El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



martes, 28 de octubre de 2014

The Winding Stairs, Books and Tea

No quería dejar escapar el viaje de Irlanda sin añadir y mencionar los libros y las librerías que han estado muy presente en este viaje.
Empiezo por la que da título a esta entrada, The Winding Stairs que lleva el nombre de un volumen de poemas de Yeats. Irlanda además de ofrecer paisajes de ensueño, y música celta, también están esos escritores que danzan por entre las piedras de la ciudad.  Cuando fui por vez primera a estas tierras, Yeats fue un gran compañero. En casa tengo varios libros de él, y su vida y obra me apasionan. Fui a Sligo, a su tumba,...pero de eso hace ya muchas lunas...y me pierdo en divagaciones y no cuento lo maravillosa que fue esta librería que jugó a ser mi escondite durante un rato.

Se la ve con rapidez, ya que está nada más salir del famoso puente que aparece en las postales. Antes de nada, he de decir, que previo al viaje, hice mis averiguación
es...y fue gracias a Oscar en su Strange Library que encontré muchos de esos rincones de Irlanda que hicieron que el viaje fuera más bello aún si cabe.

Entrar en Winding Stairs es como entremezclar recuerdos, con libros antiguos y nuevos...todo dispuesto en muy poco espacio y sin sentir agobio de ningún tipo. Puedes tomar té/café junto a la ventana. La atención es de lo más agradable y suelen tener libros excepcionales...de esos que cuesta encontrar en las librerías de diario. Al fondo dispone de un sillón, para poder sentarte y leer libros antiguos, folletos, etc...Arriba tiene un restaurante que lleva el mismo nombre, pero que no forma parte en sí de la librería...
Fue muy agradable pasar un rato allí...mirando los libros, las postales,...Le habría dicho a dependienta: "por favor, envuélvame la librería entera,...me la llevo".
Salí con un par de libros entre manos. 

Dediqué gran parte del tiempo a mirar, a repetir las estanterías visitadas,...a tomar té...La librería es pequeña, con algún que otro recoveco para sentir aún más intimidad cuando echas una ojeada a los libros. Me quedé allí casi hasta la hora de cierre. Al poco de llegar las seis, vi como la dependienta recogía sus cosas y echaba el cerrojo...para luego seguir su camino en bici.  Por un momento, me habría gustado cambiarme por ella. Echar el cerrojo y seguir un camino no trazado...

The Sweny...bueno esta librería-farmacia en otros tiempos, es la que aparece en Ulyses, de James Joyce. Al verla, no pude evitar sonreír y echar una ojeada. De momento James Joyce es un desconocido para mí. Aún no nos hemos tomado ningún té juntos, pero quizá de este viaje, tal vez tengamos que hacer un hueco en nuestras agendas. 



Aquí hago un inciso para incluir un lugar que visité casi "sin querer". Hay una torre, a las afueras de Dublín, al lado del mar...que es donde dicen que residió James Joyce. En esa torre hay una habitación con algunas de las que fueron sus cosas (otras imagino que serán para añadir artilugios de la época).  Subí hasta arriba para ver las vistas...que son espectaculares y para que un señor muy amable nos contara algo de Ulyses y de la relación de Irlanda con España...



Aunque no es una librería, la biblioteca del Trinity Collage, es realmente especial. Allí estuve largo rato. Miré con atención la hoja del libro de Kells, que se guarda con esa oscuridad que necesitan los libros. La biblioteca mantenía una exposición de los dibujos que formaron parte de la película animada...y allí se mezclaba presente, futuro y pasado...Un pasado muy vivo, que requería de tiempo para ser visitado.
Después de ver con detalle la parte de fuera y casi medio escupir en la estatua de  un tal George Salmon que defendía que las mujeres entrarían en el Trinity Collage por encima de su cadáver,...y curiosamente...así fue...la primera mujer comenzó a estudiar en 1904 y él murió ese mismo año.
El Trinity Collage fue una visita casi diaria durante mi estancia en Irlanda, ya que atravesándola, podía escurrirme por calles diferentes...y el paseo por el Otoño, es sensacional en sus espacios verdes. 





Más librerías...Al salir por la puerta que podríamos denominar principal del Trinity Collage, te encuentras de frente con una librería que posee un nombre curioso. Está repleta de anuncios de estudiantes para compartir idioma, habitación etc. De allí me fui con las manos vacías. Realmente no sé si fue por el cansancio, pero los libros fueron menos afortunados...Di una vuelta completa y me marché.
Para reponer fuerzas, fui de nuevo una de las calles comerciales, donde hay más librerías que te asaltan. Tomé un té de esos que puedes llevarte contigo...y decidí que la mitad del mismo lo tomaría sentada y el resto como los nativos de allí: mientras anduviese de un lugar a otro. Hay lugares, espacios., formas de vida..que forman parte del paisaje dublines... Si en algo se caracteriza Irlanda es por su música...por la cantidad de personas que salen a las calles y también las personas que paran para escuchar lo que les rodea. 
Así fue como llegué a una librería muy especial, que se encuentra algo desapercibida del barullo de la calle comercial: Ulysses...Allí escapas un poco del ruido para introducirte en el silencio que posee libros antiguos, primeras ediciones, etc. Además de unos precios muy interesantes que mi bolsillo se asustó solo con nombrarlos. También había ediciones menos valoradas económicamente que habrían estado asequibles...pero decidí dejarlo pasar. A veces no queda más remedio. 

A la vuelta de esa calle, se encuentra otra con una de las librerías más grandes de Dublín: Hogdes Figgis. Allí pasé muchas horas...Tiene varias plantas y no puedes dejar de visitar algunas de ellas...incluso volver y esconderte allí de la lluvia.

Vi más librerías, pero estas fueron las que más me llamaron la atención...Me traje pocos libros, dos para regalar y otros dos para quedarse conmigo. Nada de Joyce, Yeats,...pero si se vino un Oscar Wilde con su Príncipe feliz bajo el brazo...

Dediqué también tiempo a la lectura,...hay libros que aunque no hayas adquirido allí, al leerlos en aquél paisaje, se vuelven un tanto irlandeses. No queda más remedio que al volver a cogerlos entre las manos,...te haga sentir algo del viaje. Ahora de nuevo con un té paquistaní de tarde, indudablemente, tengo la certeza de que los viajes nos dejan más sensaciones de las que imaginamos... en un primer momento. 



De cuando en cuando, nos asaltará en los sueños...se prestará a nuevas imaginaciones, se desarrollará en sí mismo y dejará algo que de lo que fue...y de lo que no fue...para nosotr@s. Feliz tarde de Otoño...estés donde estéis.



jueves, 23 de octubre de 2014

El silencio de Irlanda...


Moher
Vengo del país de las hadas,... a la que llaman la Isla Esmeralda y sorprendentemente soleada...

Principalmente he estado en Dublín, aunque los acantilados de Moher han tenido su espacio en este viaje...Allí parece que dejas tus pensamientos volar...Es un lugar tremendamente especial,...de manera natural, permites  que el viento se lleve todo lo que no quieras que te siga acompañando...
Lamentablemente, a pesar de ser una zona natural, está más comercializado que cuando lo vi por primera vez (ahora hay que pagar y han puesto tiendas...) pero los acantilados siguen siendo los mismos...con algo más de erosión eso sí.

En cuanto a la ciudad de Dublín... puedes escoger entre vivir en el centro, con su bullicio, el Temple Pub, la Trinity Collage y su parque St Stephen...o quizá acercarte más  a los alrededores y perderte entre los colores del mar, el viento a veces algo agitado, los colores del Otoño...

St. Stephen Park
Irlanda lo que tiene es que no te puedes fiar mucho de las predicciones meteorológicas. Los propios irlandeses, no saben muy bien si cambiará o no. Mantienen la esperanza en que el cambio que se produzca sea con la aparición del sol...y que no se quede todo un día lloviendo.

Mientras estuve en Dublín aproveché para ver la ciudad, los lugares más típicos,...y otros que quedan a veces más aislados. Quienes habéis ido, sabéis que el centro se recorre con bastante rapidez...Aunque de cuando en cuando hay que parar para saborear algún que otro scone y algo de té para el camino.

Pasé la mayoría del tiempo en Dublín, en una zona a las afueras llamadas Dumdrum. Fui de visita, a ver qué tal estaba mi hermano y conocer más de cerca su universidad. Porque supongo que Newman dejó algo de su "Idea de una Universidad" allí.  Mis días allí se desenvolvían en dormir muy bien...(tanto que he preguntado por el colchón), levantarme con una taza de té en la mano y un buen desayuno continental...el irlandés lo saboree otro día que salí fuera. Luego elegir donde dirigir mis pasos, y después, al llegar a casa, ya cansada,  preparar agua a hervir para disfrutar de buenas lecturas y tazas de té o chocolate...

UCD, y algunos de sus habitantes...
Dublín está repleto de postales de escritores (de escritoras no, aunque sé que las hay), y de muy buena gente. Personas que se acercan con facilidad y que se deshacen en ser amables. Aunque también son capaces de pasar a ser muy pasionales, para luego reírse con quien acaban de discutir. De todos modos, estamos muy mezclados y eso es también muy bonito, porque ves una diversidad cultural en un mismo país, que hace que no sepas muy bien donde te encuentras.

Y ahora, un recorrido visual por algunos de los rincones en los que estuve. Leí poco, pero me detuve mucho a saborear cada momento...especialmente con las personas que me acompañaban.


Para desayunar en Airfield
Un lugar "algo desconocido" y muy recomendable es Airlfield. Es una granja, en medio de la ciudad...bueno, a cuarto de hora del Centro. La historia de esa casa-granja es preciosa. Dos mujeres de la época victoriana regalaron hace mucho tiempo a la zona de Dundrum esta granja, para que abasteciera a esa zona de la ciudad y permaneciera como granja. Un poco al estilo de Beatrix Potter, pero con acento irlandés.
Si no quieres visitar la granja, puedes ir simplemente a desayunar y degustar un rico desayuno natural. Y eso fue lo que hicimos,...disfrutar de un desayuno riquísimo.

Otra excursión fue Howth. Muy bonito, aunque con tanto viento no sabía si estaba en Lyme con Anne Elliot.










Greystones...maravilloso, muchas personas viajan hasta Bray y desde allí hacen una ruta hasta Greystones. Este lugar parece sacado de un cuento.



Dalkey. Bueno, aquí...disfruté de un día muy fotográfico. Lleno de muy buenos momentos. Muestro algunas fotografías del día.



Antiguo tranvia, en el que también puedes comer.
Esta en una zona muy agradable, los sábados ponen un
mercadillo por allí en el que puedes encontrar
hasta libros de segunda mano.

Lamento haber tardado tanto en escribir...esta entrada la he estado escribiendo a ratos, y poco a poco. Pero espero coger más agilidad, y dejar entradas con mayor frecuencia. Tengo otra a medias, en la que mostraré esas librerías que hay por Dublín y... que tanto me gustó visitar.

Con paz iré paseando por vuestros blogs,...

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Una Librería Encantada,..de Christopher Morley

Vengo de oler a tabaco de pipa, de esconderme en rincones con olor a moho y tiempo, de recorrer miles de viajes en uno...de dejar que la prisa y los quehaceres se queden a un lado para detenerme en la palabra escrita.

Así es...vengo de una librería...una librería encantada que guarda un secreto...un libro que desaparece...que va y viene como si de un viajante se tratara...Es la librería de Mifflin, un antiguo vendedor de sueños ambulantes...que "recetaba" libros a quienes encontraba en su camino...
Parece que aún huele a librería antigua, y aún tengo polvo en mis manos de tocar alguno de sus libros...pero también huele a chocolate, ....y es que el Sr Mifflin no te deja que te marches si te acercas a su librería de noche, sin probar un poco el chocolate que prepara Helen Mifflin...su mujer.

El libro está escrito en 1918, bueno, justo al finalizar la Primera Guerra Mundial. Es muy significativo escuchar/leer al autor a través de su personaje Mifflin...¡¡qué pensaban!!?? En muchas ocasiones se lamenta de las muchas pérdidas...pero ante lo inevitable queda decir, que al menos, hayan fallecido por encontrar la paz. Sabes que eso luego no fue así...pero nuestro amigo librero no...él desconoce el futuro...

Mifflin defiende que son muy importantes los libros que leemos y que estos son los que puede que nos lleven a reflexionar de un modo u otro...ese "despertar" puede ser de muchas maneras...por eso, sin duda, cree con certeza que sí Wilson hubiese leído a Thomas Hardy, y su "The Dinast", tal vez se habrían encontrado otros argumentos para llegar a la paz antes de que esta se perdiera.
"Te envío esto que acabo de pegar en mi tablón de anuncios para que lo lean mis clientes. Fue escrito por Charles Sorley, un joven inglés que murió en Francia en 1915. Tenía sólo veinte años; 
Para Alemania
"Estás ciega como nosotros. Nadie preparó tu herida, 
ningún hombre afirmó haber conquistado tus tierras.
Pero siendo los dos gusanos confinados los campos del pensamiento
tropezamos y no nos comprendemos.
Tú dividiste tu futuro como un gigantesco plan y nosotros, 
el sendero borrado de nuestro propio espíritu. 
Y en nuestras formas predilectas nos enfrentamos,
resoplamos, nos odiamos. 

Y la lucha ciega, ciega lucha. 
Cuando vuelva la paz, 
quizás veamos de nuevo con nuevos ojos la forma verdadera del otro 
y nos maravillemos. 
Más amables y cálidos, 
estrecharemos nuestras manos con firmeza 
y nos reiremos del viejo dolor. 
Pero hasta entonces, sólo la tormenta, la oscuridad, el trueno y la lluvia.

Al señor Mifflin y a mí nos gusta escribir detrás de los libros. Allí anotamos esas páginas que más nos llaman la atención. He de decir, que no siempre puedo sacar un lápiz pero...de cuando en cuando alguna página queda anotada.

¿Los libros nos hacen tener hambre? El Señor Mifflin os diría que sí...y también Anne Fadiman, pero...¡¡cómo!! Por las noches, Mifflin acostumbra con su mujer a leer en alto...últimamente algo de Dickens, pero no se queda en los cuentos de Navidad, sino en esos cuentos que menos se leían...como la Señorita Lirripier y otros...en fin...el caso es que... ¡¡cómo no despertar los apetitos si alguien te describe con mesura un plato de solomillo con patatas!! (en mi caso...si hablan de tazas de té...allá que voy a por una, con el chocolate me sucede similar...¿¿y por qué no??...con algo salado a ciertas horas, también).
En referencia al chocolate nuestro amigo Mifflin dice..."Chesterton ha escrito un poema bastante airado contra el chocolate...está en la Taberna Errante. Por mi parte, encuentro que el chocolate es la bebida perfecta para las horas nocturnas. Apacigua suavemente el espíritu y lo prepara para el sueño. A menudo he notado que las angustias filosóficas más terribles se calman con tres tazas del chocolate de la Señora Mifflin. Un hombre puede perfectamente pasarse la tarde leyendo a Schopenhauer si tiene a mano una cucharada de cacao..." Creo que Mifflin y los habitantes de la librería, desconocían que el chocolate más bien es un estimulante...pero bueno, sí a él le venía bien...

El libro está lleno de frases preciosas, de esas que enmarcarías por casa o que tendrías cerca para releerlas de cuando en cuando...Mifflin deja su librería abierta hasta tarde, porque piensa que hay a quienes después de cenar les gusta darse un paseo, y tal vez buscar algún libro.

Durante un tiempo los Sñres Mifflin se harán cargo de la educación de una Señorita...Ambos viven con emoción ese momento...pensando qué libros son los adecuados para alimentar su alma...¿cuales serán los libros elegidos para decorar su habitación y para tentarla?
Ya lo hicieron con su perro...en su caseta, Bock, cuenta con libros pintados y todos esos libros hablan o llevan el título de algún perro.

La librería encantada, ha sido mi libro-compañero del tiempo estival que dejamos atrás...él venia en la bolsa de tela, en la cesta de la bici cuando iba a la piscina,... es quien venía a tomar té conmigo...Algún día de lluvia, se adentraba en casa, y leía en la cama...El Sr Mifflin lo recomienda...y sin duda es genial...
He disfrutado muchísimo de este libro, al igual que el primero. Las personas que lo han leído, me dicen...que les gusta más el parnaso del Señor Mifflin...en mi caso, no puedo decidirme...ambos son maravillosos.
Foto rápida, de una taza preciosa...primer regalo
de esas "hojas" que caen...
En algunas ocasiones, parecía que entraba la Srta Helen Hanff buscando alguno de los libros que no le traía Frank Doel, pero...no nos engañemos, Helen en aquellos tiempos tendría un añito, y aún poca independencia para entrar en una librería de Brooklyn...aunque...con el tiempo y los viajes y los libros...nunca se sabe...y más si estás en la librería encantada... 

Como me dice una Amiga bloggera, el Otoño esta enrollado en el dobladillo de mi vestido...Gracias...Es el tiempo de muchos momentos entrañables entre ellos, una hoja más que cae del calendario...

sábado, 20 de septiembre de 2014

BoyHood, Richard Linklater

Podríamos pensar que se trata de un experimento sociológico...o que las historias se quedan cortas cuando se cuentan de una determinada manera y que necesitan de "un algo más" experiencial para dotarlas de más significado.

El reto del guionista y director de esta película, BoyHood, es llevar a sus personajes y a quienes forman dichos personajes, a un viaje nuevo y diferente. Rodar durante doce años,...quedar una semana del año para verse de nuevo, para ser otra vez el padre, el hijo, la madre, la hija, la abuela...en fin...ser la misma persona en tus más diversas versiones de ti mismo y además, coincidir en experimentar ese cambio físico que conlleva el vivir día a día.

Para este proyecto, Richard Linklater  ha querido contar con muy buenos actores...entre ellos un continuo en sus películas: Ethan Hawk, con quien ya rodó la trilogía de "Antes de...", un niño que se ha ido haciendo mayor y es el protagonista por el cual vamos descubriendo la vida...a veces con imágenes de pocos momentos, que se resumen un año...
Parece que estamos viendo una película de hace años y al mismo tiempo actual...es algo diferente, sin duda...
Hay muchas anécdotas fuera de las cámaras, y curiosidades, una de ellas, es la actriz que hace de hija del matrimonio, quien además es hija del director...Dicen que es un proyecto muy personal.

Plantea sutilmente el debate sobre lo inmersos que estamos en las imágenes, en las redes sociales,...y tal vez, lo poco que vivimos con lo que nos rodea...más preocupados por mostrar, que por realmente, guardar determinados instantes de nuestra vida para nosotros mismos en nuestra memoria.

También hace referencia a cómo van cambiando, quizá, algunos de nuestros pensamientos. Y cómo dependiendo del momento en el que se conoce a alguien se quiere vivir de un modo u otro. Los actores y director parecen sumamente implicados en el proceso. A todos nos llama la atención lo que las rupturas pueden ocasionar, tanto si se producen como si no...

Linklater no entra en juicios de valor, solo expone posibles situaciones, con todas las problemáticas que esto implica...sin aludir a sentimientos de culpa, y dejando entrever, las responsabilidades, la entrega, lo que pensamos encontrar al conocer a alguien y como a veces, las señales sobre si son buenas personas resultan poco claras...

Con todos ellos, personajes, actores, director,...los espectadores nos vimos inmersos en un viaje diferente,...recorrer la vida de varias personas, las mismas, en diferentes años y momentos de sus vidas...
Creo que la idea de rodarla en Texas es porque parte de esa transformación ideológica (que tal vez, no querríamos compartir) se dá...y de hecho, puede ser más que convincente de lo que podemos ver en un momento determinado.

Los hijos ven la transformación ideológica de los padres, lo que es importante un día, al otro no lo es tanto...

Aún así, hay cosas que no cambian en cada personaje, y que realmente son lo que quieren transmitir a sus hijos...lo hacen lo mejor que pueden con todo lo emocional de sí mismo, con sus transformaciones, ideas, creencias...
Por ejem, el padre es un gran dialogador...quiere que sus hijos le cuenten realmente cómo están y qué les importa. Le interesa conectar con ellos...aunque no siempre esté presente.

La madre, a su manera también busca momentos para disfrutar con sus hijos, pero ella tiene una tarea más; cubrir las necesidades básicas de sus hijos. Eso quizá es lo que la impide disponer de mayores momentos para reír y desconectar y compartir momentos con sus hijos...  Y está en constante proceso, para quizá...darles lo que necesitan o cree que necesitan...es a lo que responde su personaje.

Hay errores, disculpas, recelos,...momentos de la vida que dejan pasar y que no volverán. Pero también hay risas, sueños, peregrinaje interior,...

Salí del cine con un especial  buen sabor de boca, y no sé si he sabido transmitir la huella que ha dejado en mí la película...La música y los paisajes influyen en todo este proceso...viaje de la vida...que al fin y al cabo, realizamos todos...

Mientras en Otoño se va acercando por nuestras ventanas,...y también entre esos días de lluvia, se mezclan los días de sol. Nos leemos...


martes, 16 de septiembre de 2014

Tiras de Humor, Liniers

El sentido del humor es siempre bienvenido en casa...y qué mejor manera que recibirlo con algún libro de Liniers  y su peculiar manera de ver la vida y hablar sobre ella...Sigue siendo un constante en algunas noches de lo que ya se va pareciendo al Otoño...Nada como aparecer riéndote...esa sensación tan especial la consiguen muchos libros, pero entre ellos, los que suben el sentido del humor.

Estas noches pasadas, me han acompañado dos libros de Liniers, uno de ellos...lo he adquirido recientemente, el otro, es de hace tiempo.

Ambos libros contienen personajes de lo más variados, desde el mundo de la Antartida con sus habitantes; los pingüinos,...hasta un robot sensible al que le gusta leer "Mujercitas".

Hay muchos personajes, algunos duran una tira solamente y otros son unos clásicos, como Enriqueta.
Muchas son las veces que con menos palabras se dice mucho más...se entiende todo con muchísima más sencillez, que utilizando tantos adjetivos, verbos y apelativos a lo que queremos transmitir.

Así que, sin mucho más que añadir, y para desearos buenas lecturas... os dejo con algunas de sus viñetas, que están recogidas en sus libros...



Liniers, acompañado de algunos de sus personajes...

Siempre te dejan con una agradable sonrisa y son preludio de buenos sueños...
Parece que ya llegan algunos momentos más otoñales, y espero poder seguir escribiendo mucho más a menudo.

Mientras los habituales de este tiempo atrás me acompañan...y el té siempre de por medio. Ahora intentando introducir más té verde por las tardes...aunque en ocasiones...no lo puedo evitar y me lanzo al té negro con un pelín de leche...a pesar de que luego tenga que leer más antes de dormir, para poder conciliar el sueño.
Nos leemos...

Las imágenes han sido extraídas de la red de internet. Los libros que tengo en casa son el nº1 y el nº3. Ambos llenos de carcajadas.