustos, o no...
    Respecto al libro "Como ser una buena criatura", pues tiene pinta maravillosa, y más para una amante de los bichos como soy yo. Voy a buscarlo por la biblio a ver si lo tenemos (por cierto, qué cubierta tan bonita tiene, solo por ello, dan ganas de ojearlo)
    Me ha dado pena lo del gato Macu, las ausencias gatunas y perrunas también se sienten mucho
    En fin, María, un placer leerte siempre. A mi me ponen la segunda dosis de vacuna este viernes, a ver que tal
    Besos mil!!!

    ResponderEliminar
  3. oh María!!!!! que maravilla leerte. Parece que estoy leyendo la página de un libro del cual no me canso de leer.

    ResponderEliminar
  4. Qué agradables momentos, es una suerte tener un grupo de amistad y lectura y disfrutar esos momentos de encuentro. Sin duda sabes sacarle el jugo a los pequeños detalles que te ofrece la naturaleza y la belleza que atesoran las situaciones cotidianas.
    He visto varias versiones de Emma y cada una tiene sus virtudes. La última versión que se hizo para el cine con Bill Nighy como padre me pareció estupenda.
    Siento mucho la partida del gato vecino. Aunque es triste, su historia es muy bonita.
    Feliz verano.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu post, lo espero como lluvia de verano, calma mi sed de romanticismo, té, lecturas y momentos infinitos. Como siempre un placer leerte y trasladarme a tus paisajes y momentos cotidianos a través de tus fotos 💚

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Quienes queráis dejar un comentario aquí, por la LOPD y RGPD, necesitaría que dierais vuestro consentimiento para dejar comentarios. Si no, me veré obligada a eliminarlos, ya que no me queda claro lo que google y blogger transmiten.
Muchas gracias.

Entradas populares