El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



viernes, 2 de noviembre de 2018

Desde esta colina, Sue Hubbell


Hace viento...mucho, tanto que mueve las nubes a gran velocidad...el sol aparece y desaparece. Un poco como nosotros...

Ya hace unos días que me enteré que Sue Hubbell se había marchado...esta vez hizo una aventura aún más arriesgada que vivir en los Ozarks. El viaje que todas las personas algún día haremos algún día. Se fue un 13 de Octubre, en este Otoño, y mientras yo había abandonado su libro por otro. De nuevo, cuando lo supe ya a finales del pasado mes, me quise quedar con sus palabras...y me refugié en su lectura. Quizá sus pensamientos, eran ya lejanos...lo que leía pertenecía a otros instantes de su vida. Muchos años atrás...
Saber que alguien se marcha repercute en la vida de quienes la rodeaban. Sé que tenía un perro, no sé si era el mismo labrador de hace algunos años. Y sé que su hijo, estuvo con ella. Se fue en Bar Harbor (Maine)...
Las despedidas están repletas de sensaciones,...de miles de emociones distintas. Puede que pases de la risa al llanto o viceversa...pero es curioso, como las personas estamos enlazadas unas a otras...como su vida resultó ser un sinfín de significados...cómo la adherencia a la vida natural, repercutió en quienes la conocieron. Su impulso puede que fuera político y social...una mezcla de decisiones que dio lugar a un tipo de vida que marcó, seguramente, otras tantas.
Atardecer en Bar Harbor

Su idea de vivir en el campo y saber los motivos por los que lo hizo, me hace preguntarme muchas cuestiones. Hoy en día, mejor no hablar de política, pero todos sabemos que "la paz" se mantiene por un hilo. A nadie nos gustaría saber de verdad donde se van los recursos que tenemos y en qué se emplea el dinero que damos. Ella no quiso formar parte de vivir para pagar una guerra en la que no creía. Por entonces era la de Vietnam. Así que se fue a vivir con su marido,...a un lugar especial, y pensando que tendrían tiempo de leer, y llevar una vida placentera. Sin embargo, la vida en el campo, es más difícil de lo que cuentan. Y pone a prueba todo...incluso tu perseverancia.

Su pareja, marido, compañero, etc...decidió dejar de vivir de esa manera, y también quiso dejarla a ella. Vivir sin nada más que el frío, las montañas, los animales, las garrapatas, los árboles...Vivir con poco más que lo que puedas darte a ti misma...y con el corazón descompuesto...Tratando de encajar que vivirás sola, al menos durante más de una década más.

Pasado un tiempo, el suficiente como para averiguar que tenía que volver a la civilización...se dio una oportunidad para volver al mundo que conocemos...pero ella ya era diferente, distinta...los Ozarks, vivían en ella. Supongo que algo de aquellos paraje se fue con su mirada..."allá donde las luces brillan" (12 de Noviembre de 1976).

Ozarks
Leyendo desde esta colina, soy capaz de imaginarla junto a Paul, su ex marido, viviendo una vida elegida en medio del campo. Diciendo que vuelve "a casa", como cuando se fueron a la ciudad, y tras un tiempo se marcharon...

Ozarks
Este libro es muy diferente al anterior "Un año en los bosques". Este libro sería el inicio del anterior. Si aquel era como un resumen estacional de sus veinte años en los Ozarks, este otro, es como un repaso entusiasta de su primer año...visto más desde el momento en el que vivía aquellas experiencias... Ella es voz de las mujeres que trabajaban en las fábricas y que no conocían el significado de algunas palabras, solo les parecían malas o buenas dependiendo de qué político las aprobara. Eran mujeres a quienes se las educaba "lo suficiente", como para pensar en poco más.

Te cuenta sus viajes a la gran ciudad de forma anual, y cómo estos viajes le causaban ese extraño contraste cuando te habitúas a un tipo determinado de vida. Sin duda, admira momentos de ciudad, como acudir al cine, al teatro...pero por eso quiere "un poco" de esa vida...luego desea volver a la que ahora le pertenece.

Sue Hubbell, foto del New York Times
Ambos libros están muy unidos, pero creo que de haberlo sabido habría leído primero este. Es como una introducción al siguiente...Son la experiencias de Sue las que me hacen imaginar una vida plagada de momentos intensos, con miles de abejas a las que cuidar, para después ser la "domadora" de las mismas...Vivir de ellas...Supongo que es un modo de vida singular y atrevido para entonces. 

Me recuerda un poco su historia, salvando mucho las distancias, a la de Karen Blixen. Ambas se marchan para vivir una aventura...ambas por motivos distintos...pero las dos vuelven a la ciudad.  Al mundo civilizado.

Alzo mi taza de té, al atardecer de este día, y con el cielo aún rojo...desde la que es ahora la colina que visito, por una mujer que me transportó a una vida sin miedos, a querer conocer más lo que nos rodea y ser lo suficientemente fuerte como para explorar más hacia dentro. 
Espero Sue, que sigas mirando la vida desde un lugar maravilloso...quizá estás "en casa", en los Ozarks...

(Fotos de internet)

jueves, 4 de octubre de 2018

Septiembre se fue...y llegó Octubre

No sé muy bien cómo, pero Septiembre se me ha ido escapando de los dedos...como si fuera algodón y el viento lo arrastrara. Fue un mes de lo más entretenido...con muchos horizontes abiertos, y algunos de ellos aún sin cerrar.

Hubo un poco de Agatha Christie, y sus novelas...con ese destello de humor negro que aparece en sus textos, y que consigue arreglarse con una taza de té...desvelando quizá más de un misterio. Mi vida, como la de todas las personas, sigue con sus misterios...y no hay taza de té que ayude a desvelar todos ellos. Pero tampoco importa. Quizá hay que vivir así, con misterios...

Este libro fue toda una aventura, ya que con él viajé a Oxford, y me sentí un poquito traicionando a Dorothy L. Sayers...a quien apenas la miro en la estantería y estando en "su zona", sentí una punzada de traición. Para regodearse, ya estuvo posteriormente el escaparate de la London Review Bookshop para recordarme que, efectivamente, me había olvidado de ella.

Anyway, decidí seguir adelante con Agatha y la disfrute tanto,...especialmente su sentido del humor inicial, que hizo que de cuando en cuando soltara una carcajada.

Fue curioso viajar en tren hacia Oxford, y encontrarme a más personas que llevaban el mismo misterio que yo entre manos...¿será el Otoño?

En fin...después de estos circunloquios, sigo con mi Septiembre escurridizo...No solo fue una Agatha maravillosa, con su Miss Marple al acecho, sino también fui invadida por la relectura de la biografía de Tolkien. Dado que me esperaba un viaje a sus tierras medias, quise prepararme recordando las andaduras de un profesor de literatura, que tenía una imaginación deslumbrante. Y...¿qué tendrá que ver la vida de alguien para descubrir sus brillantes ideas? A veces lo pienso, pero,...creo que no puedo evitar unir vida y personajes, de cuando en cuando...no siempre, claro.

Y llegó Octubre...y aún sigo entre manos con ambas lecturas. Reconozco que me gusta quedarme hasta las mil y una recorriendo las calles de un Oxford de los años veinte, de la mano de la familia de Edith y John R.R. Tolkien. La biografía de Carpenter es maravillosa. Podría explayarme en cómo hace las descripciones o en como se introduce en la vida cotidiana de quien escribe. Ya en sus primeras hojas, que nombra como "la visita", se introduce él mismo como parte de esta biografía. Me pareció curioso, cuando hace años visitaba la tumba de Tolkien, o...perdón de Beren y Luthien, descubrir que a pocos metros estaba la tumba de quien escribe esta biografía; Humprhrey Carpenter.
Merton Collage. Donde ejerció de profesor
Tolkien.
La biografía se edita en 1977. Seguro que ya hay otras mejores, pero esta para mí guarda una relación especial porque su escritor, llegó a conocerlo. También, creo que quiso dejar ese misterio que tienen la vida de los seres humanos para otra imaginación...para otra hoja en blanco como la que encontró el profesor cuando leía exámenes...y entonces, para su sorpresa, le visitó un hobbit.

Para quienes aman estos mundos, este tipo de libros merecen ser leídos... esta es una biografía que merece la pena ser leída para conocer a quien nos llevó a otros mundos. Regalé la experiencia de visitar de nuevo su ciudad...la que él amaba y que volvió a considerar hogar tras muchas mudanzas y desarraigos...Allí nos esperaba una exposición pequeñita, pero muy interesante, en la que se entremezcla la vida de quien escribe con sus propia imaginación. No me extraña que inventara un nuevo idioma...su nacimiento estuvo lleno de palabras distintas...incluso hubo una vez que estuvo en una tribu durante unas horas...
Su fe era lo más importante de su vida, y de su obra. De alguna manera está todo sabiamente impregnado de lo que uno es.


Las casas en las que vivió, ya no conservarán nada de lo que fueron, salvo quizá algo de la fachada...la forma tal vez...Lo que está claro es que tuvo una vida singular y sencilla...pero si que sentí que la madera y dio mucha importancia a la AMISTAD con mayúscula. Perdió a sus amigos a lo largo del tiempo...a veces de forma muy brusca en la Primera Guerra Mundial...Tal vez, escribir...fue lo que le ayudó a comenzar algo nuevo...De algún modo parte de esas vivencias tuvieron que quedarse en su mente y le acompañaron quizá, casi toda su vida.
Murió en un Septiembre de 1973...a primeros de mes. Su vida sin Edith estaba ya en otra línea. Ella había sido su Luz, su faro...su Luthien y creo que no quería seguir aquí sin ella...a pesar de un precioso apartamento en Merton Street, que le regalaba la Universidad.

Sería bonito seguir leyendo más y más sobre su vida y obras...pero de momento basta decir que su vida está repleta de diferentes historias...pero que tal vez, siguen un mismo hilo...como si de una tela se tratara.

Pensé,... cuando vengan las lluvias escribo y me siento de nuevo con mi taza en el ordenador...ahora hay mucho que hacer cuando me quedo en casa...están los árboles que tengo que podar,  cosas de casa (que ya las hojas de otoño están entrando en la cocina...no digo más)...las comidas que no he hecho,  las correspondencias electrónicas no leídas...Pero, me dije, que si seguía así, las lluvias nos visitarían y de nuevo Octubre se escurriría de entre mis dedos...

Las imágenes las hice con el móvil. Son algo regulares, pero son momentos de allí.

martes, 28 de agosto de 2018

Verano 2018

Aquí sigo...respirando y viviendo momentos que no me quiero perder. A veces incluso, me encantaría volver a ellos en silencio...y sin tocar nada...pero como no es posible, quizá tendré que estar más presente aún... cuando los vivo. Este momento también es maravilloso...escribir siempre lo es.

Echaba de menos dejar palabras por aquí, pensamientos, reflexiones....

Los libros este verano, se están eternizando conmigo...me quedo con sus pequeñas reflexiones que han ido siendo muchas...

Muchas de las flores que capturaba
estando en los jardines de Irlanda...
Mount Usher Gardens
D.E.Stevenson me atrapó en sus redes, y ya leí otro antes de que empezara el verano...ahora me tiene meditando con "Las cuatro gracias". Me está gustando mucho y es el libro del verano. Me lo llevo a todos los lugares que estoy. Incluso a Irlanda.
Fui allí a explorar nuevos rincones totalmente desconocidos para mí. Irlanda siempre me brinda maravillosos paisajes, que luego me traigo conmigo...ya algo más distorsionados en mi imaginación que cuando los viví.

Sentada en el avión...
Y curiosamente, fue allí, a última hora, y porque el vuelo se estaba retrasando...que me topé en un lugar equivocado con este libro: "Wild Irish Women", de Marian Broderick. Así fue como Irlanda,  me siguió en mi viaje de vuelta. Leí bastante en el avión y conocí a la mujer de Joyce...Nora Barnacle. Una mujer increíble,  y totalmente desconocida para mí. No es que se hable mucho de ella. Parece ser que  fue la mujer que más influyó en el Ulises de Joyce.  De hecho fue "su mujer" durante toda la vida, aunque no se casaran pasado mucho tiempo de convivencia y tras dos hijos. Además me sentía totalmente en sintonía con ella...mientras leía que viajó mucho con Joyce por Francia, mi avión sobrevolaba tierras francesas Quizá su vida con Joyce fue algo diferente a lo convencional y establecido, y Francia e Italia fueron los escenarios de sus vidas. Descubrí a una Nora valiente que miraba a Joyce como nadie podría hacerlo. Que tenía  opiniones propias y se identificaba totalmente con ellas. Por su puesto había más mujeres "wild", pero solo Nora me acompañó en el viaje de vuelta...

Después este libro me llevó a ojear uno que tengo desde hace unos años en casa "El Árbol"....un delicioso libro..., intimo, como una especie de diario personal o biografía, que te transporta y quizá te invita a pensar que lo que nos mueve es algo más profundo. Me maravillan algunas de sus palabras, y quizá no elija las más acertadas, porque aún no he terminado de leerlo, pero ya sé que necesitaré quedarme con él un tiempo...viajar y darle la opción de un lugar solo para él. John Fowles es un escritor minimalista que no puedes dejar escapar.
"Me resulta bastante misterioso el hecho de que, para mí, los bosques nunca hayan sido un elemento estático. En términos físicos, yo me muevo a través de ellos, pero, en términos metafísicos, son ellos los que parecen moverse a través de mí".
El libro se deja leer fácilmente y te lo puedes llevar a donde quieras. su portada es ya de por sí inspiradora...parece elegida por el propio Fowles, a pesar de que este libro fue impreso después de su muerte.

Aún me acompañaba Stevenson y siempre con una sensación de lo más agradable, pero algunas noches, le fui "infiel" y me fui con Annie Dillard y "Una temporada en Tinker Creek". Un libro al que volveré este otoño...sin
duda alguna.

Ya comienzan a caer las hojas...al menos algunos de los árboles que están cerca de mí, se van despojando de ellas. Cuando voy a la piscina, ya veo hojas amarillas en el suelo, en el césped, y en el agua...El atardecer lo sigo viendo, pero ya hay árboles que lo tapan...no estamos en el mismo lugar que hace un mes, eso desde luego....Nos movemos... Y este mes que se avecina, trae consigo cambios...nuevas experiencias,...supongo que nada que altere el transcurso de mi vida.
Glendalough

Es un placer volver por aquí...coger el ordenador, y escribir fuera de horas señaladas por un tiempo...creo que estoy en un momento escondido...fuera de lo real. Quizá es lo que pasa cuando escribes. Espero que vuestro verano haya estado repleto de experiencias, de vida y de muchas lecturas que os hayan hecho viajar lejos...quizá... del mundanal ruido. Nos leemos...


martes, 3 de julio de 2018

Dónde el corazón te lleve, Susanna Tamaro

El intenso mes de Junio se ha marchado...pero durante ese mes tan raro e inquieto que he tenido,  la voz de una mujer mayor me ha acompañado...una voz que sale directa del corazón y que se deja llevar por él.

Este libro lleva en mi vida más o menos veinte años. Lo leí por primera vez en un verano que curiosamente, acabé pisando tierra italiana por primera vez...Entonces, mi lectura fue un tanto diferente...me identificaba más con la nieta a la que está dirigido el diario...y muchas palabras que subrayaba entonces en el libro, nada tienen que ver con lo que he ido
subrayando ahora...mi periplo por el libro ha sido totalmente diferente. Ahora estoy más cerca de la abuela que escribe el diario, con menos canas, pero muy similar. Escucho de otro modo, a una mujer que trata de explicar que se dejó llevar por el corazón a pesar de que algunas de sus decisiones no fueran las acertadas. Es un libro de palabras no dichas, de explicaciones no dadas, y al mismo tiempo un aprendizaje maravilloso sobre la vida, las oportunidades, la filosofía, la espiritualidad...en la brevedad de sus hojas puedes quedarte anclada imaginando un mundo más idóneo para la comprensión. Qué duda cabe que este libro se puede combinar perfectamente con un té, en el desayuno, o tal vez con una limonada, en  las noches azules del incipiente verano...

Aunque el libro recoge fechas de Otoño y casi de Invierno, no puedo evitar imaginarlo en verano...las dos ocasiones en las que lo he leído, era con el sol persiguiéndome.

Mientras lo leía,  y me alejaba de lo que había a mi alrededor,...el libro se me antojaba un refugio maravilloso. Releer siempre tiene la vertiente increíble de encontrarte con la persona que lo leyó el libro hace tanto tiempo...también posee la maravillosa perspectiva de reconocer otras palabras que ya hace tiempo olvidaste...y que pasaron desapercibidas cuando lo comenzabas...


¿Quién no conoce esta maravillosa joya literaria? Para quien no sepa nada de este libro, diré que el título lo dice todo, pero que no se trata de una historia romántica. Bueno, o lo que se entiende por romántico hoy en día. Es un diario, de una mujer que está viviendo su Otoño...y que quiere dejarle escrito algunas palabras a su nieta. En ocasiones parece que da explicaciones a su comportamiento, en otras, le hace descubrimientos importantes de su vida...o incluso, la invita a vivir en la comprensión de por qué actuamos de un modo determinado. Es un libro que habla del perdón aunque no lo nombre apenas...es la reconciliación con una misma, con su historia pasada, y quizá es también un diálogo en el tiempo...que siempre perdurará...

Nuestra protagonista, Olga, de quien olvidas como se llama de cuando en cuando, te lleva dulcemente, y sin casi notarlo a tu propia historia de vida. Comienzas a preguntarte sobre los secretos que toda familia que se precie posee...Te invita a comprender por qué alguien que quieres puede actuar de un modo determinado...Comienzas a observar lo sencillo que hay a tu alrededor, lo pequeño, lo que tienes cerca...Incluso te haces las grandes preguntas existenciales...porque el corazón te lleva, y te preguntas por el mal trato que hay en el mundo, en esos pequeños detalles que hicieron que te alejaras de tus creencias o de tus principios...No sé muy bien cómo pero perdonas todo eso y mucho más...y te reconcilias con el mundo. Sabiendo que ahora, aunque no seas más sabia que entonces, eres distinta...hay muchas vidas dentro de ti, y experiencias aún por saborear...aunque solo sea, ver de nuevo cómo se esconce el sol, o como juega con las nubes...aunque sea cuidar de un pequeño mirlo, o visitar un vivero para recomponer los daños que han hecho las tormentas otoñales...Es un libro de amor...de ese amor que no se ve pero que está en el corazón...que late y que reconoce las palabras que lo hacen latir de nuevo.


De la autora, poco más puedo contar...salvo que es una mujer increíble, que escribe muy bien, aunque este es el único libro que he leído de ella...Sé que hay una continuación que hizo en el 2007, pero si os soy sincera, no quiero leerlo...me gusta como termina este...un poco como la vida misma...los libros que parecen inacabados o que no responden a todas nuestras preguntas, ni se resuelven como tu parte práctica espera, son los que más me gustan...son los que suenan más a menudo en mi interior...y me dejan huella. Con este libro descubrí frases que más tarde reencontraría en otros rincones, como "Antes de juzgar a una persona, camina durante tres lunas con sus mocasines" O aquella en la que parece más una maldición y también nombraba Terry Prachett, "Deseo que vivas tiempos interesantes"...
Dejo algunos de los momentos más bellos o que más me han tocado el corazón mientras leía el libro...

"Durante esa noche repentinamente me había dado cuenta de una cosa, y era que entre nuestra alma y nuestro cuerpo hay muchas pequeñas ventanas y a través de ésta, si están abiertas, pasan las emociones, si están entornadas se cuelan apenas; tan sólo el amor puede abrirlas de par en par a todas y de golpe, como una ráfaga de viento".

"A veces, en la mochila, llevaba algún libro por el que sentía un cariño especial"...quién no lo ha hecho...al menos yo siempre que voy de viaje, no siempre me acompaña un libro que esté leyendo o uno nuevo, sino que quizá se viene conmigo aquél que es como un amigo/a y que parece comprendernos a la perfección...


Este libro fue también, uno de los escogidos para el Club de Lectura J.A. y que se enriqueció aún más con las palabras de las personas que querían hablar de él...ahí estábamos...escuchando la voz del corazón de cada una de nosotras...en un atardecer de ensueño...

lunes, 18 de junio de 2018

El Cuento Número Trece, Diane Setterfield

Ahí estaba yo,...hace unos meses,...sentada en una cafetería...y viendo cómo se decidía, entre quienes formamos el Club de Lectura Austen...cuál sería el próximo libro. Nunca he sido amante de los bestseller, ni de los grandes premios...soy más de los libros que aparecen en los "reconocimientos escondidos"...o en los "bestsellers olvidados"...de los que ya no hablan  y quedaron sepultados al abandono.
....Aún así, siempre hay excepciones. Esta no es una de ellas.

Pues bien, allí, estaba sentada en la cafetería donde habíamos quedado para hablar de un libro anterior...Una relectura de uno de los  libros de Maud Montgomery...y ahora, estábamos decidiendo a quién tomar de la mano durante los meses de Abril y Mayo. Teníamos claro que queríamos un libro escrito por mujer. Pensamos en varias opciones, pero vi como " El Cuento Número Trece" ganaba posición. La verdad es que quería leerlo, porque me lo regalaron en una navidad, allá por el 2011...

Pensé que sería maravilloso embarcarme en una lectura conjunta de un libro, del que todo el mundo aventuraba que no podías despegar la nariz. Cierto que es, que el inicio me gustó muchísimo...que el hecho de que la narradora, o escritora de la historia ficticia, viviera en una librería, la hacía ganar puntos...Pero poco a poco, y a pesar de lo elaborado de la historia, con el misterio que esconde...me hacía sentir un tanto irónica. Mezclaba un poco de Brontë, especialmente  la turbulenta historia de "Cumbres Borrascosas",de Emily,  con un poco de Dickens, el de "Grandes Esperanzas"...además de Zweig...en "Carta a una desconocida". Sentí que era un poco de todo esto....y más. Tal vez las tazas de chocolate caliente que discurren por doquier durante todo el libro, me hacían volver a él...y, sí, no discuto que me entretuvo...que hubo momentos en que quería saber más, pero no lo suficiente como para no querer despegar la nariz del libro. Ni si quiera por emparejar el apellido Winter de una de las protagonistas, con "Rebeca" de Hitchcock...

¿Será que me estoy volviendo más escéptica? Ni si quiera el efecto sorpresa de la historia, tuvo una gran trascendencia en mí. Lo mejor del libro fue ver a mis amigas lectoras, y escuchar lo que decían de él. Fue bonito descubrir cómo lo habían leído, qué les había llamado la atención,...y lo mejor...cada una teníamos una versión un tanto diferente de la historia...por lo que teníamos que volver a leer algunos fragmentos del inicio para argumentar nuestras hipótesis...

Todo esto estuvo muy bien porque nuestra anfitriona (esta vez discutíamos sobre el libro en una de las casas de quienes formamos el Club), nos atrapó con un té maravilloso, que parecía no tener fin...y unas mezclas de chocolate que tampoco parecían llegar a un final. Fue nuestra fuerza de voluntad, la que nos ayudó a dejar parte del chocolate sobre la mesa.

He de decir que acabé el día hablando de las amapolas y de sus efectos somníferos (llevan morfina)...tal vez, efecto del libro, o de sus personajes...

Pero bien...ahí esta la historia...bien hilada para el misterio que ofrece...un poco descafeinada al final...con poca profundidad sobre la persona ficticia que la escribe...de quien quizá, querríamos saber más...una tal Margaret Lea...con una infancia que conecta con quien escribe la historia, pero que a su vez, es lejana...muy lejana en el tiempo...
También está una película que vimos después, y en la que aparece Vanessa Redgrave, por quien la vimos...Por su puesto...el libro mejor que la película...no obstante...el libro era el libro...uno de los que probablemente olvidaré haber leído...

Y la escritora real del mismo...parecía estar defendiéndolo,...a capa y a espada...esos cinco años de escritura del libro, de abandono de la profesión de profesora...una escritora que profundizaba en los efectos de la mente sobre los actos...y que habla del bien y el mal, como si fueran solo eso...lejos de elaborar el fondo de un ser humano...lejos de solicitar ayuda real para los personajes turbulentos que aparecen...La verdad es que el personaje que más consciente es de todo lo que ve, y todo lo que ocurre, de forma inverosímil, es el que realmente más "cuerdo" está. O por lo menos hace "el bien". Eso si, no sabemos nada de ese personaje hasta los tres años...aparece de pronto como si fuera "Mowgli" y hubiera sido criada por nadie...no hablan de ese tiempo...solo de cómo se la encuentran sola, en una casita pequeña...Y a pesar de esa infancia extraña, y de seguir siendo también muy rara su vida...siendo testigo de abandonos, muertes inexplicables y bastante dañinas, etc...es la que de forma natural, hila la historia...es capaz de vivir de todo ello y de imaginar otros mundos...

Bueno, soy muy optimista y creo en la resiliencia...en la superación de los traumas, pero resulta en el libro un tanto inverosímil, esa especie de recuperación prematura de tantos e innumerables momentos traumáticos...muchas de las circunstancias relativas a todo esto, es lo que va sucediendo posteriormente en el libro...

En fin...como digo, lo mejor del libro fue la tertulia posterior...los viajes de investigación que hace el personaje ficticio por el mundo interior de una mente herida...que busca contar una historia...quizá ese cuento número trece...que era como una Cenicienta feminista, esconde mucho más, que puede que sea relatado posteriormente.

Otro aspecto a destacar del libro es Sombra. Un gato que termina quedándose el personaje que recoge las memorias de quien relata ese Cuento Número Trece...y acaba viviendo, como no es de otra manera, ...en una librería.

Aquí sigo, escribiendo cuando puedo y muy de cuando en cuando, con taza de té de Toffee, pensando en las tazas que discurren en este libro y que no paran de llegar y que contienen el más delicioso chocolate. A la vez tratando de luchar e  imaginar un mundo mejor, donde quienes "saben" traten de dar "una vuelta de tuerca" al mundo...Utopía, verdad? Bueno, mejor soñar despierta...recordar más lo que nos une...y cuidar lo que nos dan. Buen mes, buena semana, buenas lecturas...os iré leyendo con calma...

lunes, 28 de mayo de 2018

Perder la mirada...

A veces necesito un viaje relámpago en el que perderme un poco...Ver paisajes que parecen infinitos, recrearme en pequeños detalles cotidianos,... Fue de esta forma, como me di tiempo para pensar poco y  tomé nota de un  vuelo relativamente barato, y sin dudarlo, me vi embarcando camino al norte del mundo.

Me alojé en una granja de manzanos, más o menos en el interior de una isla. Era una cabaña roja. Que estaba lejos de todo, y cerca de lo importante. Cambiar de escenario. Ver y oler otros mundos, otras vidas...
Como digo, fue relámpago por lo que no dio tiempo para mucho....

Mi primera parada, tras salir del avión y recoger el coche...fue el Jardín Botánico...desde hace un tiempo, o más bien, puede que desde siempre... me gusta perderme en ellos, y hay algunos que los están cuidando de maravilla. Puedes tomarte una taza de té/café, al gusto...y repetir...mientras ves por la ventana como todo lo que nos rodea está cambiando; la primavera es el latir de la vida, el comienzo...y desde luego parece que escuchas a los árboles, como son capaces de renacer. Estando allí, me veía a mí misma como dentro de un invernadero.  Pasear por ciertos jardines del mundo, donde crecen especies de flores y plantas totalmente desconocidas para mis sentidos.


Después, tras una verja, y pasar por una especie de jardín japonés...nos esperaba un gran bosque. Por su puesto, el jardín botánico, cuenta con sus invernaderos, sus investigaciones biológicas, sus miles de papeles, donde registran las miles de especies que sobreviven en dichas latitudes. Cuenta con su tienda de semillas, tazas, plantas, libros...Estando allí, recordé mi querido libro de Plantas Silvestres. Con él soy consciente de que lo que nos rodea. De las flores que consideramos "malas hiervas", a pesar de ser su lugar autóctono de crecimiento. Es un libro que no termino nunca de leer...que me sigue en esta y otras épocas del año. Que no se quiere perder nuestras pesquisas antes de pasar la obligatoria desbrozadora para evitar posibles incendios en el verano. De momento, antes de que el tiempo y la sequía lo deje todo inhabitable, me refugio entre las amapolas, los rododendros, las rosas silvestres,...Actualmente mi escritorio está repleto de flores, aunque yo no esté allí.


Pero estaba, como decía, en el norte...en la parte escondida, entre pequeños fiordos que no vislumbraba desde la granja de manzanos. En la cabaña roja, tenía de todo para perderme y encontrarme...libros, flores, zumos de manzana, chimenea, y algunos víveres que compre en un supermercado...Sin embargo, también necesitaba salir y disfrutar del mar. Por eso hubo una combinación de estados...por un lado, la soledad en la granja...tan apacible y agradable, y por otro, la imperiosa necesidad de descubrir nuevos rincones, la plena sensación de libertad cuando estás en un suelo totalmente desconocido....Estuve caminando por entre los puertos de pequeños pueblos pesqueros, que contaban con bibliotecas llenas de libros. Es increíble que un pueblo tan pequeño, con tan pocas casas, tenga la suerte de disfrutar de una biblioteca como aquella...

Fjällbacka...llena de misterio...

Dando un paseo, vi a las violas crecer entre las rocas. y un poco más allá, el mar...Es increíble como pueden nacer de forma espontánea las flores tan delicadas y bellas...Tan poco cuidadas por la mano humana, y con qué entrega se deslizan entre la hierva, las rocas,...Quizá ellas también quieren disfrutar de paisajes infinitos.


Dentro de la cabaña...desayunando
Estando en el norte,...no dudé en visitar Fjällbacka. El pueblo de nuestra Camilla Läckberg. Llevaba el libro de Las Hijas del frío. Pasar por el café Bryggan que aparece en el libro y tomar otro té más, en el día, y disfrutar de las maravillosas vistas. No me extraña que Ingrid Bergman pasara allí sus veranos y amara aquel lugar...
Con Las Hijas del frío, me pasó algo singular. Supe de él mucho más de lo que tenía que haber sabido...es decir, mi spoiler me animó a dejar la lectura...porque aunque no me importa saber quién fue, me resultó complicado entenderlo. Comprendí que, de momento, Camilla tiene un método de escritura, que sigue y que le sirve para continuar escribiendo más sobre una pareja de investigadores. Los ingredientes son maravillosos...Yo sigo siendo fan de La Princesa de Hielo, pero del resto no lo sé...quizá para algún que otro momento. Decidí dejar a las hijas del frío un poco de lado.


No tuve más remedio que visitar alguna Haga, un barrio antiguo y famoso por la belleza que tiene...pero que es igual a muchos otros. allí las tiendas de segunda mano tienen bastante éxito. De nuevo en Gotemburgo, pero fuera de mi isla, con mi cabaña roja, con mis manzanos...me quedé absorta en la librería de segunda mano de dicho barrio,  viendo libros y libros que no tenían dueño...o sí, pero que habían decidido ser rescatados por un señor con gorra que estaba medio escondido con ellos. Así fue como una Anne sueca, me guiño un ojo. Se vino conmigo, porque ¡¡quién sabe!!, Lo mismo me da por aprender la lengua que amaba Tolkien...y que hoy en día está tan de moda con las series; como  Juego de Tronos.




Algo que me preocupa. He leído en otro blog, que a partir del día 25 de Mayo, quienes tenemos blogs con comentarios y con opción a tener mensajes vuestros, tendrá que estar sujeto a la RGPO. Estoy algo preocupada, porque a pesar de leer mucho sobre esto, no me queda nada claro. Si este espacio tiene sentido es por el hecho de compartir...y creo que quien lo hace, es de manera voluntaria. Yo no me llevo nada y muchos de quienes escribís, tampoco.
De manera, que no sé que sucederá a partir del 25. Dicen que Blogger lo tiene previsto, pero no lo sé con certeza. Si podéis dar vuestro consentimiento al escribir y dejar comentarios, os lo agradecería. No sé muy bien cómo va todo esto, pero me tiene algo preocupada.


Es cierto que cada vez me cuesta más encontrar tiempo para escribir aquí. Un poco como a todas y todos lo que comentáis y que seguimos tanto tiempo. Lo cierto es que la vida no me ha cambiado lo suficiente como para abandonar del todo este lugar. Si que es cierto que tengo más horas de trabajo que antes,...que la vida sigue su curso...pero aquí también hay un lugar para quienes nos encontramos de cuando en cuando, sin saber muy bien del todo quienes somos...es lo más parecido a las cartas, a las tertulias "invisibles", a los grupos de personas que pueden no verse nunca y conocerse. No me falta vida social,...es verdad que no empecé esto por eso. Mi razón fue la escritura. Dejar pensamientos al aíre y comentar lo que pensamos, vivimos, leemos, somos...en fin...un poco por todo eso. Espero que Blogger o Google, o las plataformas desde donde escribimos y comentamos, nos permitan y nos den facilidades para hacerlo...aunque ya digo, que aunque breve, es un espacio especial para mí.

Las fotos las hice con mi móvil...



domingo, 29 de abril de 2018

Rodeada de libros...

Qué bonito es leer, ¿verdad? Parece que una vez que se dejan...los libros hacen su propio viaje junto con las personas que los adquieren...se acomodan en nuestras estanterías,...viajan a través de nuestra imaginación...se muestran diferentes aún siendo los mismos, según quienes los lean...en fin...leer es una aventura maravillosa. Y quienes lo conocemos no nos queremos perder muchos de los posibles viajes.

Quizá por eso, me encuentro rodeada de libros. Hace poco hice acopio de nuevas incorporaciones literarias a las ya muy rebosantes estanterías que tengo en casa. Para hacer sitio, tuve que inventarme algunas maniobras para que permanecieran juntos quienes así lo deseaban y las recientes incorporaciones se sintieran bienvenidas.

Me encanta pasar ratos con los libros...reencontrarme con ellos, aunque sea para quitarles el polvo. No puedo evitar quedarme quita mirándolos y sentirme como cualquiera de los personajes que hay dentro de ellos...o quizá como sus paisajes. A veces también soy algo muy distinto a un ser humano...¿no os pasa? Incluso puedo ser una hoja de un árbol.

Los libros que intentaba colocar en este aparente caos que llevo, que cada vez lo es menos dentro de mi mente, aquí están.

El primero, y por el que quizá iba únicamente a comprar es la reciente recuperación del libro (y editado en castellano en el pasado) de Nellie Bly (pseudónimo de Elizabeth Jane Cochran). El libro se titula "La vuelta al mundo en 72 días y otros escritos...". Un libro que promete ser apasionante, sobre una de las primeras periodistas de EEUU. Ella fue de las primeras periodistas que trabajó en el llamado periodismo de investigación. Se llegó a introducir en un manicomio para poder averiguar como eran tratadas las pacientes.  También participó como corresponsal de la Primera Guerra Mundial, ofreciendo otro punto de vista muy diferente. Poco más puedo contar sobre él, salvo las ganas Este libro lo encontré en Urueña, en una de mis visitas....y me fui sin él. Ahora agradezco a la editorial Capitán Swing,  que nos haya regalado otra oportunidad para poder leerlo de nuevo.

Otro libro que me cautivó y del que me dejé llevar simplemente por la historia de la contraportada, es "La tierra de Ana", de Jostein Gaarder. Un escritor noruego que habla sobre el medio ambiente. Me gustó y me lo quitaron de las manos para reglármelo. Es de segunda mano y de lectura juvenil. Creo que merece la pena.

Después llegó el momento de Penelope Fitzgerald y el libro "A la deriva". Trata de una mujer que vive en una barcaza en el Támesis junto a sus tres hijas. No sé mucho más, salvo que debe estar escrito maravillosamente bien y que hay parte de ella misma en esta historia. Es también lo bonito de los libros...reencontrarte con la realidad y la imaginación de quien tiene la pluma.

Por último un cuento...de esos que hacen pensar cuando excluimos a los demás y cómo se pueden sentir...se titula "Prohibida la entrada a los Elefantes". Libros así, son maravillosos, para trabajar con los más pequeños e incitar el pensamiento crítico...crear debates, etc. Hay que propiciar espacios para pensar.

Leer siempre da alas...impulsa nuevos espectáculos visuales en nuestro interior, y nos ofrece vivir experiencias únicas y maravillosas...Me quedo con los libros, rodeando mi salón, su mesa y parte del suelo. 



Dentro de unos días, concretamente el 2 de Mayo, este blog cumplirá 10 años. Todo empezó por el deseo de escribir,...impulsada por otras mentes que ya lo hacían...y el hecho de compartir lo que pensamos y leemos...lo que los libros nos dicen a cada quién y como forman parte de nuestras vidas. Durante estos diez años, he conocido a muchas personas que viajaís por aquí. He tenido la suerte de pasear por miles de rincones maravillosos, algunos de ellos en espera de volver, y otros que comenzáis  a dar los primeros pasos... Mi vida ha ido cambiando de escenario, y se ha vuelto de muchos colores...He aprendido y sigo aprendiendo mucho...aunque a veces también hay que desaprender para viajar más ligera de equipaje. Ahora tengo a mis pies a Baloo, que parece que quiere participar de este momento. Se busca lugares donde esconderse, y uno de sus favoritos es debajo del escritorio...Mientras me escucha teclear, pienso de que de algún modo, algunos pensamientos viajan también con él.  Y mi compañero de viaje, que siempre me provee de tazas de té, para vivir todos los momentos...sin perderme ninguno.

Agradeceros a todas y a todos, las miles de visitas que he tenido durante estos diez años. Gracias por compartir palabras, intereses, momentos, diálogos, pensamientos...Sé que detrás de este cristal del ordenador hay personas increíbles, llenas de sueños y esperanzas que desean ver cumplidas...algunas desde luego, ya en el inicio de ver sus ilusiones tomando forma...Otras caminando por horizontes aún sin transitar, viajando por el mundo a través de sus propias palabras....Me encanta formar parte de este enjambre de personas que tejen su propia red e invitan a ser parte de ella. Por mi parte poco más, diez años tiene seguro que muchas palabras...pero lo que me llevo es una mochila llena de experiencias y de personas increíbles que estáis aquí...GRACIAS.

(Las fotos son mías, menos la primera...que ha sido prestada de internet).